El V Seminario Internacional de la ALIUP en México promueve la creación de una cátedra para la pazEmbajada Mundial de Activistas por la Paz

El V Seminario Internacional de la ALIUP en México promueve la creación de una cátedra para la paz

La UNAM y la EMAP establecen relaciones por la paz

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), una de las 100 universidades con mayor reconocimiento académico en el mundo (Times Higher Education 2015), abrió sus puertas a la Embajada Mundial de Activistas por la Paz (EMAP) para el establecimiento de relaciones por la paz a través de la realización del V Seminario de la Alianza Internacional Universitaria por la Paz (ALIUP) “Desafíos de la Educación Superior en el Desarrollo Humano y la Sociedad”, que tuvo como enfoque principal la creación de una cátedra para la paz a nivel internacional.

Promover entre las instituciones y profesionales de la Educación Superior una red de intercambios sobre buenas prácticas, en la enseñanza y defensa de los Derechos Humanos, y en el desarrollo de una cultura de paz, es uno de los objetivos de la ALIUP, el cual agrupa a universidades, ministerios de educación e instancias reguladoras de la Educación Superior nacionales e internacionales, unidos a la visión del Dr. William Soto Santiago, Embajador Mundial de la EMAP.

En este sentido, el V Seminario Internacional de la ALIUP congregó a rectores, docentes y representantes de universidades de la República mexicana y de otros países, en el Auditorio de la Asociación Autónoma del Personal Académico de la UNAM (AAPAUNAM), el pasado 7 de septiembre, para debatir sobre el tema “Valores en el desarrollo de competencias profesionales”.

false

El presidium estuvo integrado por el Dr. Dionisio Ortega, Rector de la Universidad Nihon Gakko de Paraguay y Secretario pro témpore de la ALIUP; la Quím. Bertha Guadalupe Rodríguez Sámano, Secretaria General de la AAPAUNAM; el Dr. William Soto Santiago, Presidente Ejecutivo de la EMAP; la Lcda. Gabriela Lara, Directora General de la EMAP; y el Dr. Francisco Guerra, Coordinador Nacional de la EMAP.

En las mesas de trabajo participaron directores y académicos de diversas instituciones de Educación Superior, como la Universidad Benemérita de las Américas, Campus Iguala, Universidad de Guadalajara, Universidad Politécnica de Veracruz, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Universidad Vasconcelos de Chiapas, Universidad Veracruzana, así como el Observatorio Mexicano de Responsabilidad Social Universitaria (OMERSU), la Universidad Autónoma de Yucatán y la Universidad de Celaya, entre otras.

Los ejes temáticos desarrollados se enmarcaron en los siguientes tópicos: La Educación Superior y el desafío del aseguramiento de la calidad en el desarrollo de las competencias profesionales en el siglo XXI; la contribución de la cátedra para la paz en el proceso formativo del ser humano integral; la Educación Superior y la cultura empresarial enfocada en la felicidad del ser humano como reto de innovación y competitividad.

false

Rediseño curricular para la construcción de la paz

 

El Dr. William Soto, impulsor de la ALIUP, se basó en el preámbulo de la Declaración Mundial sobre la Educación Superior en el siglo XXI: Visión y Acción, para destacar el alcance y trascendencia que tiene este nivel educativo en la transformación y el progreso de la sociedad; por lo cual, indicó la necesidad de un rediseño curricular, que considere la constitución integral del individuo con el fin de formar seres humanos, que además de ser dignos profesionales, se interesen en construir y mantener la paz.

«El modelo educativo debe ser holístico para el desarrollo humano a plenitud y su interrelación armónica con la naturaleza y sus semejantes. El proceso educativo es ante todo un proceso constructivo, y como tal tiene que ofrecer alternativas al individuo, a la familia y a la comunidad, para armonizar y equilibrar su existencia alcanzando la paz. La Educación debe ser un proceso continuo de crecimiento para la superación del ser humano en lo intelectual y físico, pero también debe transmitir valores espirituales; por lo tanto es fundamental un rediseño curricular de respuesta a los contextos actuales (…) Se hace necesario y urgente incluir en las universidades una cátedra para la paz que reconozca la naturaleza integral del ser humano, porque nos hemos olvidado que la persona no es sólo cuerpo físico, también está formada por espíritu y corazón (…) Cada uno de esos componentes tienen un proceso diferente de formación».

Al respecto, la Quím. Bertha Rodríguez destacó la importancia de la formación docente para la educación en valores, para ello citó el objetivo de la ALIUP, el cual promueve la construcción de una cultura de paz a través de la educación de calidad, orientada al desarrollo de competencias profesionales, fundamentada en el respeto de la dignidad, la promoción y protección de los Derechos Humanos.

«La redignificación del ámbito de la docencia, de la educación, es necesaria para el desarrollo de los pueblos», manifestó.

Elaborar entre todos una cátedra para la paz

La Lcda. Gabriela Lara indicó el motivo por el cual la ALIUP busca la incorporación y el intercambio interdisciplinario de instituciones y organismos de la Educación Superior para la creación de una cátedra para la paz.

«Entendemos que la construcción de una cátedra para la paz no debe ser realizada de manera unilateral por una sola institución; entendemos que hay diferentes formas de vivir la paz, hay diferentes formas de darla a conocer desde cada cultura, desde cada profesión, universidad o país; por eso nosotros los hemos convocado y estamos haciendo este trabajo a nivel internacional, para que, con la propuesta de cada uno de ustedes como académicos, como profesionales, como humanistas, poder construir entre todos una cátedra que se va a promover en los diferentes congresos y ministerios de educación a nivel internacional».

Un toque socio humanista en la Educación

false

Rescatar los valores desde el aula fue el punto central de la disertación de la Dra. María Concepción Flores Saviaga, Rectora de la Universidad Politécnica de Veracruz y Magistrada del Tribunal Superior de Justicia del Edo. de Veracruz.

«Para entender la educación en valores debemos conocer sobre ellos e implementarlos desde el sistema educativo dándole un toque socio humanista, precisar el contenido de los mismos, particularizar las formalidades de la formación, conocer al sujeto, sus relaciones y poder así llevar a cabo el análisis del individuo; integrar valores a la práctica docente y relacionarlo con lo afectivo. La educación en valores desarrolla la espiritualidad en los seres humanos, le da sentido a la vida, y la actividad humana se torna más relajada y equitativa», señaló.

Para el Lic. César Castillejos de Paz, representante de la Universidad Vasconcelos de Chiapas, una cultura de paz constituye un accionar continuo de los valores y principios universales.

«La cultura de la paz no sólo es evitar el fenómeno de las guerras, sino la práctica de los valores como el respeto, tolerancia, formada no sólo con cátedras académicas sino cátedras donde se promulguen y practiquen los valores. Educar para la paz debe ser una práctica continua y permanente. Necesitamos pugnar por una formación integral, que las universidades forjen y formen en valores, profesionales con alto sentido humano, que se formen para servir a la sociedad, no para servirse de ella».

“Si quieres la paz, prepárate para la paz”

El Dr. Paulino Ernesto Arellanes Jiménez, profesor e Investigador de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, explicó sobre el engranaje de la educación, la ciencia y la cultura para la paz, e indicó la necesidad de generar conciencia sobre este tema en todos los ámbitos sociales.

«El hombre es un ser generador de paz. La paz se puede lograr a través de la ciencia, la cultura y la educación. La ciencia al servicio de la paz, debe actuar de acuerdo a sus lineamientos y objetivos específicos; los gobiernos y la sociedad en general deben tener conciencia; y nosotros los universitarios no sólo debemos tener ciencia, debemos tener conciencia, ya que la cultura de la paz rechaza la violencia y la evita a través de la práctica del diálogo entre los grupos y las naciones».

En representación del Observatorio Mexicano de Responsabilidad Social Universitaria el Prof. Juan de Dios Pérez Alayón, puntualizó la Educación como uno de los medios fundamentales para edificar una cultura de paz; en este sentido, manifestó:

«Conscientes de este rol, la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) formaliza su relación con la Alianza Internacional Universitaria por la paz (ALIUP), uniendo esfuerzos para implementar una educación en valores para la paz, que forme seres más humanos, preparados y ocupados por ser de provecho para su familia, comunidad y nación; promoviendo el respeto de la dignidad humana, la igualdad, la libertad y el respeto a todas las diferencias, y que nos permitan solidarizarnos con el otro en búsqueda del bienestar de todos».

Alianzas por la paz

false

Las autoridades académicas presentes manifestaron claras muestras de apoyo y adhesión a las propuestas planteadas en el evento, estableciendo alianzas fundamentales para la construcción de la paz; además, recibieron la invitación formal de la EMAP a la Cumbre de Integración Mundial por la Paz (CUMIPAZ), a realizarse en Santiago de Chile durante el próximo mes de noviembre.

Dicha convocatoria se constituye en un espacio para la presentación de nuevas propuestas, análisis de las mismas, el diálogo y la discusión de problemáticas, para orientar posibles soluciones, nuevos aportes para la integración por la paz y felicidad integral de la familia humana y de las naciones.

Para la UNESCO, la educación es la punta de lanza de las actividades de promoción de una cultura de paz; apoyada en este instrumento de derecho internacional, la ALIUP privilegia la educación como principal medio para la formación de una cultura de paz.