Wilson Rojas Vanegas | Foro "Educar para Recordar" en la Universidad de la Guajira, Colombia

Secretario de Gobierno

Muy buenos días a todos, yo quisiera pues darle gracias al Dios todopoderoso, por este momento tan especial de compartir con ustedes en este evento tan majestuoso. Se siente uno feo de ver tanta belleza ¿verdad? sobre todo las mujeres, divinas, un aplauso para las mujeres, hoy, en este día tan especial.

Al señor embajador global William Soto, una bienvenida del Departamento de la Guajira; al Dr. Camilo Montoya, procurador ante el Tribunal Superior, quien nos honra de verdad, señor procurador, con su presencia en el departamento; a nuestra autoridad que viene desde Uribia, a ese gran hombre wayuu que nos honra de verdad, Wildler Guerra Curvelo, en su conocimiento en antropología del hombre guajiro que nos conoce muchísimo esta tierra y que ha escalado muy merecidamente hasta donde ha llegado. Wildler, de verdad, a mi cuñado y, de igual manera también, al profesor Celedón, compañero de lucha en delegación de otro gran hombre guajiro, quien es Carlos Robles Julio, quien ha llevado nuestra universidad, nuestra alma mater, a lo más alto de lo que hoy los guajiros podemos mostrar.

Nuestra universidad ha irrumpido en la vida nacional de la cátedra, de todo lo que tiene que ver con el desarrollo de nuestro departamento y, que en estos eventos, es necesario reconocerlo, porque es lo que piensa el señor gobernador José María Ballesteros Valdivieso, un gobernador joven, que tiene muchas, pero muchas inquietudes, y sobre todo muchas ganas de poder sacar el departamento de la Guajira hacia adelante.

En este día de la no violencia contra la mujer, yo quisiera en nombre de los hombres, iniciar diciéndole a todas las mujeres del mundo, que nos perdonen y arranco yo, porque a veces uno piensa que la violencia contra la mujer es solamente llegar y darle un golpe, pero no, una mala mirada, una ofensa de un hombre celoso, es también motivo para decirle a la mujer que no podemos maltratarla y que nos arrepentimos por una simple palabra, una mirada fuerte, a ese ser que nos vio nacer y, que en múltiples oportunidades también, nos ve morir y que nos acompaña durante el trasegar de nuestras vidas y nos da lo más lindo que uno siente en el universo y es el amor por los hijos; y cuando uno es padre se da cuenta lo importante que son para uno sus padres. Un aplauso otra vez para la mujer y en este día de la no violencia.

Hablar de paz en este país tan convulsionado hace más de medio siglo, antes que naciéramos la mayoría de los que estamos acá, ya estábamos en un país en guerra. Y cuando me hablaron del Embajador de la Paz, yo dije bueno, esto es interesante, esto es interesante, porque definitivamente hemos sostenido desde la secretaría que me corresponde a mí y, lo hemos hablado con el gobernador, que no importa las críticas, no importa en qué bando está un colombiano, pero se derrama sangre colombiana. Y el Presidente de la República, le hemos venido apoyando diciendo: “No nos interesa lo que digan, no nos interesa el costo, lo importante es llegar a la paz.”

Aquí en la Guajira una zona fronteriza, en la cual hemos tenido un conflicto bastante complejo con diferentes actores, de ultra derecha, de izquierda, de mediocentro, en fin, pero que ha confluido en el derramamiento de sangre guajira, de sangre colombiana, y tenemos una gran esperanza que es Cuba. Cuando rogamos a Dios que esos momentos con el secuestro del general no se vuelvan a repetir, porque no podemos derramar más sangre colombiana, no podemos ahondar más en el conflicto y, a veces, uno escucha voces en contra del proceso de paz y uno dice: ¿Pero cómo nos podemos levantar en contra de la paz?

La paz hay que llegar a ella. Y siempre que tengo problemas en la secretaría, y en el trasegar todos los días de la vida pública, siempre le pido a Dios por la paz de Colombia.

Los momentos que tenemos de encontrarnos con Dios, todo el país debe orar, todo el país debe pedirle a Dios, sea  a Mareiwa, el dios de los wayuu, sea Cerangua el dios de los hermanos mayores de la Sierra Nevada de Santa Marta, como son los arhuacos, kankuamos, koguis y wiwas. Sea cual sea el Dios que tú tengas, como lo llames, hay que pedir por la paz de Colombia; y tenemos cada día que aportar un granito de arena para que esa violencia cese y nos llegue ese momento tan anhelado de la firma de la paz.

Es un momento muy anhelado, pero yo como secretario de gobierno, hemos visto con el Gobernador, que es aún más importante un momento del posconflicto: ¿Qué vamos a hacer para recibir a esos muchachos, esos jóvenes, esos niños que fueron reclutados? ¿Cómo el país tiene que prepararse desde hoy para el posconflicto, para la posguerra?

Ese sí es un momento histórico para este país, cómo le socializamos esos hombres, esos hijos de madres y padres colombianos, que han estado por ideologías, o por obligación, o por satisfacción, en un camino en el cual nosotros no compartimos ¿verdad? Pero tenemos que recibirlos con los brazos abiertos, tenemos que decirle: “tú eres guajiro, tú eres de nuestro hogar, de nuestro seno, de nuestra ciudad” y que el estado colombiano prepare un gran momento para el posconflicto.

La firma se dará confiando en Dios, pero el proceso anterior de la desmovilización de las autodefensas, nos deja una experiencia muy grande, errores que este país ha cometido, y que hoy muchos de estos muchachos se sienten abandonados, muchos regresaron a otras filas y eso no puede pasar para el Proceso de Paz en Cuba. Ojalá sea pronto.

Es así que quería iniciar esta intervención, en delegación de nuestro Gobernador, hablando de paz, hablando de la transformación del departamento de la Guajira; la Guajira no se puede transformar, si no transformamos el ser humano.

Para el próximo año, señor Embajador, señor Procurador, digo todos, vamos a trabajar en la convivencia ciudadana, vamos a hacer un llamado a todas las iglesias de diferentes credos para que nos unamos en esa labor de pedirle a Dios, de orar, de solicitar que podamos convivir en paz, que hoy en la gran problemática que tenemos y, es una tristeza decirle Embajador, la gran problemática, del departamento de la Guajira, hoy son los jóvenes, adolescentes llevados a un camino de perdición y que estamos desde ya tomando acciones de fortalecimiento a las instituciones, llamado a la iglesia, todo eso lo vamos a hacer a partir del año entrante, porque necesitamos recuperar esos hijos guajiros que se me están desviando y están dedicados al atraco, al robo, al raponeo, al fleteo.

Muchos muchachos jóvenes, es triste, jóvenes; cuando podríamos estar dedicados a buscar una carrera en la Universidad de la Guajira, a ser profesionales, ¿verdad?

Entonces yo quiero, pues cerrar, diciéndole eso, un mensaje de respeto por los derechos humanos, vamos a tener una programación el 9, 10 y 11 de diciembre por los Derechos Humanos. El día 3 de diciembre vamos a estar en el Día de la Discapacidad, sectores sociales de la gobernación de la Guajira nos van a acompañar en unos programas muy importantes y seguimos pidiendo sobre lo social, para que nuestro Embajador, en cualquier parte del mundo que esté, se acuerde de la Guajira y cualquier aporte que nos haga desde cualquier parte del mundo, para la paz de nuestro departamento y de Colombia, será bienvenida.

A la prima Ellis Gómez, gracias por la invitación, la quiero mucho primita, está haciendo una excelente labor y encontró en los caminos de Dios el desarrollo para su vida.

Es así que los invito a todos nosotros descubrir ese Dios que está dentro de cada uno y poder aportar para la paz y el desarrollo de este departamento que tanto, pero tanto lo necesitamos.

Cerrarles diciendo, los guajiros: la Guajira está ubicada en la parte más central de América del Sur, somos la cabeza de Colombia. ¿Cómo quedaría un mapa de Colombia (Wildler) sin la Guajira? se vería muy feo, se vería muy feo, quitar la Guajira de allí por un momentico, y es el mensaje que le estamos dando al Gobierno Nacional.

Somos la cabeza, pero también tenemos que poner el ejemplo y pensar desde la cabeza para que el resto de Colombia sea pacífico, de paz y lo que aportamos en minerales se nos devuelva en inversión social. Dios los bendiga por este día y un aplauso para todos ustedes. 

Detalles

Fecha: 
access_time Mar, 11/25/2014 - 00:00