Embajada Mundial de Activistas por la Paz

Brasil apoya la campaña “En la Sangre está la Vida”

Son varios los países latinoamericanos que respaldan la campaña “En la Sangre está la Vida”, promovida por la Embajada Mundial de Activistas por la Paz (EMAP); este es el caso de Brasil, quien según la Organización Panamericana de la Salud (OPS) se encuentra entre los tres países con mayor porcentaje de donantes voluntarios de sangre en América Latina, posicionando el 18% de la población como donantes habituales de sangre.

En relación a lo mencionado, para aumentar este promedio la EMAP llevó a cabo en dicho país la 4ta. Maratón Internacional de Donación de Sangre “En la Sangre está la Vida”, partiendo de la necesidad de este líquido tan vital y educando sobre la importancia de donar sangre en las regiones: Minas Gerais, Goiás, Ceará, São Paulo, São José dos Campos, Roraima y Acre, adecuando de esta manera una cultura altruista.

En lo relativo al equipo humano, participaron los Activistas por la Paz, quienes visitaron diferentes instituciones educativas. Cabe mencionar el apoyo de instituciones públicas y privadas en la jornada de donación de sangre facilitando los espacios físicos, entre ellos: el ejército, el cuerpo de bomberos y empresas privadas, donde más de 500 unidades de sangre fueron efectivas.

Como parte de la difusión de la jornada, los medios de comunicación cumplieron un papel importante para alcanzar las metas establecidas en las donaciones de sangre. Entre los medios impresos y digitales se presentaron Agencia AC y Gazeta Alerta, asimismo, el programa de televisión Bom Dia Rio Branco, y las televisoras TV Rio Branco y Globo TV.

En la localidad de Boa Vista, los activistas realizaron un esfuerzo por encontrar donantes de sangre tipo RH negativo, debido a que éste es compatible con todos los grupos sanguíneos, constituyendo así la formación del Club del Donante Negativo. Tras la intención de conseguir más unidades de sangre efectivas, favorece a este país lo establecido en el renglón de edades para donar sangre, actualmente a partir de los 16 años de edad, posibilitando el incremento de las donaciones en los jóvenes.