La EMAP reunió en la capital antioqueña de Colombia, la reflexión por el cuidado a la Madre Tierra y la sabiduría de los pueblos originarios Embajada Mundial de Activistas por la Paz

La EMAP reunió en la capital antioqueña de Colombia, la reflexión por el cuidado a la Madre Tierra y la sabiduría de los pueblos originarios

En un encuentro denominado “Jornada Nacional por los Derechos de la Madre Tierra”, la Embajada Mundial de Activistas por la Paz (EMAP) congregó en Medellín-Antioquia, representantes del Gobierno municipal, de Corantioquia, y del gobierno de los pueblos originarios del departamento, el 19 de noviembre de 2015 en las instalaciones de la Universidad de Antioquia.

El evento organizado en dos mesas de trabajo contó con la participación del Dr. William Soto Santiago, presidente ejecutivo; el Ing. Iván Sarmiento, coordinador de la EMAP en Colombia; el diputado Rubén Darío Naranjo y la Dra. Luz Marina Betancourt en nombre de CORPORINOQUIA, entidad encargada de ejecutar las políticas, planes, programas y proyectos relacionados con temas ambientales dentro del territorio antioqueño.

Propuestas en pro de los derechos de la Madre Tierra, principios éticos ambientales y compromiso político

La EMAP, en cabeza de su presidente ejecutivo, presentó ante los asistentes la exposición de motivos por los cuales para la Institución es importante reconocer a la Madre Tierra como un ser vivo, y las propuestas que plantea ante distintas organizaciones y organismos  nacionales e internacionales en pro del restablecimiento de sus derechos.

Las propuestas se vieron resumidas en tres tópicos específicos: Una nueva Declaración Universal de los Derechos de la Madre Tierra, la Ley Marco para la Prevención y Sanción del Delito de Ecocidio, y el pacto de América Latina y el Caribe para la protección de la Madre Tierra. Al finalizar su intervención hizo un llamado a la reflexión y a la participación activa de todos los estamentos de la sociedad, para acudir en la defensa de estos derechos y respaldar las iniciativas que se vienen adelantando en beneficio de todos los seres humanos.

“Es un compromiso de las naciones. Sembrar acciones positivas para cosechar resultados positivos”

Por su parte, la doctora Luz Marina Betancourt señaló que el enfoque sobre lo ambiental no es el enfoque que se venía considerando, y que se circunscribe en términos de lo ecológico.  Insistió en que lo ambiental ya ha cobrado más importancia y es examinado con una visión más amplia, donde se articula la naturaleza, la naturaleza con el hombre y la naturaleza con la cultura.

Insistió en que la naturaleza no puede ser medida con el reloj que se mide la hora del hombre occidental:

“Medimos la naturaleza de acuerdo a los cálculos que creemos los seres humanos sobre la naturaleza, pero nunca pensamos qué necesita una mariposa para vivir solo un día y hacer todo su ejercicio de vida, incluida la procreación”.

Para el diputado de Antioquia, es necesario respaldar y acoger estas iniciativas, y se dispuso desde su cargo en el departamento, para trabajar en beneficio de los programas y proyectos que beneficien el entorno en el que se desarrollan los seres humanos. Presentó a Medellín como una ciudad con desarrollo y calidad de vida que respeta y preserva el medio ambiente.

Sabiduría ancestral al servicio de la humanidad

Dentro de la “Jornada Nacional por los Derechos de la Madre Tierra”, tuvo una importante participación la representación de los pueblos originarios. Los panelistas presentaron propuestas encaminadas a mostrar su preocupación por la necesidad de transmitir sus conocimientos y saberes a las generaciones presentes y futuras. Señaló la señora Hilda Domicó del Cabildo Chibkariwaak, que es necesario el cuestionamiento sobre cómo transmitir la conexión entre los seres humanos y la madre naturaleza, y que el hombre está llamado a sembrar en los otros el amor por la Madre Tierra.

Los gobernadores de los pueblos originarios del Cabildo Caivar y del Cabildo Tierra Santa, presentaron ante el Dr. William Soto sus propuestas de inclusión en temas ambientales, y señalaron a la unidad, el territorio, la autonomía, la cultura y la paz, como pilares de su relación espiritual con la Madre Tierra.

“Sabemos mantener nuestro orden social en nuestro territorio, su política interna, sus usos.. Queremos que la normatividad ancestral sea reconocida ante todas las instituciones para poder tener una paridad de discusión con las entidades estatales”.