En Puerto Rico se implementa el arma más poderosa por el futuro de la Madre TierraEmbajada Mundial de Activistas por la Paz

En Puerto Rico se implementa el arma más poderosa por el futuro de la Madre Tierra

Una experiencia educativa ambiental diferente para más de 500 estudiantes en la celebración del Día Mundial de la Vida Silvestre
 
«La educación es un poder; y somos conscientes de que es el arma más poderosa para transformar mentalidades, por ende, un mecanismo fundamental para modificar sociedades; y consecuentemente, para cambiar el mundo». Dr. William Soto, Presidente Ejecutivo de la Embajada Mundial de Activistas por la Paz (EMAP).
 
Con base en esta filosofía, los Activistas por la Paz en Puerto Rico hicieron especial énfasis en la educación de las nuevas generaciones, como acción fundamental para la formación de ciudadanos con valores ambientales; por eso, en ocasión de la celebración del Día Mundial de la Vida Silvestre realizaron Paradas Ambientales en escuelas de Cayey, promoviendo la defensa y protección de especies de flora y fauna silvestres, principalmente las que se encuentran en peligro de extinción.
 
 
Más de 500 estudiantes fueron involucrados en las actividades, y recibieron educación en temas como: los objetivos de la ONU inmersos en esta celebración mundial de la naturaleza; la Declaración Universal de los Derechos de la Madre Tierra y el Movimiento Ambiental “los Guardianes por la Paz de la Madre Tierra”; temáticas que fueron desarrolladas a través de módulos elaborados de manera creativa bajo el concepto de las 5R: Reciclar, Reducir, Reutilizar, Rechazar y Reeducar.
 
El 2 de marzo se visitó la escuela Virginia Vázquez Mendoza, y el 3 de marzo, la Escuela Intermedia Dr. Ramón Emeterio Betances,  fueron los escenarios de la Parada Ambiental de la EMAP, en esta oportunidad con el lema “Salvemos la Vida Silvestre de nuestra Madre Tierra”; actividad en la que también participaron profesores y directivos, motivados por la educación de los estudiantes en temas que determinan el futuro de la Madre Tierra.
 
Obras de teatro y diversas creaciones permitieron una experiencia educativa diferente para niños y jóvenes, quienes conocieron sobre las especies de fauna y flora silvestres del país; entre éstas, el Coquí, una pequeña y peculiar rana, autóctona de Puerto Rico, descubierta hace 40 años, entre otros tipos de estos anfibios, que se encuentran actualmente en peligro de extinción. Asimismo, la cotorra puertorriqueña o iguaca fue otra de las especies mencionadas, y se les explicó a los estudiantes cómo la deforestación de la Isla, provocada por el hombre, ha causado estragos en estos ecosistemas.
 
La jornada finalizó con una representación teatral inspirada en el Manatí Antillano, mamífero acuático que mide 12 pies de largo y puede llegar a pesar hasta 3.500 libras, el cual se encuentra actualmente en peligro de desaparecer.
 

En este sentido, los Activistas fomentaron la importancia de preservar la flora y la fauna, que constituyen parte esencial en los ciclos de vida en el planeta y que se convierten en símbolos de las naciones; a su vez, indicaron cómo de manera individual y colectiva se pueden realizar acciones continuas, asumiendo la responsabilidad como “Guardianes por la Paz de la Madre Tierra”.
 
Directivos y profesores participaron activamente de la celebración
 
«Nuestro planeta es un planeta vivo; por lo cual es nuestra casa, nuestro hogar, y hay que protegerlo por todos los medios, tanto la flora como la fauna. Tenemos que crear conciencia en nuestros jóvenes, de proteger; porque si no, nos vamos a quedar sin nada en este planeta, y no hay otro lugar en el universo donde podamos encontrar agua, que es la fuente de la vida», expresó Yanet Rivera, profesora de ciencia.
 
Por su parte, Israel Rivera, director de la escuela, manifestó su compromiso en concienciar a los estudiantes para que se unan al llamado de contribuir con la conservación del medio ambiente:
 
«Nuestra escuela, como parte del proyecto ‘Futuro en alianza’ con el municipio de Cayey, está trabajando pequeñas hortalizas en nuestra escuela para que los niños tengan esa conciencia de sembrar y de preservar el medio ambiente», indicó.
 
La participación e interacción de los estudiantes en las temáticas mencionadas, fue uno de los principales objetivos y características de la Parada Ambiental.
 
«Es importante proteger el medio ambiente, porque sin él no podemos vivir», señaló el estudiante Andrés Saya Montaño.