Sr. Félix Ovidio Monzón | Conversatorio Ciudades sostenibles: Presente y futuro de la humanidad
Félix Ovidio Monzón

Sr. Félix Ovidio Monzón | Conversatorio Ciudades sostenibles: Presente y futuro de la humanidad

Video Relacionado:

Nota de transcripción: El texto a continuación fue digitado y revisado en vivo, durante la transmisión de la ponencia y/o traducción. Es posible que esté en proceso de posteriores revisiones para su mejoramiento. De ser requerido, puede ser verificado con la grabación correspondiente. (Sugerencias o comentarios: transcripciones@emapaz.com)

 

Sr. Félix Ovidio Monzón

Presidente de la Comisión de Educación, Ciencia y Tecnología del Congreso de Guatemala

Buenas tardes a todos y a todas.

La verdad que qué privilegio y qué honor estar aquí el día de hoy con ustedes, con un público tan selecto de guatemaltecos y guatemaltecas, hermanas y hermanos, con amigos y amigas, con las cuales hemos compartido en otros eventos de la CUMIPAZ, en Paraguay, en la segunda cumbre, cabalmente, y a la cual fui invitado y en la cual participé con autoridades de Gobierno y representantes.

Pero muy especialmente un caluroso y afectivo saludo al Dr. William Soto Santiago, quien es el impulsor de toda esta familia, definitivamente, de la Embajada Mundial por Activistas de la Paz; a él, en ausencia, en este momento, un caluroso aplauso también.

A la licenciada Gabriela Lara, gracias siempre por su convocatoria y su amistad, y por haber tomado la decisión de realizar esta cuarta cumbre de la CUMIPAZ en nuestro país. Sé que Miguel y todos los Activistas por la Paz, guatemaltecos, hicieron sus esfuerzos para que nos tomaran en cuenta.

Para los amigos y amigas que ya pasaron cerca de siete horas escuchando una y otra ponencia: buenos días. Buenos días, realmente, ¿verdad? Vi algunas cabecitas.

Miren, si alguien del público… Véanlo, véanlo, a quién tienen al lado; si se está durmiendo, le dan un beso, ¿eh? Estén pendientes de ese beso, de ese amor que hay que dar. Eso es importantísimo, definitivamente. La Cumbre por la Paz nos anima a eso.

Miren, cuando escuché hablar a mis compañeros de la mesa principal, tomé la decisión de guardar mi discurso político para este evento, y dije: “Mejor hablo de cosas que de una u otra manera han estado sucediendo en mi país, en Centroamérica, en América Latina y en el mundo”; y es el cuidado esencial. Y el cuidado esencial no es ni más ni menos un llamado, un llamado de atención de Leonardo Boff, mi maestro; mi maestro, y que hace 15 o 20 días estuvo en Guatemala compartiendo con nosotros, y decía: “Miren, el cuidado esencial es clave. Es cuidarnos a nosotros mismos, contribuir a cuidar al otro y a la otra en su máxima expresión, y cuidar a todos los seres vivos”.

No es el ser humano el centro del debate y el centro de todo lo que estamos haciendo; son los seres vivos, definitivamente. Y hoy creo que propicio justamente el hablar de esos temas. Ustedes ya escucharon ciencia, ya escucharon investigación de cosas que deberíamos hacer y cosas que se están haciendo, y vino a mi mente (estuve escribiendo algunos datos): ya no se trata de leyes únicamente.

Mi hermano y amigo alcalde, Mauricio (a quien aprecio y respeto muchísimo), ya no es el único loco, dijo él, en San Pedro La Laguna; ya la población también se le unió, y están todos locos tratando de tener una nueva forma de vida en su municipio y su comunidad, sin hacer uso de pajillas, sin hacer uso de bolsas plásticas. Pero estoy seguro (él no me lo ha contado) de que ya le han de haber llegado los empresarios que producen las bolsas y las pajillas para decirle: “Mira, ¿y nosotros qué? Piense en nosotros”. Y él dijo: “No, primero voy a pensar en mi comunidad, en mi entorno, y después pensaré en ustedes. Algo tendremos que hacer ahí”.

Me encantó muchísimo escuchar (si no lo pronuncio bien, doy una disculpa) al doctor Rajendra Pachauri, con su exposición magistral; y él nos está diciendo a todos y todas las que tuvimos la posibilidad hoy de escucharlo y de ver las diapositivas: “El planeta no se está muriendo, al planeta lo estamos matando, y lo estamos matando nosotros, los seres humanos. Los seres humanos estamos matando al planeta”.

Y me vino a la mente las palabras que decía justamente Leonardo Boff, y decía:

—Mira, Ovidio, quiero darte una buena noticia, y una mala noticia.

—¿Cuál es la buena noticia, doctor Boff?

—No existe el infierno.

—¡Ah!, ¡qué bueno! —le dije—. ¡Puedes hacer lo que quieras aquí! ¡No existe! ¡No existe el infierno!

Para los que son creyentes, cristianos católicos o cristianos evangélicos, hoy les repito las palabras de Leonardo Boff: no existe el infierno.

—Pero hay una cosa —me dice—: los seres humanos, que estamos en la Tierra, y que es el único planeta que tenemos, lo estamos matando. Por lo tanto, todo lo que hagamos o dejemos de hacer es aquí; no pienses en otra vida, piensa en esta vida.

Y lo tengo muy claro, muy claro, definitivamente. Lo que hagamos o dejemos de hacer por nuestro lago de Atitlán va a ser aquí, no va a ser en otra vida; si unimos esfuerzos, definitivamente vamos a lograrlo.

Lamentablemente la mayoría de los participantes de la Cumbre no van a poder ir al lago de Atitlán. Los que ya lo conocen podrán decir que es uno de los lagos más divinos del planeta. Hay muchísimos, muchísimos lugares en Guatemala para visitar, pero uno de esos lugares es nuestro lago de Atitlán, y lo estamos matando los guatemaltecos, los guatemaltecos.

Aquí, a tan solo 24 kilómetros, debería hacer la CUMIPAZ una mañana…, para ir a reflexionar sobre este tema: el lago de Amatitlán. Lo estamos asesinando los mismos guatemaltecos, definitivamente.

Y ya no se trata de leyes. Miren, nuestro país, Guatemala, al igual que muchos países de ustedes probablemente, ya aprobó leyes. Nosotros: Decreto 489, Ley de Áreas Protegidas.

El 33% de nuestro país, Guatemala, es área protegida; es impresionante, todo el país. Sololá es área protegida casi el 70%. Ahí no debería estar habitando nadie; pero algo sucedió: nos fuimos a vivir ahí, y nos gusta vivir ahí (a mí también), pero no hemos hecho uso racional, adecuado, del uso de esa tierra, que está justo en uno de los lagos más bellos del mundo; y a nuestro lago de Amatitlán, aquí cerca, a 24 kilómetros, le estamos dando todos los residuos.

Y se aprobó una ley para el manejo de los desechos, que obliga que todas las municipalidades construyan plantas de tratamiento adecuadas para hacer uso de los desechos residuales; creo que 6 o 7 municipalidades tienen todo ese sistema. Y no es culpa de los alcaldes, de verdad es culpa de todos los guatemaltecos y todas las guatemaltecas en función de decir: “Bueno, queremos realmente tener esos recursos para el bienestar de la sociedad guatemalteca y el mundo”; y no puede ser.

Hace pocos días me voy a nivel mundial y veo la isla, una isla, y me dicen que hay una isla de desechos que es más grande que Alemania. ¿Y quiénes tiraron…? ¿Cayó de Marte, de Júpiter, de algún planeta del universo? ¡No! Somos los seres humanos que habitamos la Tierra que hemos hecho todos esos estragos, definitivamente.

Para los científicos y científicas que estudian de alguna manera todos los hechos y acontecimientos sucedidos en nuestros días, dice uno: 13 000 millones…

[Comentario de una edecana].

¿En qué estaba? ¡Se dan cuenta! De la isla, de la isla que hemos contaminado. Vaya que me lo recordó, me estaba poniendo atención. Dicen que esa isla, definitivamente, no está contaminada por seres extraterrestres; y de eso les estaba hablando, del universo, 13 000 millones de años, y los seres humanos solo 300 000 años de habitar la Tierra.

Pero las bolsas plásticas se inventaron en los años 60, o sea, y los envases plásticos solo tienen 70, 80 años. En 80 años hemos destruido el planeta de una manera impresionante; y yo le decía a mi buen amigo, el alcalde: “Mira, ya no solo se trata de leyes”.

En Guatemala: Ley Marco del Cambio Climático, Decreto 7/2013, hace pocos días. Acuerdo Gubernativo de Política de Educación Ambiental.

El Ministerio de Educación debería de estar incluyendo en su pénsum de estudios, en su currícula, el análisis de esto. Y así podría seguirles mencionando otros temas.

Los hermanos mayas, para quien hoy también…, increíble, pero coincide con el Día Mundial del Agua. Hoy es el día 8 zip (si no lo menciono, bien doy una disculpa) waqxakib, la polaridad sur, elemento, el agua. Hoy, ese 8 zip, nos está haciendo un llamado a decir: “Miren, reflexionen sobre el tema del agua”. Y los expertos nos han estado diciendo que las próximas guerras van a ser por el agua.

Pero aquí en Guatemala (no sé si en sus países) una botella de agua cuesta más que lo que pagan algunos vecinos en algún municipio; una botellita, que saca 2 vasos de agua, pagan más cara una botella de agua que toda el agua que consumen en su casa, 5 o 10 quetzales creo que cobran al mes. ¡10!, en San Pedro La Laguna, lo que cuesta una botella de agua.

Y entonces dice uno: “¡Qué estamos haciendo, definitivamente!”. La espiritualidad maya nos dice que hoy es un buen día para el arte, para la alegría. Hay que disfrutarlo. Energía masculina, somos machistas. ¿Vieron cómo dejamos a las dos profesionales después de habernos explicado?, sin tener la posibilidad de debatir sobre el tema que habían explicado. Lo cortamos, definitivamente.

Los grandes retos están en otros lados, y yo me uno totalmente al Dr. Rajendra Pachauri con su llamado a organizarnos y a unirnos en los POP, y los POP deben estar en todo el planeta, definitivamente.

Y voy a leer un artículo de un suconnacional (creo yo) o de alguien que escribió algo lindo que me llamó la atención, y eso sí no lo quise dejar:

En la ciencia occidental y la filosofía occidental, incluso en las religiones occidentales, siempre hemos considerado a los humanos unos señores de la Tierra. Creemos que todo el mundo natural, todos los bosques y ríos, toda la tierra y los animales son para nosotros, que son nuestros y podemos usarlos para nuestro beneficio.

Incluso, los ecologistas usan una lógica muy racional, científica y antropocéntrica: que debemos preservar la Tierra y el medioambiente, que debemos cuidar de los bosques, ríos y animales; pero la razón para la que debemos cuidarlos y conservarlos es que podamos usarlos para beneficio de la humanidad; es decir, los bosques son un almacén de materiales para los humanos.

Pues eso es ecología superficial. La ecología profunda va un poco más allá y dice: “La Tierra no está aquí solo para nosotros; hay 8400 millones de especies en la Tierra, y tienen tanto valor intrínseco y derecho a vivir y no ser molestados, contaminados e intoxicados”. Como los humanos tienen derecho a vivir, así dar a la naturaleza un lugar en todo derecho; y reconocer lo intrínseco de la naturaleza es la idea principal de la ecología profunda.

Hay un árbol ahí. El árbol es bueno en sí mismo. El árbol no es bueno porque sea útil para los humanos, no es bueno solo porque nos da oxígeno o leña o madera para la casa, o flores o frutos; el árbol tiene un valor intrínseco.

El río tiene derecho a fluir sin contaminación y sin envenenamiento, sin ser una presa.

Y cuando tomamos algo de la naturaleza para nuestra supervivencia, eso está bien. Debemos tomarlo con agradecimiento, no como derecho: “Es nuestro derecho usar la naturaleza”, sino que lo tomemos como un regalo de la naturaleza y lo recibamos con agradecimiento; y devolveremos el regalo cuidándolo, compostándolo y no contaminándolo, ofreciendo respeto.

Mil gracias por la oportunidad de haber compartido con ustedes.

 

MODERADOR

Bueno, en este excelente panel de ciudades sostenible, una muy breve reflexión por cuestiones de tiempo, yo creo que todos los ponentes (ya sea el área indígena, el área de las urbes, ciudades, contruverbios, zonas rurales en cualquier lugar de territorios si es un territorio indígena tenemos que resguardar el territorio, el idioma, las costumbres; pero sobre todo, la defensa de la Madre Tierra como ellos lo saben hacer, y nos lo enseñan al resto de la humanidad, pero los que vivimos en ciudades tenemos que convertirnos de habitantes e individuos a ciudadano pero un nuevo ciudadano un ciudadano que cumpla con sus obligaciones y no exija tanto derecho el ciudadano que tenemos en los municipios es que exige derecho derecho derecho pero no cumple con sus obligaciones es un nuevo ciudadano planetario globalizado que como dice el Dr. William Soto Santiago la tierra no nos pertenece o sea la tierra es un mandato que justamente tenemos que cuidar la madre tierra no nos pertenece nosotros pertenecemos a la Madre Tierra y la Tierra no es un bien recordando al Dr. William Soto Santiago esta mañana, en consecuencia invitamos a todos a ser multiplicadores de ciudadanos sostenibles, ciudadanos verdes ciudadanos ecológicos como hogares ecológicos tenemos que ver todos los elementos del ambiente, el agua, el aire, la fauna, la flora, todo lo que manejamos de manera más racional, la racionalidad ambiental para tener esta cultura de habitantes, que seamos ciudadanos sostenibles para llegar a las ciudades sostenibles.

Yo quiero agradecer al Arq. Mauricio Méndez, alcalde de San Pedro de La Laguna; al Lcdo. Roberto Recabal Cárcamo, alcalde la ciudad de Villa O’Higgins, de Chile; a Dmitrii Kharakka-Zaitsev, de la comunidad indígena Iyora “Shojkula”, de la Federación Rusa; y al Sr. Félix Ovidio Monzón, del Congreso de Guatemala, por habernos acompañado, y los invitamos a pasar a la tribuna de todos los acompañantes para continuar la sesión de cierre.

Y quiero motivarlos en esta fase final cerrar con broche de oro nos toca una conferencia magistral las palabras de clausura la foto de todos los que han participado en la tribuna principal; y después aquí abajo, por cuestiones de protocolo, la foto que nos comprometimos con nuestro premio Nobel de la Paz. Esa va a ser la parte final.

Y queremos llamar entonces de inmediato a la conferencia de cierre al Dr. Óscar Cóbar, secretario nacional de Ciencia y Tecnología de la República de Guatemala. Él estuvo esta mañana en el acto inaugural. Yo recuerdo que nuestro secretario nacional de la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología nos ha ayudado mucho en este evento, ha estado muy pendiente, ha apoyado en todos los sentidos. Él tiene una visión científica de lo que ha hecho, y fundamentalmente tiene un background, que ya lo hemos visto con la alianza que tiene con sus proyectos tecnológicos que ha desarrollado.

Entonces para estas palabras fundamentales del Dr. Óscar Manuel Cóbar.