Colegio Colombo Hebreo recibió la placa de la familia HalstuchEmbajada Mundial de Activistas por la Paz

Colegio Colombo Hebreo recibió la placa de la familia Halstuch

La placa itinerante del proyecto HUELLAS PARA NO OLVIDAR, hizo presencia en el Colegio Colombo Hebreo de Bogotá, donde las nuevas generaciones teniendo conocimiento de su pasado, puedan concientizarse y aportar cambios para salvaguardar su identidad, su derecho fundamental de existencia así como lo tiene el resto de la humanidad, y evidenciar el momento histórico actual en donde somos muchos actores haciendo parte de esta defensa de derechos universales, por lo cual debemos mantener y reafirmar esos lazos de unión en torno a ese propósito.

“No serás víctima, no serás victimario, no serás testigo pasivo,” fueron las magníficas palabras de la Dra. Stella Coiffman. Y después de una magnífica exposición de los acontecimientos históricos, brindada conjuntamente con el rabino Alfredo Goldschmidt, el DR. JORGE ALBERTO MEJÍA, rector del colegio, al referirse a la Shoá como un imperativo histórico, social y sobre todo moral que tiene la humanidad, afirma: “Este proyecto no es otra cosa que la implementación de este mandato fundamental.”

El señor rector resaltando la importancia de involucrar a la juventud, instó:

“Que la Shoá nos recuerde los extremos a los que puede llegar el racismo y la intolerancia; por lo tanto, nosotros como educadores y padres de familia, debemos de entender que acciones como ésta carecen de sentido si no inculcamos en estos muchachos un profundo respeto por las diferencias culturales, religiosas, raciales y sociales.”

El joven alumno Joey Sasson narra su experiencia al presenciar personalmente con sus compañeros, los campos de concentración Auschwitz, Treblinka y Majdanek en Polonia. Al referirse a la placa de la familia Halstuch, agrega:

“Ellos con sus manos grabadas en esta placa exigen la verdad, callar el silencio al miedo y la indiferencia de todas las sociedades quienes han consentido la violencia, inclusive la sociedad colombiana.”

“Un país que nació y que se levantó de esas cenizas del Holocausto, un país cuya existencia es la única garantía que tenemos hoy día para que un Holocausto no suceda,” fueron las palabras iniciales del embajador de Israel en Colombia, Sr. Yoed Magen, quien también resaltó que “es crucial la enseñanza y educación de las nuevas generaciones para que estén conscientes del resultado devastador que puede tener el odio, el racismo y el fanatismo.”

El Nuncio Apostólico, Monseñor Aldo Cavalli, haciendo un recuento de otros genocidios en Ruanda, entre los hutu y los tutsi, señala: “Cuando uno vive, actualiza y asume, hace de verdad memoria. ¿Por qué? Porque se pone en primera persona: víctima, victimario, testigo pasivo. Me pongo en primera persona para actuar en primera persona lo que vivo. Actualizo y asumo.”

Finalmente el Dr. Soto hace referencia al negacionismo, ofensa para las víctimas y sobrevivientes, pero de otro lado la necesidad de propagar la historia y no repetir el silencio. En su mensaje dirigido a los jóvenes, agrega:

“Siéntanse orgullosos de su pasado, de su raza, de su historia, y luchen por hacer de su nación un pueblo más grande cada día.”

Detalles

Fecha: 
access_time Miércoles, Septiembre 12, 2012