Montería – Colombia, conmemora el Día Mundial de la Justicia InternacionalEmbajada Mundial de Activistas por la Paz

Montería – Colombia, conmemora el Día Mundial de la Justicia Internacional

El pasado 22 de julio, se llevó a cabo el Foro Judicial Nacional “Dignidad Humana, Presunción de Inocencia y Derechos Humanos”, en conmemoración del Día Mundial de la Justicia Internacional, en el Auditorio de la Policía Metropolitana de la ciudad de Montería en Colombia.  

Integraron la mesa principal, el coronel Jesús Rodolfo Díaz, comandante de la Policía Metropolitana de Montería; el Dr. William Soto Santiago, presidente ejecutivo de la Embajada Mundial de Activistas por la Paz (EMAP); el Ing. Iván Sarmiento, coordinador nacional de la EMAP en Colombia; el Dr. Camilo Montoya, coordinador internacional del Programa “Justicia para la Paz”; y la teniente Ángela Soto, coordinadora de la Oficina de Derechos Humanos de la Policía Metropolitana de Montería.

Las palabras de bienvenida para los asistentes estuvieron a cargo del señor coronel Jesús Díaz, quien recalcó el papel fundamental de tendrán los miembros de su Institución en el proceso que se llevará a cabo en Colombia a raíz de la firma de los acuerdos de paz.

Justicia transicional, Estado Social de Derecho, genocidio y ecología de paz, como temas trascendentales en las etapas del postconflicto

La primera intervención estuvo a cargo del Dr. William Soto Santiago, quien refirió su ponencia a la importancia de detectar las señales de alarma para prevenir el genocidio, recalcando siempre que el trabajo de prevención se realiza desde la educación en valores.

«No podemos ignorar las señales de alarma; porque si las ignoramos, cuando nos demos cuenta ya el genocidio estará perpetrado. Y recordemos que la Justicia siempre llega después que el delito se ha cometido, bien para sancionar, pero las vidas sacrificadas nadie las devuelve». —Dr. William Soto Santiago.

El Dr. Camilo Montoya, hizo un recorrido histórico y de características sobre los diferentes modelos de Estado existentes, para concluir que la Justicia es el fundamento de la paz en un Estado Social de Derecho; y tan importante como aquello, es tener presente que sin verdad no hay justicia.

«Colombia tiene unas condiciones y características propias. Este acuerdo que está llevándose a cabo tiene unas características sui generis, y eso pues hace que la justicia transicional colombiana también tenga unas características especiales» —Dr. Camilo Montoya Reyes.

Para la Dra. María Cielo Linares, la justicia transicional tiene cinco componentes, el primero de ellos es la persecución penal, seguido de la verdad y la memoria, la reparación a las víctimas y las reformas institucionales; pero por encima de todo, con garantías de no repetición.

«La justicia transicional (…) no es una justicia distinta, busca la dignidad humana, busca proteger eso; lo que sucede con la justicia transicional es que se aplica en contextos especiales de convulsión nacional, que requiere medidas excepcionales».

El intendente Carlos Pacheco Castro, en su participación sobre “Justicia Transicional en Colombia”, enfatizó en que la paz tiene que ser durable, sustentable en el tiempo por el Estado, debe buscar la restauración del tejido social y no solo en el modelo retributivo o aplicando del acto y sanción, por cuanto se dejaría de lado a la víctima, situación que busca evitarse en el caso de la justicia transicional.

La última intervención estuvo a cargo de la lideresa indígena Ati Quigua, quien en su ponencia sobre “Ecología de la paz y etnocidio” hizo un llamado para la disposición y el diálogo intercultural, el reconocimiento al pluralismo jurídico y las buenas relaciones entre la jurisdicción especial indígena y la jurisdicción ordinaria.

Para ella, las dificultades de los pueblos indígenas radican en el reconocimiento pleno de sus derechos para que sean vistos como colectividad, con la importancia de sus territorios:

«Reconocer el conflicto armado es un paso muy importante; pero creo que lo fundamental para el país va a ser reconocer los conflictos ambientales».

Los objetivos del Programa “Justicia para la Paz”, recalcan en la importancia de examinar la justicia de cara a fortalecer su independencia, autonomía y eficacia, concluyendo que es necesario hacer un análisis de respeto a la dignidad humana, la presunción de inocencia y a las características de la justicia transicional en el contexto colombiano.