Más de 1.400 jóvenes de preparatoria participaron de la Jornada de Conmemoración del Holocausto en MéxicoEmbajada Mundial de Activistas por la Paz

Más de 1.400 jóvenes de preparatoria participaron de la Jornada de Conmemoración del Holocausto en México

13 de enero al 1° de febrero de 2014

Monterrey, México

¿Qué aprendemos del Holocausto? Fue el interrogante de Mónica Sandra Szwarcer de Kligman, maestra especialista en el tema del Holocausto, a los más de 1.400 jóvenes que asistieron a la jornada de Conmemoración de las víctimas del Holocausto realizada por la coordinación en México de la Embajada Mundial de Activistas por la Paz, en los tres Campus Valle Alto del Tecnológico de Monterrey, México, fecha señalada por las Naciones Unidas el día de la liberación del campo de exterminio en Auschwitz.

Vigilar el poder de la propaganda, la demagogia, la discriminación racial y la intolerancia, fueron algunas de las enseñanzas dejadas por el que se conoce como paradigma del genocidio y que fueron también dictadas por Miriam Wapinski de Weissberger, maestra especialista. 

Las actividades iniciaron con una exposición fotográfica a gran escala del Holocausto: “Recordando para no olvidar”  y finalizando con imagenes de otros genocidios del siglo XX transmitiendo a los asistentes el peligro de que hechos como éstos se repitan. Estas pruebas evidenciales fueron expuestas del 13 al 17 de enero en el Campus Valle Alto, del 20 al 22 de enero en el Campus Eugenio Garza Laguera, y del 23 de enero al 1° de febrero en el Campus Cumbres de Monterrey, Mexico.

El Ing. Alfredo Peña Marín, Director General del Campus Eugenio Garza Lagüera, expresó la necesidad de programar este tipo de actividades de sensibilización dirigidas también hacia los padres de los estudiantes y por su parte la Lic. Dinorah Alanís Lozan, Directora General del Campus Valle Alto manifestó su respeto hacia uno de los sobrevivientes “Fue una experiencia de mucho aprendizaje y le pido a los alumnos que valoren este evento, ya que tendrán el privilegio de escuchar al Sr. Bedrich Steiner un sobreviviente del Holocausto y su testimonio de viva voz.”

Bedrich Steiner, ha sido reconocido por su incansable testimonio y contagió a los jóvenes en esta oportunidad de su amor por la vida a pesar de haber cruzado las puertas de Auschwitz “Creemos que la humanidad está mejorando. Si no tuviéramos esa creencia de que el mundo va hacia su mejoría, NO TENDRÍA SENTIDO SEGUIR VIVIENDO”.  

Un sórdido aplauso se escuchó en las aulas, múltiples preguntas y fotografías acompañaron a Bedrich Steiner, los jóvenes de las preparatorias querían conocer de cerca y observar aquella marca con el número que reemplazó su nombre durante la persecución de los nazis.

 

Seis velas encendidas para recordar a seis millones de personas

Para culminar esta semana de Conmemoración, en el Gimnasio de la Comunidad Israelita de Monterrey se llevó a cabo el encendido de las seis velas, para recordar a seis millones de judíos masacrados en el Holocausto por el simple hecho de ser judíos o descendientes de éstos, con la esperanza de que el recuerdo ilumine a las presentes generaciones aprendiendo a respetar y amar al prójimo, independientemente de su raza, religión, género, condición socio-económica e ideología.

Al acto asistió el Lic. Arturo Cavazos, Secretario de Desarrollo del Municipio de Monterrey; el Lic. Abraham Kirsch, Presidente de la Comunidad Israelita; el Lic. Francisco Guerra, Coordinador para México de la Embajada Mundial de Activistas por la Paz; el sobreviviente del Holocausto, Sr. Bedrich Steiner; la Dra. Ana Portnoy, hija de Lázaro Portnoy, sobreviviente del Holocausto; Wanda Helen, hija de Isidor Gilbert, sobreviviente del Holocausto; el Arq. Samuel Weissberger, hijo de Bernardo Weissberger Tobias, también sobreviviente del Holocausto.

Por su parte, la Dra. Ana Portnoy, durante su intervención manifestó: “La marca del Holocausto no es nada más para la primera generación, sino también va dejando una marca en los hijos y nietos de los afectados. Aun en los momentos familiares más felices, no vi a mi papá ser expresivo. Mi papá no podía permitirse esa alegría.”

El Arq. Samuel Weissberger, también compartió historias de la vida de su papá después de haber pasado por el Holocausto: “Cuando comía colocaba un sombrero debajo de su boca para poder recoger las migajitas de pan que se le caían, y así no desperdiciar nada”, señaló.

A su vez, Wanda Helen, al referirse a los hechos acontecidos en la vida de su papá, narró: “Aun después de terminada la guerra mi papá iba a todas partes con una vieja maleta con herramientas, pensando que si algo pasaba, la maleta le podía ayudar; que él podía decir que sabía un oficio y eran sus herramientas; y así estuvo con su maleta toda la vida.”

 

VerIcono PDFProgramación de la Semana de Recordación