34.270 asistentes en la 1ª edición de las Ferias por la Paz de la Madre Tierra en ColombiaEmbajada Mundial de Activistas por la Paz

34.270 asistentes en la 1ª edición de las Ferias por la Paz de la Madre Tierra en Colombia

La EMAP Promovió la celebración del Día Mundial de la Educación Ambiental en 34 ciudades

Con el propósito de promover la importancia de la formación de ciudadanos con valores ambientales, la Embajada Mundial de Activistas por la Paz (EMAP) desarrolló 43 Ferias por la Paz de la Madre Tierra, en la República de Colombia, por motivo de la celebración del Día Mundial de la Educación Ambiental.

La semana del 26 de enero, día instaurado por la ONU (1975) para dicha celebración, se registró la primera edición de estas Ferias en 34 ciudades de la nación, así como en otros países de América y Europa. Esta actividad constituye una línea de acción del Programa Internacional “Hijos de la Madre Tierra” que desarrolla la EMAP en favor de la formación de una cultura de ciudadanía verde sustentable y en armonía con la Madre Tierra. (Leer: Programa Internacional Hijos de la Madre Tierra)

La feria ambiental fue expuesta en colegios, parques y zonas públicas, mediante el despliegue de seis módulos construidos de forma creativa con materiales reciclados, a través de los cuales se desarrollaron exposiciones, y la exhibición de obras artísticas, decoraciones, utensilios y demás diseños, bajo el enfoque de las 5R (Reciclar, Reducir, Reutilizar, Rechazar y Reeducar), las cuales capturaron la atención y la participación de 34.000 personas aproximadamente.

Los Activistas por la Paz de la nación, desarrollaron estos eventos en unión a instituciones educativas, autoridades académicas, y voluntarios de diversos organismos públicos, privados y de la sociedad civil; quienes respaldaron este movimiento que generó una experiencia educativa ambiental diferente para niños, jóvenes y adultos.

Los jóvenes “Guardianes por la Paz de la Madre Tierra, voluntarios de la EMAP, fueron los encargados de presentar cada uno de los módulos, contextualizados en temas como: El reconocimiento de la Madre Tierra como un ser vivo y el respeto de sus derechos, los valores de las 5R, acciones para el cuidado y restauración de los recursos naturales, los objetivos del Programa “Hijos de la Madre Tierra”, entre otros.

Activismo y unión por un compromiso ambiental

Los recintos educativos en los que se desplegaron las ferias, consideraron éstas, como una oportunidad pedagógica especial para iniciar el nuevo año escolar, por lo cual constituyeron la mayoría de los escenarios de exhibición. Tan sólo en Bogotá, capital del país, se registraron 4 Ferias en un día, con una recepción de 15.100 estudiantes.

De igual manera, diversas empresas y organizaciones reconocieron la importancia de generar conciencia en la ciudadanía por medio de estas actividades educativas; entre ellas, la Secretaría Distrital de Ambiente de Bogotá y de Neiva, la Corporación Autónoma del Alto Magdalena (CAM) de Huila, el Plan de Gestión Integral de Residuos Sólidos del Municipio de Santiago de Cali, la Policía Ambiental de Cúcuta, así como líderes ambientales, bomberos, Defensa Civil, y medios de comunicación, que se unieron en apoyo al movimiento. 

Formas de expresión ambiental

Diversas formas adquirieron las exposiciones de los módulos, desde carteleras hasta maquetas de la Madre Tierra en relieve, en las diferentes ciudades. En el municipio de La Hormiga fue elaborada una gran escultura de la Pachamama; en Fusagasugá un burro fue bautizado por los niños como “Tomás”, hecho de botellas de refrescos; el títere “Cedrín” que cautivó también a la audiencia infantil en el Putumayo.

En Neiva, aprovecharon el icopor (foam) desechado por las industrias pesqueras para convertirlo en un zoológico, el cual fue presentado en el cuarto módulo, que incluye la brigada de la biodiversidad animal, mientras que un árbol en alto relieve fue exhibido en El Doncello, Caquetá.

En Barranquilla, fue realizada una ola de dos metros con CD reciclados para la brigada de la hidrósfera; como también es preciso mencionar la actividad llevada a cabo en el Colegio Metropolitano, en el Eco parque (Aula Ecológica), que constituye un ambiente totalmente silvestre, con guacamayas, loros, monos Tití, patos y tortugas; lugar en el cual estudiantes con discapacidad auditiva interactuaron sobre la importancia del cuidado, protección y restauración de la Madre Tierra.

En Riohacha, capital del Departamento Indígena, se realizó la Feria por la Paz considerando las costumbres de la Comunidad Wayuu; en este sentido, los módulos fueron elaborados en forma de chozas, entre otras obras.

En cada Feria, el quinto módulo, dedicado a las 5R, mostró una nueva dimensión a los visitantes, mediante ingeniosas, numerosas y sencillas alternativas, para reciclar y reutilizar; mientras que el sexto módulo cautivó la sensibilidad de muchos, al exhibir la participación artística de niños entre 4 y 12 años, que plasmaron sus manitas y frases como "Yo te amo, Madre Tierra", con más de 2.000 dibujos; sobresaliendo la participación de las dos sedes de básica y primaria en Anapoima, en donde participaron alrededor de 580 niños.

Las Ferias por la Paz de la Madre Tierra involucraron diversas voluntades

Entre las voluntades destacadas, se registró en Santa Marta la participación de la Empresa de Servicios Públicos de Aseo (ESPA); también la Policía Ambiental, organismo que realizó una sensibilización sobre el uso razonable del agua, la cual fue oportuna, en consideración de la sequía en la Costa colombiana (una de las más fuertes de los últimos 10 años).

En Montería, acudieron personalidades del Gobierno a la Feria realizada en el parque principal, quienes aprovecharon la oportunidad para expresar la necesidad de construir pozos profundos en las zonas de mayor riesgo de sequía, con el fin de evitar una emergencia de mayor magnitud ambiental en el departamento.

En Santiago de Cali, el DAGMA y el Programa Estatal “Cali Biodegradable”, junto a los Activistas de la EMAP, enseñaron los principios comunes para preservar y mejorar el entorno. Asimismo, rectores, docentes, biólogos, profesionales, estudiantes y diferentes asistentes, se unieron para aportar soluciones y acciones continuas en pro de una cultura de ciudadanía verde; con este fin, en varios lugares de la nación, diversas instituciones educativas solicitaron a los coordinadores de la EMAP que los módulos se siguieran presentando.