Universidad Nacional de Panamá, séptima estación de la Placa “Huellas para no olvidar”Embajada Mundial de Activistas por la Paz

Universidad Nacional de Panamá, séptima estación de la Placa “Huellas para no olvidar”

El 3 de julio de 2013, en la Biblioteca Interamericana Simón Bolívar, de la Universidad Nacional de Panamá, el proyecto “Huellas para no olvidar” fue entregado por parte de la USMA después de un mes de estadía de la Placa en sus instalaciones.

El Dr. Héctor Alexander, Decano General de Postgrado de la USMA, en representación del señor Rector, hizo entrega de la Placa a la primera casa de estudios superiores en Panamá, resaltando el valor de que sus estudiantes, docentes y administrativos pudieron visitarla en la Biblioteca de la Universidad y así escribir un capítulo en la historia, de que más panameños conocieron la voz de quienes sobrevivieron al Holocausto y la historia vivida por ellos.

En su Acto de recibimiento, el Dr. Justo Medrano, Vicerrector Académico de la Universidad de Panamá, destacó que el mejor lugar para exponer la Placa de la Familia Burstein en Panamá, era la Biblioteca Simón Bolívar, lugar privilegiado en Centroamérica por la mayor afluencia de estudiantes y visitantes de diferentes ciudades de Panamá, por su valor en la generación de conocimientos de forma física y digital. Rescatando así, que aún vivan estos sobrevivientes, de seis millones de judíos y casi veinte millones de víctimas de la Segunda Guerra Mundial, para contar su historia, convirtiendo en invaluables estos momentos para no olvidar.

La Lic. Aura Calderón, coordinadora de la Biblioteca Simón Bolívar, también estuvo presente; y por parte de la universidad, el Dr. Miguel Ángel Candanedo, Secretario General. De igual forma, asistieron el sobreviviente del Holocausto, Dr. Jaime Segal; la Dra. Kathya Baruco, Directora de protocolo de la USMA, y Jessica de Gracia en representación de los estudiantes de la USMA.

La Lic. Denisse Romero, delegada de comunicaciones de la Embajada de Israel en Panamá, en representación de su embajador, trajo a reflexión el estar alertas y rechazar cualquier hecho antisemita y de negación de la Shoá, ya que la defensa de los Derechos Humanos debe ser una prioridad en la cultura de paz de los pueblos, y la recordación de estos genocidios permite que no se vuelva a repetir la historia por falta de conocimiento.

El Acto de entrega de la Placa de “Huellas para no olvidar” cerró con la lectura y firma del Acta simbólica de recepción.