“Genocidios del siglo XX”: Encuentro Federal de Capacitación en la Universidad de La Matanza, ArgentinaEmbajada Mundial de Activistas por la Paz

“Genocidios del siglo XX”: Encuentro Federal de Capacitación en la Universidad de La Matanza, Argentina

La Embajada Mundial de Activistas por la Paz y la Universidad La Matanza, realizaron el 2 de septiembre de 2014 un Foro Estatal de Capacitación sobre los “Genocidios del siglo XX”. La jornada fue realizada por expertos en el tema de los genocidios: el Dr. Daniel Rafecas, Juez Nacional en lo Criminal y Correccional Federal  Nº 3, de la ciudad de Buenos Aires; Lic. Leonardo Senkman, profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalem; Dr. Alberto Gentili, Fiscal General Federal; Dr. Franco Fiumara, Juez del Tribunal en lo Criminal Nro. 4 de La Matanza; Sergio Widder, del Centro Simón Wiesenthal; Jonathan Karszenbaum, Director Ejecutivo de Generaciones de la Shoá; Sherit Hapleitá, Asociación de Sobrevivientes de la Persecusión Nazi en Argentina; y maestros de diferentes ciudades del país.

El Foro fue abierto por Sergio Widder, quien desarrolló una cronología sobre los sucesos principales del Holocausto y el trabajo que hoy se realiza en Argentina cuando se manifiestan actos de antisemitismo: «Si yo tengo un compromiso contra el discurso del odio y las desapariciones, por motivos o razones de raza, religión, historia, etc, también tengo que manifestarme ante esas circunstancias. Y por otro lado, si yo quiero tener aliados, también tengo que mostrar mi interés por el sufrimiento de otros. Sería muy mezquino decir:Veré si levanto la manos por ustedes”. Así no funcionan las cosas».

Jonathan Karszenbaum y Sherit Hapleitá enseñaron los contenidos y uso de los manuales sobre este genocidio, los cuales realizaron en conjunto con el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, y que se reparte gratuitamente en las escuelas de Argentina.

El profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalem, Lic. Leonardo Senkman, también Director de la Asociación Internacional de Escritores Judíos en Lengua Hispana y Portuguesa, y de la revista Noah en Israel, expuso sobre el tema: “Marcación y clivajes étnicos en América Latina, y en procesos de genocidio el caso del Holocausto judío.”  Senkman afirmó: «…Yo creo que tenemos que aprender a hablar con propiedad de estas cosas tan tremendas como los genocidios, los asesinatos masivos, la violación, y el destierro, y diferenciar a los genocidios de las prácticas genocidas del caso del Holocausto judío; no porque la sangre y la muerte de los judíos valga más que la muerte y la sangre de otras personas, sino porque son dos procesos distintos; procesos específicos y distintos que nosotros debemos conocerlos, y tenemos que estudiarlos por una razón pragmática: para poder ayudar y preveer».

Por su parte el Dr. Franco Fiumara, Secretario del Instituto Jurídico, tituló su conferencia: “Legalización del horror”, en la cual expresó que todos somos iguales, y no existe una superioridad racial: «Las razas son para especificar animales, no a seres humanos; somos todos iguales con distintos credos, somos todos iguales con distintas formas de pensar; desde ahí uno acepta al prójimo. Educar es lo mejor y lo más pacífico para el porvenir. Es una tarea cuyo resultado se verá en las futuras generaciones».

El Dr. Alberto Gentili, jefe de trabajos prácticos de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, habló sobre “La memoria y el derecho a la verdad frente a los genocidios”. En su conferencia manifestó que en todos los procesos genocidas se observa que el lenguaje es una herramienta para deshumanizar, convirtiendo al otro en “alguien” que no pertenece a la humanidad:

«No solamente que es distinto sino que no es humano. La idea es rebajarlo, cosificarlo, para de esta manera transformar lo que es un crimen en un acto salvador purificador, higiénico. Siempre se usó el lenguaje para acorralar, rebajar y aislar a las potenciales víctimas; y paralelamente vemos que se usa un lenguaje oficial burocrático que justamente encubre la barbaridad que se está haciendo. No hay señal de “matanza, asesinatos, masacres, torturas”. Vemos que en la Alemania nazi se habló de “solución final, evacuación, tratamiento especial”. En Argentina estamos más familiarizaos con los términos “desaparecidos y traslados.” Y en Europa, en casos de no hace mucho tiempo, de “limpieza étnica”. Todas, palabras, tienen un contenido que parece estar destinado, en alguna manera, a tranquilizar las conciencias de los ejecutores».

El Dr. Daniel Rafecas, especialista en temas del Holocausto, tituló su conferencia: “La Solución final”, y señaló que los nazis no hicieron más que llevar a la práctica lo que un jurista había dicho 20 años antes: «Estamos hablando de un acontecimiento que tuvo lugar hace más de 70 años, del cual se ha hablado y desarrollado mucho, pero ¿qué es lo que nos preocupa hoy? A medida que los estudios se profundizaron y Occidente realmente fue abriendo los ojos a lo que había sido la Shoá, resulta que los procesos y la información que nos viene de los diferentes campos, lo que hoy sabemos sobre la Shoá, es muy distinto… altamente perturbador y para nada tranquilizador. Hoy sabemos, sin lugar a dudas, que ese resultado de seis millones de víctimas, por el solo hecho de ser judíos pobres, ricos, religiosos, asimilados, conversos, bebés, niño, niña, sin importar cualquier otra condición, por el sólo hecho de ser judío, a ese resultado se llegó por la participación activa y dolosa, con pleno conocimiento por parte de cientos de miles de personas de lo que estaba pasando».

Rafecas siguió señalando que también está el antecedente de entre 70.000 y 80.000 discapacitados mentales que fueron asesinados salvajemente entre 1939 y 1941 en Alemania y Austria: «Las personas más vulnerables y necesitadas que podamos conocer, son los niños o niñas con síndrome de Down, dementes y dementes seniles. No quedó nadie: los mataron a todos con gas, mintiéndoles a las familias, justificando estas matanzas con que se trataba de vidas que no merecían ser vividas y que no disponían del bien jurídico de la vida. Y esto no lo dijo un nazi, lo dijo uno de los padres del Derecho Penal  alemán, Karl Engisch, en una monografía de 1920».

Al finalizar las exposiciones se realizó el descubrimiento de la Placa del proyecto “Huellas para no olvidar” del sobreviviente del Holocausto Jean Kirschenbaum, quien fue acompañado por el sobreviviente Francisco Witcher y quienes expresaron su testimonio de vida, produciendo un momento muy emotivo entre los presentes.

Al evento también asistieron el Dr. Alberto Fornaro, Presidente del Colegio de Abogados de La Matanza; el Rector de la Universidad de La Matanza, Dr. Daniel Martínez; el Dr. Alejandro Mancini,  Vicedecano del Departamento de Derecho y Ciencia Política de la misma universidad; el Director del Instituto de Ciencias Jurídicas, Dr. Jorge Ernesto Rodríguez y la Dr. Adriana Riveira.