Embajada Mundial de Activistas por la Paz

UN MINUTO DE SILENCIO EN MEMORIA DE LAS VÍCTIMAS DEL HOLOCAUSTO

El 25 de noviembre de 2014 con un minuto de silencio en memoria de las víctimas del Holocausto, se realizó la exposición fotográfica “Atrocidad genocida” como un instrumento pedagógico para sensibilizar, contextualizar y enseñar a los estudiantes de la Universidad del Magdalena sobre los alcances de la irracionalidad humana y la intolerancia que movilizaron a los perpetradores de esta barbarie; y de esta manera prevenir que actos como estos se repitan.

Luego del minuto de silencio, el Director del Claustro San Juan Nepomuceno de la Universidad del Magdalena, Dr. Wilmer Martínez, se refirió a esta actividad como algo necesario y real para poder seguir siendo portavoces de que este hecho tan lamentable fue verdadero, y que como tal, sirve de recuerdo para entender que los derechos humanos no se deben vulnerar y que deben ser universales.

Por su parte, el Dr. William Soto Santiago, Embajador Mundial de la Paz, mencionó lo significativo de la exposición, que crudamente muestra el sufrimiento y circunstancias por las que pasaron aquellas personas durante la Segunda Guerra mundial y que hoy son documentos de un invaluable aporte; y se constituyen, junto con el testimonio de los sobrevivientes, en la principal evidencia para quienes se atreven a distorsionar la verdad histórica.

El representante de la Comunidad Judía en Santa Marta, Joshua Ben Abraham Rojas, quien asistió en representación de uno de los grupos más afectados durante el Holocausto, hizo un llamado a la igualdad y conservación de los diferentes grupos étnicos, quienes continúan recuperándose de las consecuencias de este crimen capital.

Para concluir el acto, el Director del Consejo de Proyectos de la EMAP y Procurador de Bogotá, el Dr. Camilo Montoya Reyes, manifestó que el propósito de estas actividades es rendir un tributo y reconocer a las víctimas, pero también es refutar a los negacioncitas; y recordarle al país y al mundo entero, que en Colombia y muchos otros países aún sobreviven algunos testigos presenciales de este genocidio, quienes han logrado reiniciar su vida y su familia pero aun conservan no solo un numero que los identifica en el brazo, sino las imágenes en su memoria, que no podrán ser borradas.

Detalles

Fecha: 
access_time Martes, Noviembre 25, 2014