Con gran éxito finaliza el Encuentro Juvenil Internacional “La Música Trayendo Paz y Alegría a Nuestros Corazones”Embajada Mundial de Activistas por la Paz

Con gran éxito finaliza el Encuentro Juvenil Internacional “La Música Trayendo Paz y Alegría a Nuestros Corazones”

En el último ciclo del Encuentro, los jóvenes participaron activamente de las temáticas que se desarrollaron a lo largo del día. Los talleres de capacitación del ultimo día estuvieron a cargo del profesor Osmín Rodríguez y de los Lic. Martín Franco y Williams Romero.

Los facilitadores del proyecto “El poder de la música para la Paz y felicidad del Ser Humano Integral” hicieron en este día un recorrido por la historia de la humanidad.  El Lic. Martín Franco trazó una línea en el tiempo y, paso a paso, señaló los cambios musicales de los periodos históricos hasta llegar a la Era actual.

La música arcaica, la música en Grecia, la Edad Media, el Renacimiento, la música en el Barroco, el Clasicismo del siglo XVIII, el Romanticismo y el siglo XX fueron algunos de los tópicos más centrales. Siendo igualmente importante señalar personajes como Martín Lutero o la influencia musical africana en Occidente.

Una de las conclusiones de su intervención indica que “la respuesta musical tiene un vasto campo de acción de la experiencia humana y ofrece unas perspectivas muy interesantes para comprender tanto la naturaleza de los estímulos musicales como la reacción del ser humano expuesto inevitablemente a ellos”.

En la continuidad de la jornada, el profesor Osmín Rodríguez disertó sobre los géneros musicales y las características dentro de cada uno; instrumentos predominantes según la clasificación musical y los principales exponentes.  Algunos de los géneros expuestos correspondieron al jazz, blues, rock and roll, rap y reggaeton; realizando muestras en el piano para evidenciar mejor las diferencias musicales.

Los jóvenes se concientizan que la música es un transmisor de valores universales

Para el Lic. Williams Romero, siguiendo la filosofía del Dr. William Soto, la música tiene el valor de la vida. Es imposible pensar en una sociedad de movimiento o un planeta Tierra que genera vida todos los días, sin considerar que cada aspecto de la cotidianidad tiene su propio sonido y su propia pulsación.

Dentro del Proyecto: El poder de la música para la Paz y felicidad del Ser Humano Integral, se proyecta de vital importancia canalizar la música para lograr efectos que sean de beneficio para el individuo, la familia, la sociedad y la armonía con la Madre Tierra.

“La sociedad actual es una de las más agresivas de la historia. La violencia es uno de los problemas que afrenta la sociedad en nuestros días; situación que se evidencia mediante las cifras que obtiene la Organización Mundial de la Salud (OMS), de las cuales se puede afirmar que el incremento de los actos violentos es un grave problema mundial”.

En su exposición, el Lic. Romero enfatiza con ejemplos cómo la música tiene un sentido nacional o patrio, contribuye para aflorar la solidaridad entre los individuos o despertar el amor entre las personas; pero también expone una realidad negativa al presentar las razones del porqué actualmente se considera que la música es un arte que cada vez es menos arte; cada vez más agresiva, vacía, y producida para satisfacción de necesidades transitorias.

Al cierre de los talleres el Presidente Ejecutivo de la EMAP agradeció a Venezuela por su hospitalidad y señaló: “Queremos tener música positiva para obtener resultados positivos de paz, amor y felicidad. La experiencia en Venezuela es completamente positiva”.

Con la presentación de la Orquesta Sinfónica de la Embajada Mundial de Activistas por la Paz se da el cierre oficial al Encuentro Juvenil que congregó culturas en un solo lenguaje universal.

Bajo la dirección del profesor Osmín Rodríguez, la batuta marcó el inicio de las notas musicales que interpretaron más de 40 jóvenes de diferentes países; todos convocados a conformar la Orquesta Sinfónica de la Embajada Mundial de Activistas por la Paz.

El idioma, la nacionalidad o la cultura no fueron obstáculo para construir un grupo consolidado de jóvenes músicos que guiados por sus partituras interpretaron al compás del director 20 piezas musicales; entre ellas “Lamento Borincano”, “Libre” y “Alma Llanera”.  Todas con arreglos musicales del profesor Osmín Rodríguez.

La afinación de los instrumentos en la frecuencia de la Paz y la interpretación de letras con mensajes positivos, permitieron concluir en las notas de la Sinfónica que la música es un Poder que transforma mentalidades, sentimientos y acciones.

Una orquesta sinfónica es el mejor ejemplo de dirección, disciplina, solidaridad, respeto y unidad que pueda existir, señaló el Director Ejecutivo de la EMAP al finalizar el concierto.

En un acto simbólico, y en agradecimiento por el esfuerzo de los jóvenes al llegar hasta Valencia para integrarse a la orquesta, el profesor Osmín Rodríguez cedió la batuta al Dr. William Soto, y allí, y en una nota musical sostenida, la orquesta sonó hasta que se marcó la señal de silencio.