Reforma a la Convención para la Prevención y Sanción del Genocidio, y el Estatuto de Roma, una necesidad mundial.Embajada Mundial de Activistas por la Paz

Reforma a la Convención para la Prevención y Sanción del Genocidio, y el Estatuto de Roma, una necesidad mundial.

Asunción, Paraguay

La Embajada Mundial de Activistas por la Paz, realizó en Paraguay el primer Foro Judicial Internacional “Nuevas propuestas para la Prevención y Sanción del Genocidio”, el martes 18 de marzo, en el Salón Auditorio del Palacio de Justicia.

Antes de iniciar con el Foro, los ministros de la Corte Suprema de Justicia, mantuvieron una reunión con el doctor William Soto y miembros de la directiva de la Institución, donde el Embajador Mundial realizó la presentación oficial de su nueva propuesta para la Reforma a la Convención para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio, y el Estatuto de Roma.

Durante el Foro, Soto afirmó que la Convención en su momento fue una necesaria respuesta a la violencia genocida; sin embargo, los tiempos y las sociedades han cambiado. Debido a esta mutación de los tiempos, aseguró que la Convención hoy cuenta con una definición estrecha, e hizo una propuesta para modificar estos instrumentos de Derecho Internacional.

Expresó: “Mí propuesta como embajador Mundial de la Paz, es que se reforme la Convención para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio, y el Estatuto de Roma. 

Considero que estos instrumentos de derecho internacional actualmente tienen un alcance restringido, dado el avance de la sociedad globalizada, en constante cambio y dinamismo.

En este Siglo XXI, ante la evidencia del desbordamiento de la discriminación, la intolerancia y la violencia contra ciertos grupos, se hace necesario promover la modificación de la Convención y del Estatuto de Roma,para incluir como eventuales sujetos pasivos del crimen de genocidio a los grupos políticos y económicos;para contemplar como delito el Genocidio Cultural o Etnocidio, así como el traslado forzoso de adultos. Todos estos actos perpetrados con la finalidad de destruir total o parcialmente al grupo.

Asimismo resaltó que el proyecto de la Embajada Mundial de Activistas por la Paz, para la Reforma de la Convención del Genocidio, incluye la previsión de que, cuando se trate de medidas adoptadas por parte de la ONU para prevenir, contrarrestar o sancionar el genocidio, ninguna de las cinco potencias pueda ejercer el derecho al veto. También con este proyecto se promueve que al menos uno de los Estados de América Latina y del Caribe forme parte como miembro permanente, del Consejo de Seguridad de la ONU. Por otra parte, la propuesta incluye establecer, en aquellos países donde aún no se han implementado, observatorios permanentes para monitorear la exclusión y la discriminación racial, política, religiosa, cultural, de identidad, de género y de cualquier otra índole”.

La Reforma a la Convención, una necesidad latente

Por su parte el Dr. Camilo Montoya Reyes, especialista en Ciencias Penales y Criminológicas, y Procurador ante el Tribunal de Colombia, disertó respecto al tema “El genocidio como crimen capital”. En su exposición destacó que la Reforma a la Convención para la Prevención y Sanción del Genocidio ha sido una preocupación de los doctrinantes, de los criminólogos, los tratadistas, que hoy la recoge la Embajada Mundial de Activistas