“El futuro de la vida silvestre está en nuestras manos”Embajada Mundial de Activistas por la Paz

“El futuro de la vida silvestre está en nuestras manos”

Proteger la fauna y flora de la Madre Tierra es tarea de todos

Más de 480 alumnos de 4º, 5º y 6º grado pertenecientes a la Escuela Central de San Sebastián y el Centro Educativo Tejarcillos, ubicados en San José, Costa Rica, participaron en la celebración del Día Mundial de la Vida Silvestre. Los Activistas por la Paz, en el marco del Programa Internacional “Hijos de la Madre Tierra”, festejaron esta efeméride con la realización de un Desfile y Parada Ambiental.

Con el objetivo de promover el Movimiento Ambiental “los Guardianes por la Paz de la Madre Tierra”, a través de la Brigadas por la Biodiversidad Animal y Vegetal, asimismo la participación ciudadana, y socializar los Derechos de la Madre Tierra, la Embajada Mundial de Activistas por la Paz (EMAP) en Costa Rica, celebró el Día Mundial de la Vida Silvestre este 3 de marzo de 2016; día decretado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), cuyo tema de este año es: “El futuro de la vida silvestre está en nuestras manos”.

Al finalizar el recorrido del Desfile, el punto de llegada fue la Parada Ambiental, que estuvo conformada por 3 módulos informativos donde los Activistas por la Paz expusieron temas que incentivaron a cuidar y preservar a la Madre Tierra, así como su flora y fauna silvestre, que contribuyen a los aspectos ecológicos, genéticos, sociales, económicos, científicos, educativos, culturales, recreativos y estéticos del Desarrollo Sostenible y del bienestar de los seres humanos.

En el 1er. Módulo, Día Mundial de la vida silvestre, los estudiantes observaron representaciones de algunos animales en peligro de extinción en la nación, como el Manatí, la Guacamaya roja y verde, la Tortuga Baula, entre otros. De igual manera, se hizo una breve descripción de los Elefantes asiáticos y africanos, objetivo principal de las campañas mundiales establecidas por la ONU este 2016.

Los Derechos Universales de nuestra Madre Tierra, fue el tema del 2º módulo, donde los Activistas promovieron estos derechos, sobre todo, los relacionados a preservar la biodiversidad vegetal y animal. Programa Internacional “Hijos de la Madre Tierra” y Movimiento Ambiental “Guardianes por la Paz de la Madre Tierra”, fue el contenido del 3er. módulo, cuyo objetivo fue promover la integración de las personas a este grupo que trabaja en favor de la protección del medio ambiente.

El profesor Luis Vargas, quien participó activamente del evento, expresó:

“La actividad fue muy enriquecedora para los estudiantes, quienes manifestaron su ingenio y trabajo en equipo, al elaborar las pancartas. También fue una oportunidad de aprendizaje y de educarnos sobre los temas propuestos, como la importancia de la conservación de la flora y la fauna, y cómo evitar que los mismos se extingan”.

De igual manera, la profesora Patricia Umaña, dijo:

“La vida nos debe preparar para valorar todo aquello que la Madre Tierra nos da; el ser humano es responsable de cuidar, de velar por las otras especies. Si logramos entender eso nuestro mundo será diferente”.

Centro Educativo Tejarcillos se unió a la celebración

En horas de la tarde, los voluntarios de la EMAP visitaron a los estudiantes del Centro Educativo Tejarcillos, quienes junto a su profesora Karen Solano Chávez, formaron parte de la celebración del Día Mundial de la Vida Silvestre, participando de los módulos informativos: Día Mundial de la Vida Silvestre y Los Derechos Universales de nuestra Madre Tierra, los cuales fueron realizados con material reciclable y reutilizable, como periódicos, cartones, plásticos, entre otros.

Los niños por medio de las exposiciones, conocieron cuáles son los animales que se encuentran en peligro de extinción; sobre todo, de la Ranita Roja, que es un anfibio pequeño, con pecas oscuras en su vientre, y sólo se encuentra en algunas zonas de Costa Rica y Panamá, y está en peligro crítico de extinción. Asimismo, dieron a conocer a los infantes que la Madre Tierra es un ser vivo y tiene sus derechos, y por lo tanto debe ser resguardada por todas las personas que la habitan.