TERCER FORO JUDICIAL INTERNACIONAL

“NUEVAS PROPUESTAS PARA LA PREVENCIÓN Y SANCIÓN DEL DELITO DE GENOCIDIO”

Instituto de la Judicatura Federal

Viernes, 20 de febrero de 2015

 

 

CONCLUSIONES

Dr. Camilo Montoya Reyes

Colombia

Procurador ante el Tribunal Superior de Bogotá,

Director del Consejo de Proyectos de la Embajada Mundial de Activistas por la Paz

Bueno, en este momento entregar ya condensadas, cristalizadas y materializadas las conclusiones del Foro no es tarea fácil. Esas las desarrollamos siempre con – en estudio conjunto con el señor Embajador Mundial de la Paz, Dr. William Soto Santiago; pero con él hemos mirado algunas cositas que podemos destacar, algunos puntos muy importantes.

El más importante de este Foro lo acabamos de escuchar de labios del señor Embajador: Nuestra gratitud infinita a todos y cada uno de los magistrados que se desplazaron desde los sitios donde ellos fungen, donde administran una justicia humana, se desplazan a participar de un foro de esta naturaleza; pero también los académicos, los catedráticos, los legisladores, los procuradores, los fiscales que están acá, y los estudiantes también, los Activistas por la Paz. Es gracias a ustedes que este Foro ha tenido el éxito que hoy ha tenido.

Cuando uno salía de este salón y mira el salón anexo o adjunto; y verlo lleno y personas de pie queriendo escuchar, eso es un orgullo; lo llena de satisfacción a todos los Activistas por la Paz, al Consejo de la Judicatura, al Instituto de la Judicatura, a la Judicatura Federal en general; porque es una labor conjunta muy bella. Es la mejor conclusión: El fruto de ese trabajo en equipo es lo que hoy estamos viendo.

Pero sí se han planteado inquietudes muy interesantes, que se están perfilando y que decía el señor Embajador Mundial de la Paz: se van a sembrar en la ONU, en la Corte Penal Internacional.

Viene una labor como Activistas por la Paz, de un lobby altruista, de un lobby bueno, un lobby provechoso; y hay que hacerlo para que estos proyectos no se queden en el Foro. Porque siempre se dice que un foro que no arroja conclusiones y un foro que no sea proactivo, que no nos mueva a la acción sería casi que un foro inane, un flaco servicio le haría a la justicia un foro en esas condiciones.

Entonces se seguirá debatiendo acerca de —como lo viene debatiendo México, esa labor tan bonita y encomiable de México; y comienzo porque es esta nuestra sede, cuando se explicó por los expositores que escogió la Corte Suprema y el Consejo de la Judicatura—, el tema de cómo se ha ido venciendo y se ha ganado espacio aquí en México con el tema de la irretroactividad de la Ley penal, con el tema de la legalidad, con el tema de la favorabilidad acerca de la Convención del año 2002.

Es imprescriptible el crimen, independientemente de la fecha en que se cometa, pero eso se superó. Hoy México puede decir que la Convención sobre la Imprescriptibilidad de esos crímenes internacionales opera en la República mexicana, y opera precisamente gracias a esa labor que han venido haciendo los miembros de la Judicatura. Que tiene unas reservas, que tiene unos espacios por conquistar: ¿y qué país de la América Latina no tiene espacios por conquistar en un tema de los Derechos Humanos?, ¿dónde está la bandera pulcra y diamantina donde no haya una falencia, donde no haya algo por superar?

El tema de la Corte Internacional de Justicia. Se analizó cómo esas normas de ius cogens reiteran la imprescriptibilidad de esos crímenes.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos, lo destacó hoy el Presidente de la Corte Constitucional de Colombia y lo destacaron también varios de los ponentes, cómo ha venido incidiendo favorablemente en pro del respeto de los Derechos Humanos y el reconocimiento de la dignidad humana.

Aparentemente son acciones sencillas, como obligar a un Estado, a una Fiscalía, a que le entregue copias al afectado, copias a la víctima. Eso es garantizar un recurso judicial efectivo, y eso está plasmado en los tratados internacionales.

Son los puntos que van quedando como conclusión de esta – conclusiones primigenias de este Foro.

Del Dr. Baltasar Garzón destacamos, al igual que la ponencia del Dr. Luis Antonio Ortiz, al igual que la ponencia de Franco Marcelo Fiumara; de varios ponentes, incluido el Dr. Soto: la necesidad de que el delito no tenga patria. No lo dijo con esas palabras pero yo lo entendí así.

El delito, si es un grave atentado contra los Derechos Humanos no puede tener patria, y debe ser perseguido en cualquier rincón del orbe; porque ¡importan las víctimas! y la justicia tiene que trascender esas limitaciones legales.

Rindámosle tributo a los principios universales del Derecho, a los tratados internacionales, al bloque de constitucionalidad, a los principios constitucionales, antes que a la ley; porque por rendirle tributo a la ley es que se afirma que Hitler no violó la ley cuando asesinó más de seis millones de judíos.

También se destaca cómo la propuesta que hoy surgió en este Foro sobre la necesidad de democratizar a la ONU tiene que seguir adelante: Propone el señor Embajador Mundial de la Paz que se aumente el número de países miembros del Consejo permanente de Seguridad de la ONU, que se revise el tema del derecho de veto; y calificó el señor Embajador (anoté acá), de muy ejemplarizante la actuación de Francia cuando está dispuesta a renunciar al derecho de veto, porque está invitando a las cuatro potencias restantes, a que reconsideren, a que se repiense el tema de poder renunciar al derecho de veto cuando se trata de perseguir y castigar el delito de genocidio.

También se planteó la necesidad de tipificar el ecocidio como el quinto crimen internacional; propuesta que de tiempo atrás el Dr. Soto ha venido sosteniendo, desde la década del 70, de que el planeta Tierra tiene vida. Y si hay alguien que nos ha ilustrado mucho en ese tema ha sido el Dr. Miguel Bermúdez Marín cuando nos ha venido reiterando y compendiando esas conferencias del Dr. Soto que no son de ahora, datan de tiempo atrás.

Entonces, si el planeta Tierra tiene vida, ¿hasta dónde podemos negarle esos derechos inherentes y hasta dónde podemos decir que la humanidad y el ser humano no debe responder por esa fuerza devastadora irresponsable que atenta contra los ecosistemas y contra las reservas naturales que genera ese cambio climático y que atenta contra nuestro hábitat, que es la Tierra?

También se planteó hoy la necesidad de fortalecer a la Corte Penal Internacional y se planteó que las fiscalías regionales son necesarias en el mundo. Esa propuesta el señor Embajador avalada por otros panelistas, entre esos el Juez, como le decimos con cariño, Baltasar Garzón, en el sentido de que debe haber inmediatez en la comisión de la conducta y el conocimiento de la misma para que haya una efectiva respuesta. Y destaqué acá cómo el Dr. Soto anotaba que no es posible convertir al perpetrador en denunciante, al victimario en denunciante.

También se analizó el tema de los crímenes de lesa humanidad. El Dr. Fernando y varios expositores mexicanos diferenciaron el crimen de genocidio con un crimen de lesa humanidad, cometido en un contexto de sistematicidad, de progresividad, en un contexto genérico de comisión de la conducta.

Se planteó también cómo es necesario reconsiderar el concepto de genocidio para incluir en su tipificación a los grupos políticos, a los grupos culturales, para repensar todo lo que se ha venido haciendo con estos altos tribunales. Como bien señalaba su origen, varios expositores anotaron de que en las dictaduras de América Latina, que han existido en América Latina, la cultura de los Derechos Humanos se debe sembrar; que es necesario confirmar y reafirmar la democracia, decía un magistrado de Centroamérica, el Dr. Pineda de El Salvador. El Dr. Hugo Dolmestch, magistrado de Chile, destacó cómo Chile también ha ido avanzando en la protección de los Derechos Humanos, pero no está todo concluido.

En términos generales, el papel en América Latina, hay mucho por hacer en defensa de los Derechos Humanos. Pero eso no nos puede desanimar. Casi siempre se dice que son propuestas muy optimistas, que son propuestas muy abarcadoras y que difícilmente los países que integran la ONU —y más si ocupan una escala preferencial como Miembros del Consejo Permanente de Seguridad— van a ceder esos derechos. Pero las propuestas de la Embajada son flexibles; y esa flexibilización de esas propuestas, hoy la han reiterado todos los ponentes que las han enriquecido.

Ustedes, señores magistrados, enriquecen estas propuestas y las hacen flexibles. Por ejemplo, no necesariamente hay que reformar el Estatuto de Roma; también se pueden crear las Fiscalías regionales en una manera de interrelación e interacción a nivel de convenios con la Fiscalía de cada Estado. Que los presidentes de la Repúblicas de América Latina asuman ese compromiso y cedan esa parte, y se permita esos Fiscales delegados como se ha plantado acá, esas fiscalías regionales que plantea el señor Embajador Mundial de la Paz.

No son propuestas acabadas, se están elaborando en equipo, con el consenso de todos y cada uno de nosotros; con el consenso de los estudiantes que hoy escuchábamos. Como un estudiante señalaba, que el diálogo tiene que partir de la aceptación de la diferencia y de renunciar a esa prevención al creer de que necesariamente el que piense distinto me va a agredir; y que no se trata de aguantarme al otro, sino de que considerar necesaria la alteridad.

¡Qué bello eso! La diferencia en la alteridad es lo que caracteriza la singularidad del ser humano, es lo que nos hace únicos e irrepetibles. Y eso es dignidad: respetar esas condiciones idénticas de cada ser humano.

Entonces el debate seguirá, y ya el señor Embajador Mundial nos comentaba de que viene un trabajo muy arduo, que se va a adelantar en otras esferas, no sólo en la esfera judicial. Pero estas propuestas se han enriquecido gracias al aporte de ustedes, queridos juristas. Gracias al trabajo de ustedes, preciosos Activistas por la Paz.

Muchas gracias.