Foro Educando para No Olvidar – “El Holocausto y los Derechos Humanos.”Embajada Mundial de Activistas por la Paz

Foro Educando para No Olvidar – “El Holocausto y los Derechos Humanos.”

Guatemala, 24 de julio

“Todos somos embajadores por la paz; y como embajadores debemos ser activos y propositivos.” Con estas palabras el Presidente del Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala, licenciado Luis Alfredo Reyes García, se identificó durante el Foro Educando para No Olvidar – “El Holocausto y los Derechos Humanos”, el pasado 24 de julio.

Fue en el Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala, cuyos orígenes se remontan al año 1810, donde se dieron cita cerca de un centenar de profesionales en la rama del Derecho, autoridades diplomáticas, representantes de organismos gubernamentales y no gubernamentales, y miembros de la comunidad judía guatemalteca.

El licenciado Otto René Navarro Monzón, Director de Planificación y Gestión administrativa de la Procuraduría de los Derechos Humanos, afirmó durante su intervención: «El Holocausto es un punto de partida para el desarrollo de esta Educación. El Holocausto nos hace pensar que hay un tema muy importante y es el tema de la prevención mundial del genocidio, de los actos atroces y crueles en contra del ser humano. […] El Holocausto, así como otros genocidios que se han dado, nos permite profundizar en un tema muy importante, que es la educación en Derechos Humanos; esta educación es el punto principal que permite educar a las nuevas generaciones y reeducar a todo el conglomerado, sobre la importancia del respeto a la dignidad humana».

George Tenenbaum, Presidente de la Comunidad Judía guatemalteca, recordó la deshumanización de esta comunidad durante el Holocausto y el vital papel que cumple la democracia en la lucha contra el genocidio y los actos de lesa humanidad. Durante su intervención expresó: «Es preferible que un corazón se rompa mil veces al recontar la historia, si recontándola se logra evitar que se rompan mil corazones más. La catástrofe del Holocausto no sucedió de un día para otro, los eventos que llevaron a la Shoá sucedieron en cámara lenta, paulatinamente; pero con deliberación los nazis empezaron a quitarle los derechos a los judíos y a deshumanizarlos. A partir de su ascenso al poder en 1933, el nazismo usó el sistema legal, el mismo que le dio sus poderes totalitarios a Hitler, para despojar a los judíos de su dignidad y eventualmente de sus vidas. Debemos recordar no sólo lo que pasó, sino recontar cómo pasó. El Holocausto se dio de una manera legal, judicial, porque se le dio el poder a una sola persona. […] Por eso, debemos valorar la democracia y luchar por ella».

El excelentísimo Embajador de Alemania, señor Matthias Sonn, hizo énfasis en recordar la historia con el propósito de corregir los errores del pasado; en este sentido destacó la participación de la Embajada Mundial de Activistas por la Paz a través del proyecto “Educando para No Olvidar”:

«Sabemos que las raíces del genocidio se encuentran en palabras de odio, en la negación de los derechos humanos, civiles y políticos de los individuos, así como en la deshumanización de opositores políticos o en la instigación a la destrucción de personas y comunidades; por ello es nuestro deber mantener la guardia constante en contra del antisemitismo, del racismo y toda forma de intolerancia motivada por razones políticas, religiosas y de otra índole.

Sin recuerdo no hay pasado y sin pasado no hay futuro… En muchas ocasiones se ha intentado la receta de la amnesia, ha fracasado en todos lados y fracasará siempre, donde quiera. El futuro se encuentra, entonces, en nuestras manos y las de nuestros hijos. Sólo con el recuerdo y la defensa de los Derechos Humanos y la dignidad de cada ser humano, podemos resguardar nuestro mundo de la repetición de los capítulos más atroces de la historia humana, para construir un futuro de paz. Debemos recordar para no repetir. Por eso el trabajo de la Embajada Mundial de Activistas por la Paz es tan importante».

El señor Joseph Benchimol, Rabino principal de la Comunidad Judía radicada en Guatemala, en su intervención afirmó: «Estoy seguro que si concientizamos a todos los seres humanos que la lucha no es entre nosotros por distintos pensamientos, puede haber diversidad de pensamientos y debe haber diversidad de pensamientos, porque así nos enriquecemos».

Jaime Engelberg, hijo de la sobreviviente del Holocausto, Sra. Regina Engelberg, agradeció en nombre de su familia la presencia de los invitados.

Al finalizar la actividad los asistentes realizaron un recorrido por una exposición fotográfica guiada, sobre el tema “El Holocausto”, en el cual pudieron apreciar los alcances de este crimen capital.

Detalles

Fecha: 
access_time Jueves, Julio 24, 2014