Foro Judicial promueve la justicia transicional para una Colombia en paz Embajada Mundial de Activistas por la Paz

Foro Judicial promueve la justicia transicional para una Colombia en paz

Autoridades académicas y miembros del alto gobierno centraron sus análisis en la etapa del posconflicto

Colombia, el país del hemisferio occidental que ha tenido el conflicto armado interno más largo de la historia, actualmente se encuentra en proceso de paz, mediante los diálogos y negociaciones iniciados a finales de 2012, entre el Gobierno y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), actores del conflicto. Esta situación ha producido innumerables pronunciamientos, análisis y discusiones, en relación a la mejor vía para afrontar la etapa del posconflicto.
 

La Embajada Mundial de Activistas por la Paz (EMAP), en asocio con el Programa de Derecho de la Universidad del Magdalena, organizaron un evento para la presentación de planteamientos basados en los mecanismos judiciales más convenientes para afrontar esta etapa que transcurre el país; para ello, desarrollaron el Foro “Dignidad Humana, Presunción de Inocencia y Derechos Humanos”

El foro constituye una de las líneas de acción del Proyecto “Justicia para la Paz”, el cual promueve la EMAP, a nivel internacional, con el objetivo de crear espacios de diálogo y reflexión para generar pensamiento crítico constructivo en torno a la política criminal, derechos humanos, justicia y fortalecimiento de la cultura de paz.

En esta ocasión, el evento promovió la justicia transicional como un mecanismo judicial extraordinario para lograr el equilibrio entre la justicia y la paz en situaciones posteriores a los conflictos armados, así como las características que debe cumplir para su efectiva aplicación, teniendo como caso central el posconflicto y el proceso de paz en Colombia.

Las autoridades académicas y miembros del alto gobierno que tuvieron participación, disertaron sobre esta temática, presentando sus análisis ante más de 250 personas, entre estudiantes de la Universidad del Magdalena, abogados, profesionales de distintas disciplinas y activistas por la paz, congregados en el auditorio Julio Otero de la ciudad de Santa Marta.

En palabras de bienvenida, el Dr. Carlos Lozano Medina, decano de la Facultad de Humanidades, planteó la necesidad de que la universidad y la sociedad busquen soluciones para el conflicto y el postconflicto.

Por más de cinco décadas este conflicto armado ha dejado 220.000 muertos, 5,7 millones de víctimas de desplazamiento forzado, más de 25.000 desaparecidos y casi 30.000 secuestrados; de acuerdo a los datos del informe "¡Basta ya! Colombia: memorias de guerra y dignidad", presentado en el año 2013 por el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH).

En las intervenciones del encuentro, el Dr. Honorio Enríquez Pinedo, senador de la República, señaló la importancia de vigilar que en el fin del conflicto no se sacrifique la justicia y no se consagre la impunidad, y que para ello debe imponerse a los guerrilleros una pena efectiva restrictiva de la libertad y revisarle las condiciones en que la sociedad acogerá a los miembros de estos grupos al margen de la ley.

 

 

Por su parte, el Dr. Camilo Montoya Reyes, magistrado del Consejo Superior de la Judicatura, indicó que se debe crear una cultura de paz, apuntando a las víctimas de los delitos y que las víctimas tienen derecho a la justica, a la verdad, a la reparación y a la garantía de no repetición.

En su ponencia, la Dra. Ángela Rodríguez Saavedra, docente de la Universidad del Magdalena, destacó:

La necesidad de justicia es un imperativo de todos, y no de un grupo específico; se debe establecer un modelo adaptable especializado, que envuelva nuevos factores sociales, económicos, políticos y religiosos que van arraigados a las sociedades, para que se logre una verdadera justicia transicional y no se de una simple transición de un modelo de justicia a otro.”

Al finalizar las ponencias, se llevó a cabo un panel, el cual planteó una pregunta sobre las características que debe reunir la justicia transicional en el contexto del postconflicto colombiano.

El Dr. Enríquez, en su respuesta, consideró

Colombia necesita un modelo que incorpore todos los mecanismos de verdad, justicia, reparación y garantía de no repetición; comparte no sólo lo penal sino un balance adecuado que garantice los derechos de las partes, para garantizar una paz duradera y estable”.

En respuesta a la misma pregunta, la Dra. Rodríguez indicó que lo más importante es la reforma del Estado.

“Si seguimos hablando de desigualdad social y violando derechos seguirá el conflicto perviviendo”, expresó.

El Dr. Camilo Montoya, en su derecho de palabra, enfatizó que debe ser el “Tribunal de Paz” un tribunal independiente, porque “justicia sin independencia no es justicia. Debe haber una Justicia con autonomía y eficacia”, aseguró.

El foro promovió a manera de conclusión, que la justicia transicional tiene la extraordinaria, pero ardua función de lograr un equilibrio entre hacer justicia y negociar la paz, basado en la reconciliación, la verdad, el procedimiento de los victimarios, pero con énfasis en la reparación y los derechos de las víctimas; a través de un modelo maleable que responda a las causas del conflicto.

Estos eventos que desarrolla la EMAP en el área judicial, ya se han realizado en la República Colombiana con la Corte Suprema de Justicia, la Armada Nacional, la Fuerza Naval, la Policía Nacional, el Ejército, el Colegio de Jueces y Abogados, y otros organismos que tienen que ver con el trabajo en el sector justicia.

 

Ver:

-En Santa Marta, Colombia se propuso un espacio de diálogo y análisis sobre derechos humanos y políticas públicas en favor de la paz.

 

-Las Fuerzas Armadas de Colombia reciben educación para la paz

 

-Corte Suprema de Justicia de Colombia en Sala Plena con La Embajada Mundial de Activistas por la Paz

 

-Educación para la paz en la etapa de posconflicto