Lic. Norma Vera | Foro "Educar para Recordar" Universidad Club Militar Los Trupillos, Santa Marta, Colombia

MODERADOR

Señoras y señores tengan todos muy buenos días, en nombre de la rectoría, la vicerrectoría de Extensión y Proyección Social, la especialización en Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario y la maestría en Promoción y Protección de Derechos Humanos de la Universidad del Magdalena, en asocio con la Embajada Mundial de Activistas por la Paz, le damos la más cordial bienvenida a este foro universitario: Educando para no Olvidar, el Holocausto, paradigma del Genocidio.

Los invitamos a ponerse de pie para entonar las notas del himno de la República de Colombia.

Saludamos a quienes nos acompañan en la mesa principal: la Licenciada Especialista Norma Vera Salazar, Directora de Desarrollo Social y Productivo de la vicerrectoría de Extensión y Proyección Social de la Universidad del Magdalena; el Dr. William Soto Santiago, Embajador Mundial de Activistas por la Paz; el Dr. Carlos Payares, Secretario del Gobierno Distrital en delegación del Alcalde Distrital Carlos Eduardo Caicedo; el Magistrado Carlos Milton Fonseca Lidueña, coordinador de la especialización en Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario y de la maestría en Promoción y Protección de Derechos Humanos de la Universidad del Magdalena; el Dr. Camilo Montoya, Procurador Delegado ante la Corte Suprema de Justicia.

Bienvenidos sean todos, iniciamos este evento importante en el día de hoy con la presentación ante ustedes, del video institucional de la Embajada Mundial de Activistas por la Paz.

Iniciamos este foro universitario: Educando para no Olvidar - El Holocausto, paradigma del Genocidio, con las palabras de apertura a cargo de la Directora de Desarrollo Social y Productivo de la vicerrectoría de Extensión y Proyección Social de la Universidad del Magdalena, la Licenciada Norma Vera Salazar.

 

LCDA. NORMA VERA SALAZAR

DIRECTORA DE DESARROLLO SOCIAL Y PRODUCTIVO DE LA VICERRECTORÍA DE EXTENSIÓN Y PROYECCIÓN SOCIAL DE LA UNIVERSIDAD DEL MAGDALENA

Muy buenos días a todos y a todas, de parte del señor rector de la Universidad del Magdalena; doctor William Soto Santiago, embajador Mundial de Activistas por la Paz, reciba un caluroso saludo de bienvenida, un gran recibimiento de parte de la Universidad del Magdalena, manifestarle que las puertas de la universidad están abiertas para Ud. y la gran labor humanitaria que realiza.

De igual manera, queremos saludar al doctor Carlos Payares, primera autoridad del distrito, en este caso, secretario del interior, al magistrado Carlos Fonseca, magistrado Penal y Director de la Maestría en Derechos Humanos de la Universidad del Magdalena y, de igual manera, al doctor Camilo Montoya, Procurador Delegado ante la Corte Suprema de Justicia.

Queremos, de parte de la Universidad del Magdalena, dar un caluroso saludo a la comunidad judía residente en la ciudad de Santa Marta, también manifestarles que tenemos muchísimo que aprender nosotros como universidad, de esta maravillosa labor humanitaria que realiza el doctor William Soto Santiago.

No somos muy diferentes, al final la historia nos muestra que las víctimas del holocausto nazi, son las miles de víctimas que hay en todo el mundo, de personas, de seres humanos que diariamente, producto de la guerra macabra, del genocidio y de las atrocidades que cometemos como seres humanos, todos los días nos invitan a encontrarnos y a darnos cuenta que existe la necesidad ardua y emergente de negociar, de concertar.

Nuestro país está pasando por un momento histórico en el que el proceso de activistas mundiales por la paz, tiene mucho que enseñarnos; qué bueno que estén aquí las fuerzas militares y los representantes de la policía y del ejército, porque es necesario que en este país aprendamos de estas maravillosas experiencias de memoria, de reencuentro y de reconocimiento para que entendamos que solamente una perspectiva de Derechos Humanos es la que puede garantizar el equilibrio, la equidad y la tan anhelada paz.

Nosotros como ciudad y como departamento, somos un territorio que hemos sufrido muchísimo, tenemos en Santa Marta registrada más de once mil desplazados producto del bloque resistencia tayrona. Aquí a 45 minutos, más de 25 masacres, miles de asesinatos y desaparecidos, miles de hechos de memoria, que aún en nuestra sociedad, no hemos aprendido ni siquiera a reconstruir. Parecería que aquí nos sucede como en “Cien años de soledad” y, tenemos la enfermedad del olvido, ni siquiera hemos aprendido a mencionar las cosas por su nombre, nos toca colocarle un papelito a cada víctima, como en “Cien años de soledad” y en Macondo para poder recordar.

La Universidad del Magdalena viene haciendo grandes esfuerzos en este sentido, la maestría en Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario que dirige el doctor Carlos Milton Fonseca, es uno de estos primeros compromisos. Tenemos como universidad, una postura abierta y decidida y es una política rectoral, es una política del plan de desarrollo vigente, para garantizar, primero, que nuestras víctimas, garanticen la posibilidad de que la memoria se reconstruya y de que estos actos y estos hechos de barbarie no se vuelvan a repetir en nuestra región. Tenemos un compromiso a través del Museo de Artes de la Universidad del Magdalena con diversas muestras como la que inauguramos el día de ayer, muestras de la memoria, que no solamente nos retrotraen episodios nefastos de la historia como la del Holocausto nazi, sino que también nos traen recuerdos inmediatos, como el de las víctimas que tenemos en Santa Marta y Magdalena.

Estamos total y completamente comprometidos en este proceso de construcción de paz, pero entendemos que como universidad no podemos quedarnos allí, por eso nuestros programas de formación definieron este año como parte de nuestro plan de ciencia y tecnología, un enfoque transversal de Derechos Humanos.

Definimos para el 2015, tres estrategias de reconstrucción de memoria y sobre todo, una amplia voluntad política institucional para garantizar que nuestras víctimas tengan la posibilidad de acceder a la tan anhelada verdad, justicia y reparación; y que aún más, nosotros como universidad, que pusimos el pecho y tenemos tres víctimas del conflicto armado: un decano, un estudiante y un vicerrector que hoy, tres edificios es lo único que queda de ellos, con su nombre, pero que en últimas, eso no les genera a las familias la paz y la esperanza que podríamos haberles garantizado con su vida.

Quiero después de esta intervención corta, pero muy sentida, porque cuando veía el video no podía sentir más que tristeza y desolación, porque realmente la historia del genocidio nazi se parece a la historia de todas las víctimas en todas las latitudes, en todos los lugares, en todas las partes del mundo, seguimos sufriendo, seguimos poniendo nuestras madres, nuestros padres y nuestros hijos; sin embargo, creo que el doctor William Soto Santiago, nos da una experiencia y una lección de vida, pero hace falta más.

Como sociedad civil, como fuerzas militares, como organizaciones de base y como universidad, hay una gran apuesta por construir para la anhelada paz de este país, pero también por las memorias de las víctimas. Santa Marta es la tercera ciudad con mayor población desplazada del país; el bloque armado, resistencia tayrona, cometió la mayor cantidad de violaciones contra mujeres, son alrededor de 500 casos registrados.

Hay mucho por hacer, hay mucho por reconstruir, hay mucho que hacer en términos de política pública, pero sobre todo, hay muchas fuerzas que aunar para garantizar que los próximos 10, 15 años, les podamos legar un mejor territorio a nuestros hijos.

Muchísimas gracias doctor Santiago, muchísimas gracias doctor Fonseca y doctor Camilo Montoya y doctor Payarés por esta invitación y cuenten con la Universidad del Magdalena para que podamos seguir generando estos ejercicios de memoria.

Muchísimas gracias a ustedes.