Sen. Blanca Fonseca, Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Senadores de Paraguay - Lanzamiento de proyectos de la EMAP en el Congreso de Paraguay

 

 

Señor Presidente del Congreso, senador Blas Antonio Llano; señor Vicepresidente de la Honorable Cámara de Diputados, diputado Amado Florentín; señora Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, diputada Olga Ferreira; señor William Soto Santiago, Embajador Mundial de la Embajada de Activistas por la Paz; señores miembros cuerpos diplomáticos acreditados en el país; estimados colegas, senadores y diputados, instituciones de la red de Derechos Humanos del poder ejecutivo, miembros de la comunidad universitaria; a todos los presentes, muy buenos días.

 

Es para mí un honor contar con la presencia de todos, y doy la bienvenida en representación de la Honorable Cámara de Senadores en este evento; en especial al Dr. William Soto Santiago, Embajador Mundial de la Embajada de Activistas por la Paz; un pacifista, humanista, teólogo y profesor investigador, que se ha destacado por sus ideales de servicio a la humanidad, y su ferviente anhelo por promover la construcción de una sociedad más justa, tolerante e inclusiva.

 

La Embajada Mundial de Activistas por la Paz, tiene como misión: trabajar por la paz a través del desarrollo de iniciativas, proyectos y campañas dirigidas a los diferentes ámbitos en que se desarrolla e interactúa el ser humano.

 

El día de hoy nos presentarán dos proyectos de leyes: el de “Educar para No Olvidar”; y la Ley para el Fomento de la Cultura de Donación Voluntaria, Altruista y Habitual de Sangre Segura.

 

El propósito de esta Comisión siempre fue el de mantener el compromiso de luchar por el respeto irrestricto de los Derechos Humanos, apoyando proyectos de leyes y atendiendo las diversas denuncias que la ciudadanía nos acerca.

 

La Comisión ha realizado una intensa labor en promocionar y llevar adelante los proyectos de ley vinculados a las recomendaciones de los Comités de las Naciones Unidas. En ese marco fueron estudiados y aprobados diversos tratados y proyectos de leyes, entre los que se destacan: el que implementa el Estatuto de Roma, que crea la Corte Penal Internacional; la Convención sobre Municiones de Racismo; la Ley de Libre Acceso Ciudadano a la Información Pública y Transparencia Gubernamental; políticas públicas para mujeres rurales del trabajo doméstico, que dispone libre acceso de postulantes indígenas a las carreras de nivel terciario, tanto en las universidades públicas como privadas; el de igualdad de oportunidades en la formación del trabajo de las personas con discapacidad; entre otros.

 

Sabemos que tenemos en nuestras manos el mundo, y no es una tarea fácil la de pacificar la humanidad; pero seguro que con perseverancia todo se puede; y sobre todo si prima la tolerancia para con los demás.

 

Si ponemos ahínco, y por sobre todo voluntad en eliminar todo acto de violencia, odio, de discriminación entre hombres y mujeres; si enterramos el prejuicio, la controversia estéril en la que está sometida la sociedad; y una vez que comprendamos que la causa última que arrastra a los hombres al enfrentamiento, y finalmente a la guerra, es el egoísmo, y que sus secuelas son la intolerancia, el orgullo y la ambición.

 

Si somos capaces de poner orden en nuestro interior, habrá automáticamente orden en la sociedad; pues depende de cada uno de nosotros cambiar.

 

La paz es el mayor tesoro en todo el mundo, es el factor más importante e indispensable para todo crecimiento y desarrollo de una sociedad. Pongamos empeño y trabajemos para que en este mundo haya respeto, tolerancia, igualdad, solidaridad, diálogo y convivencia pacífica; si nos mentalizamos y la practicamos, lograremos alcanzar la paz anhelada.

 

El día de hoy me complace poder contar con tan insignes personalidades; y en la certeza de que la ponencia es de suma importancia, espero disfruten del evento.

 

Muchas gracias.