Universidad Cervantina, ceremonia de otorgamiento de Doctorados Honoris CausaEmbajada Mundial de Activistas por la Paz

Universidad Cervantina, ceremonia de otorgamiento de Doctorados Honoris Causa

Monterrey, Nuevo León, 16 de agosto

La Universidad Cervantina de Monterrey, realizó ceremonia solemne de otorgamiento de Doctorado Honoris Causa a los doctorantes William Soto Santiago, Embajador Mundial de la Embajada Mundial de Activistas por la Paz, y al contador Armando Arroyo Villareal.

El Dr. Eduardo Macías Santos, Presidente del Consejo de la Universidad Cervantina, abrió la ceremonia haciendo un recorrido histórico por las universidades que dieron origen a la Institución que hoy ofrece el título, y la cual tiene ya 29 años de fundación.

El primer discurso doctoral estuvo a cargo del Dr. William Soto, Embajador Mundial de la Embajada de Activistas por la Paz, quien expuso acerca de “La paz como derecho de todo ser humano”. En sus palabras señaló:

«La paz definitivamente es un poder inalienable, inherente a todo ser humano; y así  ha sido reconocido por organismos internacionales a través de diferentes declaraciones y resoluciones.

La Asamblea General de la ONU en la Resolución 39/11 del 12 de noviembre de 1984, en la “Declaración sobre el Derecho de los Pueblos a la Paz”, proclama solemnemente que los pueblos de nuestro planeta tienen el derecho sagrado a la paz.

Este derecho a la paz es el que debemos promover y salvaguardar para que los demás derechos estén garantizados; y es nuestro deber transmitirlo a las generaciones presentes y venideras para garantizar la vida y la convivencia pacífica en el futuro.

¿Y cómo se transmite este derecho?, ¿cómo se enseña y se promueve su práctica y su defensa? A través de la educación; porque la educación es un poder, una herramienta para transformar mentalidades y —por ende— para cambiar al mundo. Se educa para la paz o para la guerra, se enseña a amar o a odiar, a respetar o a discriminar».

De esta manera cedió el lugar al Canciller de la Universidad Cervantina, Armando Arroyo Villarreal, quien dio una semblanza de lo que representa este claustro universitario y enumeró los programas educativos que actualmente desarrollan, compartiendo los objetivos de la Embajada Mundial de Activistas por la Paz.

«El objetivo de este centro es participar en el análisis riguroso de los cambios que se están produciendo en el ámbito exterior, y contribuir a la formación de nuevas generaciones de profesionales que —con visión y realismo— colaboren en la negociación de acuerdos internacionales que conformarán un nuevo entorno global de posibilidades y responsabilidades compartidas.

[…] En relación con toda la experiencia docente, que gracias a Dios me ha dado tiempo para poder compartir con muchos alumnos por más de 40 años, me he topado con ciertas cosas que precisamente (como decía nuestro doctorando también, el doctor Santiago), precisamente que no nada más es enseñar, sino que hay ir más allá, ¿verdad? Nosotros ahorita tenemos, gracias a Dios, dentro de las carreras que estamos participando, tenemos muy buen campo para poder sembrar esa semilla; precisamente para crear futuros profesionistas con valores». Expresó.

Luego de escuchar los discursos doctorales, se procedió a la parte más solemne: la entrega de los diplomas y de las veneras, de manos del representante del rector Eduardo Macías Rodríguez, el Lic. Mto. Enrique Macías Rodríguez.

Detalles

Fecha: 
access_time Sábado, Agosto 16, 2014