Presentación del Programa Educativo Comunicacional de la campaña “En la Sangre está la Vida”Embajada Mundial de Activistas por la Paz

Presentación del Programa Educativo Comunicacional de la campaña “En la Sangre está la Vida”

Venezuela

Como parte de las actividades de la apertura de la 4ta. Maratón Internacional de Donación de Sangre, se realizó la Conferencia Internacional “Donando la savia de la vida”, en el majestuoso teatro del Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela, cuyo objetivo fue presentar ante el mundo el Programa Educativo Comunicacional para la Formación de una Cultura de Donación Voluntaria y Habitual de Sangre Segura, una visión del Embajador Mundial de la Paz, Dr. William Soto, desarrollado por el Consejo de Proyectos de la Embajada Mundial de Activistas por la Paz.

Representantes de los bancos de sangre, Cruz Roja y otras instituciones, profesores y estudiantes de la Universidad, voluntarios de diferentes organizaciones comunitarias y activistas por la paz de Venezuela, se dieron cita ese día para escuchar la presentación de este Programa Educativo Comunicacional y del proyecto de Ley para la donación voluntaria y habitual de sangre segura, dos instrumentos que la Embajada Mundial de Activistas por la Paz está activando en varios países, tomando a Venezuela como plataforma piloto para su activación.

El Dr. William Soto, Embajador Mundial de la Paz, comenzó su discurso citando la Declaración Universal de los Derechos Humanos en su Artículo 25, numeral 1°, donde dice que toda persona tiene derecho a la salud y bienestar, a la asistencia médica y los servicios sociales necesarios, tanto para él como para su familia:

«En la Embajada Mundial de Activistas por la Paz consideramos que para gozar de ese derecho a la salud y a la asistencia médica, es necesario que cada ciudadano tenga la oportunidad de acceder a sangre segura y gratuita cuando así lo necesite».

Para ello, el Dr. Soto expresó que una cultura de donación voluntaria y habitual debe ser el pilar de todo Sistema Nacional de Sangre, por lo cual la Embajada Mundial de Activistas por la Paz trabaja en Latinoamérica en la promoción de un proyecto de ley cuyo objetivo es: “declarar de interés nacional el fomento de la cultura de donación voluntaria y habitual de sangre segura.” Manifestó que dicha cultura se creará mediante programas educativos que “concienticen sobre el valor de la vida y la solidaridad con el prójimo.”

«Por esa razón, de forma paralela al proyecto de ley, como Embajador Mundial de la Paz propongo un programa educativo para inculcar en las personas de las diferentes edades una conciencia solidaria; para que más allá de ver la donación de sangre como una responsabilidad social, entiendan que es un acto de amor y de generosidad, a través del cual —como seres humanos— podemos dar a otros el regalo más grande: LA VIDA».

Un nutrido grupo de especialistas en el área de la salud, del derecho, de la educación y de las comunicaciones acompañaron al Dr. William Soto para explicar los objetivos, propósitos y alcances de este programa educativo.

El diplomático venezolano y experto en relaciones internacionales, Dr. Julio César Pineda, destacó que existe un sistema internacional que consagra el derecho a la salud en todas las instancias, y que a través de este proyecto se está cumpliendo con los Derechos Humanos y las Constituciones de América Latina y de Venezuela.

Por otra parte señaló que él fue diplomático de Venezuela en Ginebra por muchos años, y visiblemente emocionado al presenciar el trabajo realizado por la Embajada Mundial de Activistas por la Paz en el tema de la donación de sangre le expresó al Dr. William Soto:

«En Ginebra yo conocí tanto a la Cruz Roja, que tiene causas como éstas en la donación de sangre, pero también a la Federación Internacional de Donadores de Sangre. Eso se creó en 1955, tiene sede en Mónaco, y su usted me permite yo voy a mandar una carta formal, diplomática, porque hay un reconocimiento mundial que se le hace a instituciones que trabajan en esta área, para proponer que la Embajada de la Paz sea considerada para uno de los premios por esta hermosa labor en Venezuela y en otras partes del mundo».

La médico cardiólogo y asesora del Consejo de Proyectos de la Embajada, Dra. Aurys de Freitas, habló sobre la responsabilidad social de los profesionales de la Medicina ante la necesidad de una cultura de donación voluntaria y habitual de sangre segura. Con su experiencia en el área de la salud, destacó la importancia de la campaña “En la Sangre está la Vida”, porque la sangre verdaderamente segura es la no remunerada, tiene menos riesgos de contaminación y de infecciones, pues se estudia y certifica con tiempo. Manifestó la sensibilización que ha tenido como médico hacia estas campañas, gracias a la visión del Embajador Mundial, Dr. William Soto:

«Por eso considero que este acto es extraordinario, valioso para la familia humana y hasta para nosotros mismos, porque también las estadísticas señalan que un 20% de la población en cualquier momento puede ameritar sangre».

El Dr. Camilo Montoya, Director del Consejo de Proyectos de la Embajada Mundial de Activistas por la Paz, realizó la presentación del proyecto de ley para una Cultura de donación voluntaria y habitual de sangre segura, señalando los fundamentos jurídicos internacionales, porque el derecho a la salud y a la vida ya no es simplemente un derecho humano sino un derecho fundamental, imprescindible para elevar la calidad de vida de los seres humanos.

Además, explicó que el énfasis que ha hecho el Embajador Mundial de la Paz, Dr. William Soto, en la importancia de la educación, se refleja y se traduce también en la campaña “En la Sangre está la Vida”, porque hay que educar inculcando el amor al prójimo, el amor a los semejantes, el amor por la vida, el amor por la salud:

«Finalmente quedaría una pregunta que debe hacerse todo donante, la pregunta es: ¿A quién beneficiará la sangre que hoy estamos donando? ¿A un adulto mayor, probablemente?, ¿a un niño, a una dama, a un varón? Yo no sé a quién beneficiará (…) ¿A quién será?, ¿a quién estaré regalando esta porción de vida? Sólo sé que no lo conozco, pero sí tengo claro una cosa: que a ese ser humano a quien le dono mi vida, a pesar de que no lo conozco, lo amo, lo amo infinitamente…”

Seguidamente, el asesor jurídico de la Embajada Mundial de Activistas por la Paz en Venezuela, Dr. Eloy Durand, explicó los mecanismos constitucionales que se activarían en Venezuela para introducir el proyecto de ley propuesto por el Dr. William Soto ante la Asamblea Nacional de Venezuela, aseverando el apoyo y el éxito que se obtendría para esta iniciativa, entre todos los ciudadanos de ese país.

La presentación del Programa Educativo Comunicacional para la Formación de una Cultura de Donación Voluntaria y Habitual de Sangre Segura, desarrollado por la Embajada Mundial de Activistas por la Paz, estuvo a cargo de la Coordinadora en Venezuela, la Lcda. Ruth Flórez de Bermúdez, quien expuso los objetivos, los fundamentos filosóficos y teóricos del programa educativo comunicacional, señalando que la misma se dirige a cuatro ámbitos sociales: el familiar, comunitario, educativo y organizacional; y expresó que si desde las edades tempranas se va formando esta cultura de donar sangre voluntaria y habitual, basada en principios y valores altruistas, las personas van a aplicar estos principios en todos los campos de su vida, aprendiendo que para poder donar sangre, ellos primeros tienen que cuidarse:

«…y cuando a nuestros muchachos, a nuestros jóvenes, venga alguien a ofrecerles drogas, ellos van a decir: “No, yo cuido mi cuerpo, yo cuido mi salud, porque yo soy o yo seré un donante voluntario (…) dénse cuenta de la magnitud que tiene este proyecto».

Para finalizar este evento, el Embajador Mundial, Dr. William Soto, dirigió un emotivo acto con todos los presentes en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela: «Vamos a tomar unos minutos para tomar un compromiso por la vida, por la vida de nuestro semejante. Repitamos estas palabras: “Hoy, de octubre de 2014, nos comprometemos a crear una cultura de donación voluntaria y habitual de sangre segura.Y ahora estamos comprometidos».