Venezuela inicia ciclo de Jornadas Internacionales por los Derechos de la Madre TierraEmbajada Mundial de Activistas por la Paz

Venezuela inicia ciclo de Jornadas Internacionales por los Derechos de la Madre Tierra

Propuestas orientadas a  la gobernanza, justicia y educación ambiental

La Primera Jornada Internacional de la Embajada Mundial de Activistas por la Paz, por los Derechos de la Madre Tierra, tuvo lugar en la Universidad Santa María de la ciudad de Caracas, Venezuela; un espacio de socialización y análisis entre expertos académicos, parlamentarios, ecologistas, estudiantes y ciudadanos verdes, con el fin de promover el reconocimiento de la Madre Tierra como un ser vivo y sujeto de derechos.

Este evento organizado por la Embajada Mundial de Activistas por la Paz (EMAP) bajo las líneas de acción del Proyecto Internacional “Hijos de la Madre Tierra”, permitió la presentación de propuestas nacionales e internacionales orientadas a la gobernanza, justicia, educación y comunicación ambiental, y a la formación de una Ciudadanía Verde, para fomentar el desarrollo sustentable de las naciones en armonía con la Madre Tierra.

Conferencias magistrales por el reconocimiento de la Madre Tierra como ser vivo

El Dr. José Antonio Bonvicine, Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Santa María, dio las palabras de apertura al evento: «Estas jornadas internacionales, sin duda alguna nos hacen reflexionar en cuanto al papel que tenemos cada uno de nosotros frente a un tema tan importante para poder continuar con lo que es el mundo, el globo terráqueo, la Madre Tierra».

Las conferencias magistrales de la Diputada Ana Elisa Osorio, Presidenta de la Comisión de Ambiente y Turismo del Parlamento Latinoamericano y del Dr. William Soto Santiago, Presidente Ejecutivo de la EMAP, iniciaron el ciclo de intervenciones.

La Dip. Osorio presentó los avances del Parlatino en materia de legislación para la protección del ambiente y la Madre Tierra, entre ellos la Carta Ambiental para Latinoamérica y el Caribe, aprobada en el año 2013, y entre otros mencionó una nueva perspectiva ética para la convivencia de los seres humanos en armonía con la Madre Tierra:

«El buen vivir, el vivir bien; que significa el entender la responsabilidad que tenemos los seres humanos por estar en una escala de evolución superior de comportarnos, de una manera que haga posible la sustentabilidad de la vida en la Tierra».

El Dr. Soto señaló que el reconocimiento de la Madre Tierra como ser vivo no es un concepto nuevo e hizo referencia a que los pueblos originarios y nativos de diferentes continentes así lo consideran. En este sentido sentó las bases del proyecto de su autoría, “Hijos de la Madre Tierra”, y presentó la definición legal que propone la EMAP de lo que significa la Madre Tierra como ser vivo. (Leer en: “El compromiso de la humanidad con los Derechos de nuestra Madre Tierra”)

«Estamos llamados a reconectarnos con nuestra Madre Tierra y a establecer las bases equilibradas que permitan un futuro sustentable donde se reconozca la interrelación entre los derechos fundamentales del ser humano y los derechos fundamentales de la Madre Tierra y sus demás hijos».

Para estos fines planteó: «En la Embajada Mundial de Activistas por la Paz proponemos que los Estados y naciones de las Américas reconozcan que nuestra Madre Tierra es un ser vivo del cual depende nuestra vida».

A su vez indicó propuestas específicas, entre ellas la creación de la Corte de las Américas para asuntos de la Madre Tierra, especializada en el enjuiciamiento y sanción de los delitos contra la Madre Tierra, así como el establecimiento de programas educativos y de comunicación en el área ambiental, de manera obligatoria y de tipo transversal, en los sistemas educativos convencionales y no convencionales, para la promoción y formación de la ciudadanía verde sustentable.

Respaldo jurídico por una Corte de las Américas para la defensa de la Madre Tierra

En secuencia de las intervenciones se generó un foro sobre Derechos de la Madre Tierra y Justicia Ambiental Internacional, temática en la cual el Dr. Luis Antonio Ortiz Hernández, Vicepresidente de la Sala de Casación Civil del Tribunal Supremo de Justicia, disertó sobre el Ecocidio como el máximo delito ambiental, de lo cual expresó:

«Si el genocidio, si los Derechos Humanos, la lesa humanidad, tiene sus defensores a escala industrial, hoy quiero acompañar a esa solicitud, a esa inquietud del Dr. Soto a que nos unamos todos en uno sólo y que digamos: Nosotros somos los defensores de la Madre Tierra, dependemos de ella».

Además puntualizó: «Para hablar del Ecocidio como propuesta a ser el quinto crimen contra la paz en el Estatuto de Roma, es imprescindible tematizar en primer lugar la creación y surgimiento de la Corte Penal Internacional y su estatuto vigente».

Por su parte, el Embajador Dr. Julio César Pineda, analista internacional y miembro de la Directiva de la Cruz Verde Internacional, también dio su aporte en materia de justicia ambiental:

«La Comunidad Internacional necesita crear un orden jurídico mundial y regional más allá de las instituciones que conocemos, para la seguridad, libertad, justicia y para la paz. La justicia debe actuar con la necesaria coacción en función del bienestar colectivo, el delito ambiental como todo delito.

Se sugiere la creación del Tribunal Penal contra los Delitos del Medio Ambiente de carácter regional (…) en función de las nuevas generaciones, alertar y evitar desastres ecológicos que queden impunes con daño irrecuperable para el planeta. Este Tribunal con imparcialidad y capacidad, fiscalizaría los delitos contra el medio ambiente».

Propuesta: El área protegida más grande del Planeta

En la suma por la defensa de los Derechos de la Madre Tierra, el diputado ecologista Leobardo Acurero, miembro de la Comisión de Ambiente, Ordenación Territorial y Cambio Climático de la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, planteó, entre una de las propuestas, promover la creación de áreas protegidas para garantizar la no intervención y explotación de zonas de alta riqueza natural.

Al respecto mencionó la cuenca del Río Caura en Venezuela, con más de 5.134.000 hectáreas de selva virgen, la cual, señaló que no sólo es importante para la evapotranspiración (cantidad de agua del suelo que vuelve a la atmósfera como consecuencia de la evaporación y de la transpiración de las plantas), sino que es hogar de las últimas comunidades indígenas prácticamente no intervenidas; por lo tanto, indicó que la propuesta es que esta zona sea declarada como parque nacional, de esta manera constituir el área protegida más grande del planeta.

Experiencias exitosas y propuestas ciudadanas por la sustentabilidad del planeta

Para finalizar la jornada tuvo lugar un panel ciudadano conformado por estudiantes, directores de cátedra de derecho ambiental, representantes de los Pueblos Originarios y representantes de modelos exitosos de desarrollo sustentable.

El Dr. Manuel Díaz, quien presidió el panel, indicó la importancia de la educación y la comunicación ambiental para la formación de ciudadanos verdes responsables, y compartió sobre el proyecto de cultura ambiental de manera certificada: «Quisimos crear este mecanismo de certificación individual para el consumo responsable, y que permitiera con las cosas más elementales decir: Ya yo no soy solamente una persona, soy un ciudadano verde», señaló.

Como ejemplo de desarrollo sustentable, el Dr. Miguel Truzman, representante de la Confederación de Asociaciones Israelitas de Venezuela (CAIV), presentó las innovaciones del Estado de Israel en materia de preservación ambiental, por lo cual ha obtenido reconocimiento mundial.

Entre éstas, el desarrollo de tecnologías limpias, reciclaje, energías renovables a través del uso de la energía eólica, solar e hidroeléctrica; la química verde, aguas grises, la biomasa y los biocombustibles.

El inicio de acciones contundentes en favor de la Madre Tierra

Venezuela constituye el punto de partida de un ciclo de Jornadas Internacionales por la Defensa de los Derechos de la Madre Tierra, que se desarrollarán en diversos países con el propósito de promover acciones por un desarrollo y futuro sustentable, que garanticen la continuidad de los seres humanos en armonía con la Madre Tierra, fin que persigue la EMAP a través del Proyecto Internacional “Hijos de la Madre Tierra”.

Este proyecto fue presentado en la XXIX Reunión del Comité Ejecutivo de la Confederación Parlamentaria de las Américas (COPA) en Puerto Rico, durante el mes de abril del presente año1 y a la fecha ha liderado diversas actividades en favor de la Madre Tierra y su reconocimiento como ser vivo2.

 

1 (Leer: La propuesta de “La Madre Tierra como un ser vivo con Derechos” fue presentada durante la Reunión de la Confederación Parlamentaria de las Américas).

2 (Leer: Actividades del 5 de junio)