Tercer aniversario de la EMAPEmbajada Mundial de Activistas por la Paz

Tercer aniversario de la EMAP

La EMAP, alcanza su tercer año de labores en pro de la paz y felicidad del ser humano integral y los Derechos de la Madre Tierra.
 
Desde su nacimiento, la EMBAJADA MUNDIAL DE ACTIVISTAS POR LA PAZ (EMAP) ha trabajado incansablemente en la construcción de la paz y felicidad del ser humano integral, de las naciones, entre las naciones y de toda la familia humana.
 
Lidera programas, proyectos y campañas con el propósito de crear una cultura de paz a nivel mundial, que integre los individuos a la sociedad, promueva el respeto por los derechos humanos, el amor al prójimo y cree conciencia sobre la relación armónica y connatural de los hombres con la Madre Tierra.
 
Directivos de la Institución y Activistas voluntarios de Santiago de Chile, celebran el tercer año consecutivo de éxito para la EMAP
 
 
Con un canto de cumpleaños y el tradicional pastel, activistas voluntarios de Santiago de Chile acompañaron a las directivas de la EMAP en la celebración de su aniversario de labores en la construcción una cultura de paz para la familia humana.
 
En su tercer aniversario sigue diseñando y ejecutando, más y nuevos programas, que son de beneficio para niños, jóvenes, adultos y ancianos, sin distingo de raza, sexo, idioma, nacionalidad o cultura; y se propone continuar trabajando en la tarea conjunta, con todos los voluntarios activistas a nivel mundial, a fin de lograr la sensibilización de todos los individuos frente a las realidades sociales por las que hoy atraviesa la familia humana. Es un compromiso sobre la base del amor y el conocimiento, sabiendo que en este nuevo año de dedicación y esfuerzo se alcanzarán nuevas metas.
 
 
En sus palabras de agradecimiento por la colaboración constante y voluntaria de los Activistas, el Presidente Ejecutivo de la EMAP y Embajador Mundial de la misma señaló:
«Queremos un planeta que sea de paz y amor, para que pueda dar felicidad al ser humano. Y eso se puede lograr. Estamos en un tiempo de unión y también de cambio.
(…) Amamos nuestro planeta y queremos que continúe existiendo para nuestros descendientes, y queremos que esté mejor para ellos, de lo que ha sido para nosotros en la actualidad.
Así como hay formas para el deterioro de las cosas, hay también formas para la regeneración; y queremos ver cuál es la situación para aplicar la labor de regeneración en la sociedad».
La EMAP agradece a los miles de voluntarios a nivel mundial, que la han acompañado durante estos tres años colocando su esfuerzo, dedicación y, sobre todo, su amor a todos las acciones realizadas; y los invita a seguir trabajando en la consecución de la necesidad más urgente que hay en el planeta Tierra: La paz y felicidad de la familia humana.

Detalles

Fecha: 
access_time Viernes, Octubre 23, 2015