La EMAP presenta ante el Parlamento Latinoamericano su proyecto para la defensa y garantía de los derechos de la Madre Tierra como un ser vivo.Embajada Mundial de Activistas por la Paz

La EMAP presenta ante el Parlamento Latinoamericano su proyecto para la defensa y garantía de los derechos de la Madre Tierra como un ser vivo.

En la sede permanente del Parlamento Latinoamericano se llevó a cabo el Taller de Aportes Legislativos de Latinoamerica y el Caribe en Materia de Cambio Climático, rumbo a la COP 21 de Paris. 

El evento organizado por el PARLATINO y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente – PNUMA – se desarrolló en la ciudad de Panamá los días 30 y 31 de julio de 2015, lugar en el que la Comisión de Medio Ambiente y Turismo del Parlamento Latinoamericano y parlamentarios del Parlamento Andino, propusieron y debatieron en torno al tema del cambio climático, con el fin de levantar un documento de declaración conjunta en el que la comunidad latinoamericana, en ellos representada, manifiesta su voluntad en favor de la “transformación y cambio en el modelo político, ético, económico, ambiental, social y humanamente sustentable” hasta hoy conocido.

Por su parte, la Embajada Mundial de Activistas por la Paz, en su preocupación por cimentar en los estamentos internacionales encargados, su propuesta de una cultura ética de transformación desde la mente y el corazón de los seres humanos y de las instituciones, que permita adoptar medidas urgentes, firmes y necesarias para la protección y cuidado del medio ambiente, presentó ante los parlamentarios su proyecto para la defensa y garantía de los derechos de la Madre Tierra como un ser vivo.

En su intervención, el Dr. William Soto Santiago, como Presidente Ejecutivo de la EMAP, expuso a los asistentes su inquietud por el trabajo libre y esforzado de los ciudadanos y ciudadanas del mundo enfocado en los cuidados del ambiente y la detención inmediata de cualquier forma de intervención humana que atente contra la sostenibilidad y sustentabilidad de la Madre Tierra en su conjunto, entendiendo que hacemos parte integral de ella como ser vivo que es y a quien le corresponde por derecho propio ser protegida.

Con estas palabras enmarcó lo que puede catalogarse como un llamado para realizar acciones contundentes en favor de nuestra Madre Tierra, en el que los parlamentarios y parlamentarias presentes tienen mucho que aportar:

“Proponemos ante el Parlamento Latinoamericano la creación de una Corte Internacional de los derechos de la Madre Tierra que tenga competencia para conocer, juzgar y castigar el delito de ecocidio y demás crímenes ambientales en nuestra región mediante la creación de una Corte Americana especializada en delitos ambientales, entre ellos, el ecodicio (…)”

En el encuentro, también se dio participación a los pueblos originarios, quienes enfatizaron en que la educación es la principal herramienta de solución para concienciar sobre la importancia de cuidar el medio en el que vivimos y para ello considerar que la mejor manera de hacerlo es volver nuestra mirada a los conocimientos ancestrales y a la necesidad de establecer una seguridad alimentaria sin haber perdido la soberanía individual de cada nación.

Conscientes de los efectos del cambio climático, se declaró el compromiso por mejorar le marco legal, al igual que la estructura institucional de cada país, que permita realizar acciones en contra de los causantes del daño, a la vez que promover incentivos para quienes lo preserven.

Fruto de la cooperación entre el Parlamento Latinoamericano y el Parlamento Andino, se produjo una declaración conjunta sobre el cambio climático, en la que se registra la voluntad y el compromiso de los dos organismos por adoptar las medidas necesarias para lograr una ética del buen vivir, encaminada en principio, a prevenir la continuación de los desastres ambientales ocurridos como consecuencia de las actividades realizadas por el hombre; el fortalecimiento de los mecanismos ya existentes para la protección y cuidado del ambiente y la “promoción de la participación de los jóvenes para realizar acciones contra los efectos del cambio climático”.