Etapa final de la 7ª Maratón de “En la Sangre está la Vida” en ArgentinaEmbajada Mundial de Activistas por la Paz

Etapa final de la 7ª Maratón de “En la Sangre está la Vida” en Argentina

En junio, la Embajada Mundial de Activistas por la Paz (EMAP) celebró el cierre de la séptima edición del Programa Integral “En la Sangre está la Vida” junto a 3.231 argentinos que le dijeron “sí” a la donación altruista de sangre en la gran campaña que fue lanzada en el 2015, en el mes de diciembre.

Teniendo en cuenta el objetivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de que todos los países obtengan su suministro de sangre, el cual el 100% provenga de donantes voluntarios no remunerados y que sea suficiente para cubrir la demanda, en este primer semestre del año la EMAP realizó colectas de sangre bajo el lema “Donando la Savia de la Vida” en 12 ciudades argentinas,en conjunto con centros de hemoterapia y hospitales públicos, a los cuales los ciudadanos acudieron para manifestar su amor por la vida y por el prójimo al obsequiar este líquido vital.

Las ciudades de Azul, Buenos Aires, Ezeiza, San Fernando, Olavarría, Córdoba, Mar del Plata, San Salvador de Jujuy, Mendoza, Posadas, Tres Arroyos y Resistencia, se vistieron de alegría y solidaridad para difundir este noble Programa, y así llevar a todos los ciudadanos la invitación a sumarse y donar sangre;y de esta manera promover la formación de una cultura de donantes de sangre voluntarios y altruistas.



Los hospitales públicos Dr. Ángel Pintos y Argentina Diego, de Azul; Ignacio Pirovano, de Tres Arroyos; Hospital Perrando, de Resistencia-Chaco; Hospital Posadas, de Buenos Aires; Hospital Dr. Héctor Cura, de Olavarría; Pablo Soria, de San Salvador de Jujuy; y los centros regionales de hemoterapia de Mendoza, Misiones, Mar del Plata y Córdoba, fueron los beneficiaros de las colectas de sangre organizadas por la EMAP en dichas ciudades.

Con el deseo de incrementar el número de donantes voluntarios, la EMAP seguirá difundiendo y promoviendo una cultura de donación voluntaria, habitual y altruista, dejando atrás la concepción de aquellos donantes “de reposición” que acuden a donar sangre condicionados por las emergencias del momento.