Contra la impunidad: España abre espacios de discusión sobre la justicia universalEmbajada Mundial de Activistas por la Paz

Contra la impunidad: España abre espacios de discusión sobre la justicia universal

Madrid fue el escenario para la realización del Foro Judicial Internacional “Nuevas Propuestas para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio”; la capital española abrió espacios de discusión sobre el fortalecimiento, legitimidad y eficacia de la justicia universal, y planteamientos para la lucha contra la impunidad de los crímenes internacionales.

Jueces y fiscales de la Corte Penal Internacional (CPI), magistrados de Cortes Supremas, miembros de la rama judicial, la Procuraduría y la Academia de distintos países conformaron el grupo de ponentes.  

Universidad Juan Carlos
«Si el siglo XX ha sido llamado el siglo de los genocidios, el siglo XXI está llamado a ser el siglo de la paz; ese es nuestro desafío», instó el Dr. William Soto Santiago, Presidente Ejecutivo de la EMAP.
El evento fue organizado por la Embajada Mundial de Activistas por la Paz (EMAP) con el apoyo de la Universidad Rey Juan Carlos, desarrollado en la Facultad de Comunicación, con la presencia de docentes, estudiantes y público en general.

La temática estuvo centrada en:  

- la tipificación del delito de genocidio y demás crímenes internacionales;

- la necesidad de una justicia universal avalada por el Estatuto de Roma – justicia dispensada por la Corte Penal Internacional;

- la democratización de la Organización de las Naciones Unidas – enfocada en la posibilidad de aumentar el número de países Miembros del Consejo Permanente de   Seguridad, y eliminar o racionalizar el derecho de veto cuando se trate de prevenir o contrarrestar el delito de genocidio;

- examinar la normatividad del Estatuto de Roma y de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio; y

- reflexiones acerca de la actualidad y el alcance de una justicia transicional como fundamento de una paz estable y duradera.

Los temas son propuestos por la EMAP como parte del Programa Internacional Justicia para la Paz, promovido por el Dr. William Soto con el fin de fortalecer la administración de una justicia para la paz mundial, promover el respeto de la dignidad humana, la presunción de inocencia, asimismo, el reconocimiento y el respeto de los derechos de las víctimas a la verdad, justicia, reparación y garantía de no repetición.

El silencio nos hace cómplices

El ciclo de ponencias lo inició el presidente ejecutivo de la EMAP, William Soto Santiago, con el tema: “Genocidios del siglo XXI, su prevención, investigación, juzgamiento y sanción”.

Soto comenzó recordando crímenes de la historia, como el genocidio armenio y los genocidios de Ruanda, Camboya y la antigua Yugoslavia, cerrando con el Holocausto judío o Shoá.

«Si el siglo XX ha sido llamado el siglo de los genocidios, el siglo XXI está llamado a ser el siglo de la paz; ese es nuestro desafío», instó. 

 

William Soto Santiago

Embajador Mundial de la Embajada Mundial de Activistas por la Paz

Sin embargo, resaltó que en la actualidad las noticias dan muestra de la violencia, producto de la discriminación alimentada por los discursos de odio y una educación vacía que solo transmite conocimientos, ignorando la formación en valores y principios fundamentales.

Mencionó presuntos genocidios actuales, como la persecución contra la etnia Rohinyá y otros grupos minoritarios en Myanmar, antigua Birmania; el acecho contra los practicantes de la doctrina teísta Falun Gong o Falun Dafa en la República Popular China y en otras partes del mundo.

Asimismo, el exterminio de asirios y caldeos cristianos por parte del Estado Islámico, el cual aseguró que constituye una verdadera limpieza étnica o depuración religiosa.

Soto indicó que es necesario sumar esfuerzos para fortalecer la legitimidad, independencia y eficacia de la CPI como baluarte de una justicia universal, además dijo que es preciso que la sociedad atienda los llamados de alarma y accione frente a violaciones de derechos humanos.

«El silencio nos hace cómplices de la atrocidad genocida».

(Ver conferencia)

Por una universalidad real

El juez de la Corte Penal Internacional, Antoine Kesia-Mbe Mindua, basó su discurso en la “Justicia universal para un mundo globalizado”.

«Como la actividad de los seres humanos ya está globalizada y la desigualdad también es mundial, es necesario tener una justicia global», aseveró.

 

Según Mindua, la justicia universal debe tener cuatro características: ser distributiva, rectificadora, restaurativa y retributiva. Asimismo, habló sobre los desafíos de la justicia global e hizo énfasis en la economía como uno de ellos, sobre cómo tener reglas que puedan preparar la economía mundial para beneficio de todos; otro desafío que mencionó es la creciente población. Manifestó:

«Necesitamos una nueva manera de tratarnos los unos a los otros, y de tratar a nuestro medio ambiente, a nuestro planeta, a nuestra Madre Tierra». Por ende, aseguró que existe la necesidad de formalizar nuevos delitos, como el ecocidio (crimen ambiental) y el patrimonicidio (crimen económico).

El juez afirmó que la única esperanza para el mundo globalizado es tener la Corte Penal Internacional y fortalecerla.

«La CPI es un gran logro en la historia de la humanidad; pero, desafortunadamente, la CPI y el Estatuto de Roma es afectado por lo que yo llamo la enfermedad de esquizofrenia, que es caracterizada por la existencia de requisitos contradictorios», alegó.

Mindua explicó que la CPI es producto del Estatuto de Roma pero que solo es vinculante para los Estados Partes, no para el orden mundial. «Hay una urgencia para alcanzar la universalidad real».

(Ver conferencia)

Compromiso con la Justicia Penal Internacional

El fiscal adjunto de la Corte Penal Internacional, James Kirkpatrick Stewart, presentó un informe de las medidas que la Fiscalía de la CPI actualmente ha tomado para reforzar su eficacia.

«El propósito del enjuiciamiento efectivo es contribuir a la prevención», expresó Kirkpatrick, y agregó que el objetivo, el cual es compartido por los Estados y por la CPI, es poner fin a la impunidad de los perpetradores de los crímenes internacionales.

También explicó que para ejecutar las actividades, la Fiscalía desarrolla políticas para garantizar la trasparencia y coherencia del trabajo, a su vez, la capacitación del personal en función de esas políticas, entre las que mencionó la selección y priorización de casos.

 

El fiscal reveló, entre los puntos resaltantes, que en este momento la Fiscalía no cuenta con suficientes recursos, y las limitaciones financieras que enfrentan los Gobiernos han hecho que sea un desafío asegurar una financiación suficiente para el desempeño de sus labores.

Alegó que el nivel de apoyo y cooperación que recibe la Fiscalía afecta directamente su eficacia.

«La cooperación depende, finalmente, de la voluntad de los Estados Parte y otros, para apoyar a la Corte, y del nivel de su compromiso con la justicia penal internacional», enfatizó Kirkpatrick.

(Ver conferencia)

La justicia no conoce fronteras

El profesor Santiago Castellá, académico de la Real Academia Europea de Doctores, habló sobre el papel del Consejo de Seguridad de la ONU y el derecho de veto.

Castellá manifestó que desde un principio era cuestionable la conformación del Consejo de Seguridad, y aseguró que «sigue siendo poco representativo un mundo donde la paz y la seguridad la pueden decidir solo cinco Estados».

En relación al derecho de veto, el académico dijo que es preciso someter al control jurisdiccional de la CPI la utilización de este poder; además indicó que el Sistema de Derechos Humanos tiene que avanzar entrando en el Consejo de Seguridad creando un tribunal universal de derechos humanos.

«La justicia es un criterio ético universal que no conoce de fronteras».

(Ver conferencia)

Esclarecer la verdad y reparar el daño

Para hablar de la justicia transicional tuvo la palabra el catedrático Camilo Montoya Reyes, magistrado del Consejo Superior de la Judicatura de Colombia.

«Un conflicto se considerará solucionado cuando –además de esclarecer la verdad– es necesario reparar el daño, restablecer el derecho quebrantado», explicó que ese es el principio de la justicia transicional.

Foro en Madrid
Montoya señaló que es esencial establecer la verdad como criterio de justicia y ejecutar programas de reparación holística para las víctimas, que reparen el daño de manera integral.

 

Agregó que para garantizar la no repetición de las graves violaciones masivas de derechos humanos, es necesario que la justicia transicional vaya con un sustrato político y un sustrato de reforma institucional.

(Ver conferencia)

 

Instrumento para alcanzar la paz mundial

«El Derecho Penal Internacional y los instrumentos de protección de los derechos humanos han traído consigo la globalización de la justicia».

Con este pensamiento, el académico Eyder Patiño, magistrado de la Corte Suprema de Justicia de Colombia, se basó en los alcances de la Corte Penal Internacional.

 

Patiño mencionó que actualmente son cerca de 10 las naciones que se hallan bajo examen preliminar de la CPI; entre las que mencionó su país por posibles crímenes de lesa humanidad y de guerra, cometidos por grupos guerrilleros y paramilitares.

 

«La Corte Penal Internacional es un importante instrumento para alcanzar la paz mundial», aseguró; y alegó que las sentencias oportunas y justas tendrán una función de prevención general, serán disuasorias del delito.

No obstante, el magistrado indicó que la CPI requiere del apoyo de la comunidad internacional; y para fortalecerla, dijo que es vital el trabajo en conjunto con los Estados, que los Gobiernos brinden cooperación efectiva en el área judicial, política y diplomática.

Asimismo, planteó que es importante que se examine la viabilidad de trabajar de la mano con las ONG y que estas hagan saber sus opiniones sobre asuntos específicos de competencia del alto tribunal.

(Ver conferencia)

Justicia para la concreción del valor supremo

El procurador general de la República de Colombia, Fernando Carrillo Flórez, habló sobre el proceso de paz en su país, enfocándose en el papel de la comunidad internacional y el sistema de justicia en este asunto. Expresó:

«La jurisdicción internacional, el Estatuto de Roma y la lucha universal por los derechos humanos, en este momento pasa necesariamente por el éxito de nuestro proceso de paz en Colombia».

Carrillo dijo que para la vigencia de la democracia y del Estado de derecho se debe tener como elemento fundamental la garantía de los derechos ciudadanos, en donde la dignidad del hombre conduce la acción del Estado; aseguró que este fue el propósito que llevó a Colombia al proceso de paz.

 

También mencionó que la justicia es un elemento esencial para el desarrollo, el cual supone la vigencia y garantía de los derechos fundamentales.

Hizo énfasis en que se debe trabajar por la consolidación de la justicia como un valor orientado siempre hacia la concreción del valor supremo de la paz.

(Ver conferencia)

Panel: Propuestas para la democratización de la ONU

foros judiciales internacionales

El Foro Judicial destinó un panel para la presentación de nuevas propuestas sobre la democratización de la ONU, el cual estuvo moderado por la Dra. Erika Torregrossa, Vicepresidenta de la Comisión de Justicia Penal Internacional del Colegio de Barcelona y conformado por:

- Fernando Olivan, Profesor de Derecho Público y Derecho Constitucional de la Universidad del Rey Juan Carlos

-Joaquín Giménez García, magistrado del Tribunal Supremo de España.

-José Luis Rodríguez Villasante, director del Centro de Estudios de Derecho Internacional Humanitario de la Cruz Roja Española.

-Franco Marcelo Fiumara, juez del Tribunal en lo Criminal – Argentina.

-Tommy Calvert, alto magistrado del Condado de Texas – Estados Unidos.

Los planteamientos para democratizar la ONU se enfocaron en la reforma y democratización del Consejo de Seguridad. Entre las propuestas: Eliminar el derecho al veto - Admitir el poder de veto si dos miembros permanentes están de acuerdo - Incluir más miembros permanentes en el Consejo y se considere la representación regional con la intervención de la OEA y la Unión Africana.

Entre las posturas, la participación de Japón, África y Alemania en el Consejo como miembros permanentes.

(Ver Panel)

 

Detalles

Fecha: 
access_time Viernes, Mayo 12, 2017