En México la EMAP promueve las lecciones del Holocausto para fomentar una cultura de pazEmbajada Mundial de Activistas por la Paz

En México la EMAP promueve las lecciones del Holocausto para fomentar una cultura de paz

Quinta placa de supervivientes en la nación

“El pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla.” (George Santayana)

De acuerdo con este pensamiento, la Embajada Mundial de Activistas por la Paz (EMAP), trabaja para mantener viva la memoria del Holocausto a través del testimonio de los supervivientes como lección de vida, para evitar la reiteración y construir la paz; en esta ocasión, con la presentación de la quinta Placa “Huellas para no olvidar” en México.

En esta Placa, con la forma de la Estrella de David, quedaron grabadas las huellas palmares de la señora Paula Feldman Ganz, las de su hija Rosa Stern Feldman y de su nieta Lleana Schimelmitz Stern, como evidencia de que el nazismo no pudo extinguir al pueblo judío y como emblema de recordación perenne para las presentes y futuras generaciones, el cual promueve la defensa y respeto de los Derechos Humanos.

“Huellas para no olvidar” constituye una de las líneas de acción del proyecto de la EMAP “Educar para Recordar”, que además de honrar la memoria de las víctimas, es una forma de crear espacios de reflexión y educación sobre los hechos y consecuencias del Holocausto.

La Unesco reconoce que la enseñanza de la historia del Holocausto es esencial para fomentar la observación de los derechos humanos, las libertades fundamentales y los valores de tolerancia y respeto mutuo.

La develación de la Placa fue llevada a cabo en el Museo de Historia Mexicana de la ciudad de Monterrey, estado Nuevo León, lugar seleccionado como primera sede de instalación, donde permanecerá durante un mes.

En el acto ceremonial estuvieron presentes el Dr. William Soto Santiago, Presidente Ejecutivo de la EMAP, la Lic. Gabriela Lara, Directora General de la EMAP, así como autoridades gubernamentales, Lcdo. Arturo Alberto Fernández Cisneros, en representación del Gobernador electo del estado de Nuevo León, Ing. Jaime Rodríguez Calderón, la Lcda. Catalina Rivera Díaz, Primera Visitadora de la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

También participaron el Sr. Radko Tichavsky Krcalova, Cónsul de la República Checa; el Dr. Jacobo Wapinsky Kleiman, de la Comunidad Israelita de Monterrey; y el Lic. Luis Felipe Ibarra en representación de la Lic. Magdalena Cárdenas García, Directora General de tres museos.

Entre los invitados especiales asistieron la Sra. Elsa Fujimoto, Directora Ejecutiva del Centro Universitario Comenius y el Lcdo. Sergio Armando Sisbeles Alvarado, Subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana, en representación del Gobernador Constitucional del estado de Coahuila de Zaragoza. Asimismo acudieron autoridades académicas, docentes, medios de comunicación, Activistas por la paz, entre otros.

“No se puede prevenir lo que no se conoce”

El Dr. William Soto, autor del proyecto “Educar para Recordar”, mencionó en su participación las razones que hacen del Holocausto uno de los más graves atentados contra la humanidad e indicó las acciones necesarias para prevenir actos de esta naturaleza.

«La universalidad de las políticas implementadas, la maquinaria empleada para asesinar, las leyes arbitrarias implementadas para lograr la finalidad, y el estado de indefensión y el engaño de las víctimas, hacen del Holocausto el paradigma del acto genocida. El Holocausto judío es sin lugar a dudas un genocidio sin precedentes; y para su prevención es necesario conocer, estudiar y socializar sus características; pues no se puede prevenir lo que no se conoce».

¿Por qué enseñar sobre el Holocausto?

La Lcda. Gabriela Lara, en su intervención explicó los motivos por los cuales la EMAP se basa en la enseñanza del Holocausto como paradigma del acto genocida, con el propósito de potenciar la educación en valores y la promoción de los Derechos Humanos.

«Si nosotros nos ponemos a reflexionar cuáles fueron los Derechos Humanos que fueron violados, cuáles fueron los Valores Universales que fueron transgredidos en el Holocausto, nos damos cuenta que son aquellos que en la actualidad, en México y en todos los países de América Latina, están produciendo los mismos actos de intolerancia, de insensibilidad y de discriminación. Por lo tanto, es importante poder educar tomando el Holocausto como ese hecho histórico que nos permite mostrar la importancia de la enseñanza en valores y Derechos Humanos».

Una lección para el mundo

La superviviente Paula Feldman Ganz, relató de manera emotiva algunas de sus experiencias en el Holocausto y destacó el papel del Estado en su encuentro de libertad.

«Todo lo que pasó fue muy difícil, pero el destino nos trajo el 1º de mayo de 1949 a un país libre, México, donde encontramos la libertad que tanto ansiábamos. Imploro al Todopoderoso que el mundo haya aprendido la lección, y que los pueblos y las naciones vivan en paz y armonía».

En representación de la Comunidad Israelita de Monterrey, el Dr. Jacobo Wapinsky Kleiman expresó:

«Los seis millones de víctimas eran seres individuales cada uno con cara y nombre, con hijos, padres y amigos; junto con ellos murió toda una forma de vida, su lenguaje y costumbres, canciones, aromas, sonidos, sueños y esperanzas. Los que perecieron en el Holocausto no tuvieron la opción de morir, nosotros tenemos la opción de recordar y de no olvidar (…) Debemos tomar las lecciones del Holocausto en cuenta para fomentar una cultura de la paz».

Un compromiso determinante para construir la paz

Como representante del Gobierno local, el Lcdo. Arturo Fernández Cisneros manifestó el compromiso de promover la recordación del Holocausto.

«Reiteramos nuestro compromiso con ustedes, para que este período de la historia no se olvide y sirva de ejemplo para seguir luchando por un mejor país, en donde la igualdad social logre ser una realidad».

Por su parte, la Lcda. Catalina Rivera Díaz, hizo énfasis en la Declaración de las Naciones Unidas desde el año 1999, sobre una cultura de paz, en relación a la institución de los baluartes de la paz.

«En la Constitución de la Organización de las Naciones Unidas se estableció precisamente que ‘las guerras nacen en la mente de los hombres y por lo tanto es en la mente de los hombres donde deben erigirse los baluartes de la paz’. Señaló que reconocían que la paz no sólo es la ausencia de conflictos sino que también requiere un proceso positivo, dinámico y participativo, en que se promueva el diálogo y se solucionen los conflictos en un espíritu de entendimiento y cooperación humanos».

La creación de estos vínculos sociales a partir de la promoción de las lecciones del Holocausto, por medio del testimonio de los supervivientes, así como otras iniciativas que promueven la enseñanza de este genocidio, impulsan el reconocimiento de los Derechos Humanos y el respeto de la dignidad humana para la construcción de la paz.

En este sentido, la EMAP lleva a cabo proyectos y programas a nivel mundial, dedicados a fortalecer la justicia internacional y educar sobre el Holocausto, entre éstos “Educar para Recordar” y “Justicia para la Paz”, los cuales tienen entre sus líneas de trabajo la promoción de una ley a nivel latinoamericano, para incluir el Holocausto como tema de estudio, como herramienta para la enseñanza de los Derechos Humanos y los Valores Universales tanto en primaria como a nivel superior, y en las universidades como cátedra transversal.