Testimonio del Holocausto llega al corazón de los jóvenesEmbajada Mundial de Activistas por la Paz

Testimonio del Holocausto llega al corazón de los jóvenes

El Programa Educar para Recordar hace sonar la voz de las víctimas del Holocausto como mecanismo de prevención y de alarma ante conductas genocidas.

El trabajo educativo que lleva a cabo el Programa Educar para Recordar se acercó a la juventud del Cypress Ridge High School a través de un Foro Universitario en el que participaron: Daniel Agranov, cónsul general de Israel en el Suroeste de Estados Unidos; Emily Sample, subdirectora de Educación del Museo del Holocausto en Houston; y Rose Sherman Williams, sobreviviente del Holocausto.

recordar el pasado
El Cypress Rige High School le abre sus puertas a la EMAP para sembrar una educación de paz en sus estudiantes
El encuentro organizado por la Embajada Mundial de Activistas por la Paz (EMAP), le recordó a los asistentes que el rol de la juventud es de vital importancia en la construcción de una sociedad justa y humanista.

 

En tal sentido giró la disertación del presidente ejecutivo de la EMAP, quien también alertó sobre el incremento del antisemitismo y la persecución que se sufre en el Medio Oriente, insistiendo que la indiferencia del mundo incrementa los actos de barbarie; y para contrarrestar todo esto, hizo un llamado a la educación fundamentada en valores.

«El desarrollo del conocimiento científico y tecnológico no es suficiente para evitar la repetición de un hecho tan atroz como ese genocidio (refiriéndose al Holocausto). Hitler llevó a cabo el Holocausto en una de las naciones más avanzadas en tecnología, ciencia y educación para aquella época. Por lo tanto, la educación con valores es uno de los instrumentos claves para evitar que un nuevo genocidio se repita».


William Soto Santiago

Embajador Mundial de la Embajada Mundial de Activistas por la Paz

El Holocausto: Origen del concepto de genocidio, un hecho sin precedentes

 

El cónsul Daniel Agranov, manifestó que entre sus labores también se encuentra la misión de educar en torno a los hechos acontecidos durante el Holocausto. En su intervención compartió cifras de las pérdidas humanas durante la época del nazismo en Polonia, la Unión Soviética, Lituania, República Checa, entre otras, para finalizar alentando a los jóvenes a buscar más historias, a documentarse y a interesarse por aprender más sobre el Holocausto, un hecho sin precedentes históricos ni conceptuales.

«Si usted ve, la palabra “genocidio” no existía antes de 1944; y entendiendo el término genocidio podemos comenzar a entender por qué el Holocausto es la desafortunada definición de la palabra». —Daniel Agranov.

En su misión de enseñar los peligros del odio, los prejuicios y la apatía a través de las lecciones del Holocausto y otros genocidios, Emily Sample, subdirectora de Educación del Museo del Holocausto en Houston, realizó un recorrido histórico sobre el origen y el concepto de genocidio atribuido al abogado judío Raphael Lemkin, porque según explicó, es una palabra que se usa a menudo sin definición ni contexto.

También indicó las diez etapas del proceso genocida planteadas por el Dr. Gregory Stanton, de la organización Genocide Watch así: clasificación, simbolización, discriminación, inflexión, organización, polarización, preparación, persecución, asesinato en masa y genocidio. Esto para resaltar que no es hasta la novena etapa que comienza la matanza.

«Y ahora debemos preguntarnos: ¿qué estamos haciendo para ayudar a los pueblos de Darfur y la República Democrática del Congo, los Rohingya de Myanmar, los Yazidi perseguidos por el ISIS en Irak y Siria? ¿Cómo podemos ayudar a los armenios y a los pueblos indígenas de todo el mundo a reconocer su sufrimiento? ¿Y cómo podemos mantener el genocidio de comenzar de nuevo en otro lugar?» —Dr. Gregory Stanton

Un testimonio de vida y esperanza

 
Cuando Rose Williams se acercó al estrado, su serenidad no evidenciaba la fuerza y la valentía que hay contenida en ella. La narración de su historia empezó en 1939 cuando tenía 12 años, y desde allí, poco a poco fue recreando en los jóvenes del auditorio la tragedia de su juventud.
 
 
 

 

«No importaba cuál fuera la condición, no podíamos mirar hacia abajo. Dios no lo quiera, si los alemanes te notan mirando hacia abajo, sentirías el látigo en la espalda. Tuvimos que quedarnos y mirar a los ahorcados, 27 personas por casi, cerca de dos días. Sin comida, sin agua”

El hambre, la humillación, la degradación, la tristeza, el agotamiento, la enfermedad y un intento por morir fueron el fondo de su testimonio, sin embargo, cuando parecía que la tragedia de su vida le había quitado toda esperanza de creer en la humanidad, le hizo una invitación a los jóvenes de Houston y del mundo:

“A los niños de secundaria y los niños… los niños de la escuela, quiero decirles: Lo principal, no es ser espectadores. Tal vez si no hubiéramos tenido espectadores, lo que pasó tal vez no habría sucedido. Y lo más importante es que nunca se dé por vencido». — Rose Williams.

La develación de una placa con la forma de la Estrella de David contiene sus huellas palmares para mantener vivo el testimonio de su vida en esta y futuras generaciones.