Los Hijos de la Madre Tierra de El Salvador celebraron con ceremonias, danzas y cantos el Día Mundial de la Madre TierraEmbajada Mundial de Activistas por la Paz

Los Hijos de la Madre Tierra de El Salvador celebraron con ceremonias, danzas y cantos el Día Mundial de la Madre Tierra

En el parque Cuscatlán de San Salvador, autoridades del Gobierno, representantes de organizaciones indígenas y ambientales, Guardianes por la Paz de la Madre Tierra y miembros de la sociedad civil, se reunieron para celebrar el Día Mundial de la Madre Tierra, fecha que se le designó para cada 22 de abril.


El evento organizado por la Embajada Mundial de Activistas por la Paz (EMAP) en asocio con el Consejo Coordinador Nacional Indígena Salvadoreño (CCNIS), sensibilizó con paz, amor y responsabilidad sobre la importancia y el privilegio que tienen los seres humanos al haber sido colocados como guardianes y custodios de la Madre Tierra.

 


El acto de instalación fue dirigido por integrantes del pueblo Nahuatl y con la participación en la ceremonia de apertura, de todos los asistentes, quienes mirando hacia los cuatro puntos cardinales agradecieron al fuego, el aire, el agua y la tierra sus bondades para con la humanidad.  Seguido, los niños de su comunidad entonaron en su propia lengua el Himno Nacional de la República de El Salvador.


Las palabras de apertura estuvieron a cargo del Dr. William Soto, presidente ejecutivo de la EMAP, quien además de enfatizar sobre la importancia de este día, hizo un llamado a la conciencia para lograr mediante la suma de voluntades el alcance que se requiere, y así salvar a nuestra Madre Tierra.


«Estamos invitando a todas las organizaciones nacionales e internacionales, Estados, instituciones educativas, organizaciones no gubernamentales, comunidades organizadas y a todos los ciudadanos del mundo, a que firmen esta petición que estamos haciendo a la Organización de las Naciones Unidas para que nuestro único hogar, nuestra Madre Tierra, sea declarada un ser vivo y sean reconocidos sus derechos fundamentales».

 

La mesa de honor también estuvo integrada por la Lcda. Gabriela Lara, directora general de la EMAP; la licenciada Yanira del Carmen Cortez, procuradora adjunta para la defensa de los derechos humanos; la señora Betty Pérez, coordinadora del CCNIS; Eric Doradea, coordinador de Letras y Cultura Originaria de la Alcaldía de San Salvador; Jesús Amadeo Martínez, presidente del Consejo Indígena Centroamericano (CICA); el ingeniero Dennis Romero, alcalde de Tejutepeque; y el licenciado Miguel Arévalo, alcalde de Soyapango.


“Esperamos que muchos de nosotros comencemos a jugar ese rol importante de cuidadores y sanadores de la Madre Tierra y el Estado salvadoreño; particularmente este Gobierno, comenzar —desde la institucionalidad que está a su alcance— a tomar medidas urgentes de hecho, no solamente de discurso”, expresó la representante del CCNIS, Betty Pérez.


“Por varias décadas nosotros no hemos cuidado nuestros bienes naturales, nosotros no hemos entendido lo que ustedes sí han entendido (refiriéndose a los pueblos originarios) de que, si no aprendemos a cuidar los bienes naturales, nosotros vamos a tener graves afectaciones a los derechos humanos. Y ese discurso no ha querido ser entendido, no hemos entendido la relación que existe entre el medio ambiente y la plena vigencia de los derechos humanos”, manifestó durante su participación la Lic. Yanira del Carmen Cortez.


Por su parte, el representante de la Alcaldía de San Salvador, Sr. Eric Doradea, convocó al público presente a reflexionar sobre la responsabilidad del ser humano con la Madre Tierra:


«Este día 22 de abril, estamos llamados a crear una conciencia común a los problemas de contaminación, de conservación de la biodiversidad, de la deforestación, del estrés hídrico, como también del cambio climático que nos aqueja. Es un día no solamente para celebrar sino para actuar, rendir homenaje y reconocer a la Tierra como nuestro hogar y nuestra madre, tal y como lo hacen los pueblos indígenas».


En su intervención, el Gobierno municipal de Tujutepeque manifestó su especial preocupación por tocar el corazón y la mente de otros representantes de Gobierno, con la finalidad de trabajar de manera mancomunada en el ejercicio de la educación de conciencia ambiental; por ello, solicitó la realización de reuniones como esta en su departamento.


Por su parte, el señor alcalde de Soyapango, Lic. Miguel Arévalo, expresó:


«Perdón, Tierra Madre, por el daño que te hemos causado. Ha sido grande el amor que nos has dado, y sin embargo, nosotros como tus hijos no hemos valorado. Razón tienes, Tierra Madre, en castigarnos. Pero este es un llamado a todos y a todas, porque también la violencia social que sufrimos es consecuencia de ese estrés, de ese cambio climático del que se habla. Es momento de actuar. Vayamos todos, entonces, a hacer lo que nos corresponde”.


Acto seguido y en concordancia con el tema de celebración de este año 2016: “Arboles para la tierra”, se llevó a cabo la siembra simbólica de árboles; acto principal que realizó el Dr. William Soto y la señora Lidia Ama, representante de CCNIS, quien acompañó la siembra interpretando una canción muy especial para los pueblos originarios: “Amada Tonantzin, te vengo a decir, te quiero de veras, soy parte de ti. Agua es mi sangre, viento mi aliento, tierra mi cuerpo, fuego mi espíritu”.


Con danzas ancestrales los pueblos originarios dieron cierre a este especial encuentro, llamando a la conciencia para unir fuerzas y voluntades con el objetivo de salvar a la Madre Tierra.