“Huellas para no olvidar” fue recibido en la Cancillería de GuatemalaEmbajada Mundial de Activistas por la Paz

“Huellas para no olvidar” fue recibido en la Cancillería de Guatemala

En la Cancillería de Guatemala se llevó a cabo el acto de inauguración y develación de la placa conmemorativa de la familia Engelberg. La ceremonia estuvo presidida por la Embajada de Activistas por la Paz y el Ministerio de Relaciones Exteriores.

La primera placa en Guatemala fue dedicada a la señora Regina Engelberg, originaria del sur de Polonia quien perdió a toda su familia durante la persecución nazi. Ella salvó su vida porque fue seleccionada para formar parte de un grupo de trabajo en una fábrica constructora de piezas de aviones en Berlín, donde permaneció cerca de un año antes de su liberación.

Al acto conmemorativo se hizo presente  la Directora General de Relaciones Internacionales Bilaterales, Karla Samayoa, quién expresó que es un honor para el Ministerio de Relaciones Exteriores acoger en su sede esta significativa ceremonia, que persigue preservar la historia individual de los sobrevivientes de una de las mayores barbaries acontecidas en el siglo XX,  como lo fue el Holocausto.

El doctor William Soto, enfatizó que todos somos parte de la historia y por lo tanto debemos hacer reivindicación para que el Holocausto y ningún otro crimen contra la humanidad se repitan. Entre otras cosas recalcó que olvidar el Holocausto es un delito, y no darlo a conocer a las nuevas generaciones nos convertiría en cómplices de aquellos que lo perpetraron y de los que actualmente lo niegan. “El Holocausto es el más triste fracaso de la civilización libre. Este crimen perpetrado por el régimen nazi es la página negra en la historia de Alemania y, por consiguiente, de la familia humana”, dijo ante la audiencia.

Por otra parte, resaltó la importancia de educar a las presentes y futuras generaciones basados en el respeto por la dignidad humana y los Derechos Humanos; por lo mismo señaló:

“Para evitar un nuevo genocidio es fundamental basarnos en la educación. El HOLOCAUSTO es el paradigma por excelencia del acto genocida, y como tal, el Holocausto debe ser objeto de estudio.”

También se contó con la intervención de los excelentísimos señores Moshe Bachar, Embajador de Israel, y Tomas Schäfer, Embajador de Alemania, en Guatemala; así como del licenciado Rafael Paíz, director de Comunicación de la Municipalidad de Guatemala en representación del señor Alcalde Álvaro Arzú y del rabino Iosef Benchimol, representante de la Comunidad Judía en Guatemala.

En nombre de la señora Regina, manifestaron palabras de agradecimiento su hijo y su nieto Jaime y Alex Torum, quienes hablaron sobre la experiencia que les tocó vivir al lado de ella.

Para finalizar, fue develada la placa conmemorativa que contiene las huellas de la señora Engelberg y de su familia, la cual estará expuesta en las instalaciones del Ministerio por 20 días.

 

El Holocausto como materia de estudio

Pasada la ceremonia, en horas de la noche en el Hotel Intercontinental, con la presencia del Canciller de Guatemala, Fernando Carrera, la Embajada de Activistas por la Paz reunió a diferentes personalidades para proponer un proyecto de ley para la inclusión del Holocausto como una materia de estudio en los colegios y escuelas, así como materia transversal en las universidades.