José Manuel Bóbeda | La política exterior y la diplomacia parlamentaria como medios de resolución de conflictos para el establecimiento de la paz.

José Manuel Bóbeda | La política exterior y la diplomacia parlamentaria como medios de resolución de conflictos para el establecimiento de la paz.

Video Relacionado:

 

[Saludo en guaraní] La traducción en el idioma que nos colonizó es: Desde la patria paraguaya les traigo, desde el fondo de esa tierra, ¡un abrazo y un apretón de manos!, para simbolizar la unión indisoluble de nuestros pueblos en estos tiempos modernos. Muchas gracias.

¡Qué satisfacción estar aquí y qué honor para mí, para mi familia, para mi patria, representar al pueblo en esta ocasión maravillosa, llena de sentimientos, de gente hermosa, que manifiesta exteriormente esa solidaridad y armonía que nos caracteriza a nosotros los seres humildes, patriotas!

Y dirán ustedes: ¿por qué un militar está aquí dando de política exterior, desarrollo, planes para llevar a cabo en su ejecución acciones que puedan beneficiar al buen vivir decoroso de todo el pueblo?

No me olvidé de ninguna autoridad, querida Gabriela. Es un honor para mí estar aquí, y también a nuestro embajador Gil y a todos los panelistas.

Qué ejemplo maravilloso podemos tener en nuestra misma CUMIPAZ. Esto es un factor muy importante que tenemos que tener en cuenta. Esta organización fue a cada región, a cada país, a cada local, a establecer los puntos a tener en cuenta para formar y organizar con objetivos permanentes, y llegar a esto que estamos acá: una reunión maravillosa; en guaraní se dice una aty porã.

Y una vez y dos veces y tres veces ir y venir. Es por eso que yo, mi querido hijo, William Paras y tu querida esposa, la señora Kárita, también tienen un lugar en nuestro corazón, allá entre los que te queremos verdaderamente.

El éxito se debe a todo el equipo, y voy a… valga como introducción en este momento así tan... esta hora así tan difícil; pero abramos nuestros corazones y escúchenme a mí que soy un representante de la raza guaraní; soy la mezcla del capitán español con una indígena, una hermosa mujer guaraní; y como decía el compañero de Perú: por la sangre me corre, por la sangre carmesí, de color fucsia, me corre la sangre guaraní.

Por eso es que me atrevo, un oficial de estado mayor, un oficial de caballería, venir a hablar de estos términos en estos temas importantísimos, teniendo como ejemplo nuestra organización, de lo cual soy mensajero de la paz, afortunadamente y por gracia de Dios, ya unos años atrás: tengo la oportunidad de hablar sobre asuntos referentes a la política legislativa y los otros estamentos para, en una armoniosa confrontación de ideas, en un debate que generalmente hay controversias, llegamos generalmente a conclusiones que puedan valer para la felicidad de nuestro pueblo.

Nosotros, en la República del Paraguay, en el Congreso de la República, tenemos integrados a comisiones como la Organización de Estados Americanos, Naciones Unidas, Parlasur, Unasur, ParlAmericas, Parlatino, comisiones de amistad entre todos, casi todos los países del mundo; somos sencillos, pero también ponemos nuestro grano de arena.

Hablar de política y hablar de continuación de los hechos en lo que tanto rechazamos: que es la guerra, la lucha armada, que ocasiona muerte, que ocasiona terror... Nosotros votamos por la vida, nosotros votamos por la vida y el pueblo paraguayo está decidido con dignidad a vencer esas adversidades y luchar contra los bandoleros; porque nosotros no le tratamos de guerrilleros a los que están secuestrando a nuestras familias en el norte de la República, les tratamos como bandoleros, y así serán tratados. Ellos no tienen una idea de tomar el Gobierno de la República con una ideología sana, que pueda fortalecer el bienestar del pueblo, sino creando caos, fortaleciendo a los maleantes, propiciando así la caída del Gobierno, que generalmente tiene también sus problemas que tienen que solucionar a diario.

Tenemos la concurrencia de casi todos los países del mundo con las embajadas y tenemos buen relacionamiento; el legislativo proyecta leyes y tenemos la coordinación y la integración de comisiones asesoras entre el ejecutivo y el legislativo, y entre la justicia y el legislativo. Eso todo por constitución está a cargo del señor vicepresidente de la República.

El poder ejecutivo en la persona de su excelencia, el señor presidente de la República, es el responsable de la política exterior, así como en casi todos los países y con la Constitución nacional.

Esta Constitución fue sancionada el 20 de junio de 1992, después de venir de un largo sufrimiento, diríamos, de donde estaban restringidas nuestras libertades, nuestros derechos humanos; hoy día por lo menos podemos hablar, podemos criticarnos, inclusive ofendernos, y la prensa haciendo de las suyas también para poder vender más y vender más; y nosotros, los que le damos el gusto y la satisfacción de que nos pongan en sus planas, en sus informes.

La tierra y el hombre, ese es el objetivo de toda política, de coordinar todo el esfuerzo para llegar a tener una vida digna. El trato de los residuos, los desechos orgánicos e inorgánicos, importantísimo; en la República del Paraguay tenemos un grave problema en eso; pero un ejemplo no más, quiero dar; y gracias a una asesoría de una doctora especialista en relaciones exteriores, me dijo que... me recordó que... y quería que cite que el reciclaje de la basura hoy día están en París: ciento cincuenta miembros de una orquesta que está… cuyos instrumentos están hechos de residuos. Una lata de carne ahí figura en un violín, una lata de leche en polvo también, en fin. Es instar a la gente que aproveche todo esto para mejorar la vida y dignificar al pueblo.

La diplomacia en la República del Paraguay desde antaño hemos tenido la satisfacción en épocas del dictador, doctor Gaspar Rodríguez de Francia, de recibir a Gervasio Artigas, un caudillo oriental; y ha ido al interior de la República y ha enseñado a la gente a escribir, a leer, a vivir como gente teniendo las condiciones de aseo, de vivir como verdaderamente debe vivir una persona; allá en la región de Curuguaty, en un departamento de la República, todo es Gervasio Artigas, Treinta y Tres Orientales, y en fin, nos enseñó mucho; y con mucho cariño lo recuerdo ahora.

Así también al sabio Bonpland, que ha dado mucho, e inclusive con ayuda de los indígenas, de nosotros, ha descubierto las bondades de la yerba, de la vegetación, de los remedios de las yerbas, como por ejemplo el ka'a he'ẽ [caá jeé], que es la estevia, que ahora está plantándose en todo el mundo, y este es oriundo de la República del Paraguay, de su tierra colorada, hermosa, con mucho nutriente.

Esa cultura de la medicina rural, diríamos, es importante porque nos da nuestra identidad. Nosotros no desechamos la medicina moderna ni la tecnología de punta, absolutamente, pero eso es una importancia capital que se tiene en cuenta.

Otro tema también que puedo decirles es la libre determinación de los pueblos. El Paraguay respeta absolutamente y no critica, de ninguna manera, la acción que pueda tener un determinado pueblo, la libre determinación, la libertad, nosotros votamos por la libertad absoluta. ¿Será que mi voz fue la que…? [Hace referencia a un sonido producido en la sala]

Me estoy regulando, yo les confieso que me estoy regulando, porque en veinte minutos algo tan importante…, también puedo bosquejar en un cuadro sinóptico, en una manifestación exterior oral, puedo decir; no me voy a hacer acá, a mandar la parte a juntar términos difíciles; porque todos los que pasaron hasta ahora, estos magníficos oradores, yo me quedé con el miedo natural; el de valiente es vencer al miedo y me creo un valiente ahora, porque quién me diría que no le tembló la pierna estando acá; al más ducho y al más varón y a la más mujer le habrá temblado los tobillos, por lo menos, porque es una emoción muy grande; conste que soy soldado y soy líder, y he conducido a la tropa.

Inclusive, quiero contarles una pequeña anécdota también, que fue - tuvo repercusión internacional, la revolución, que fue el epílogo de las aspiraciones más legendarias del pueblo de vivir libre:

El 2 de febrero del año 1989 cayó la dictadura, y yo era soldado, comandante de una base de fuego, era mayor de Estado Mayor, empleamos un regimiento de caballería y sacamos al dictador. Lastimosamente tuvieron que morir mucha gente. Thomas Jefferson decía que la democracia es un árbol que se riega con sangre de mártires. Ojalá que no se riegue más con sangre de mártires, estamos viviendo bien ahora, ojalá que no haya más muertos; pero ¡pisemos tierra!

«La guerra es la continuación de la política por otros medios», decía el mariscal Clausewitz, y hay guerra todo el día, ahora estamos en guerra. Hay un personaje en Corea del Norte que está amenazando al mundo. Ojalá que no se le antoje largar una bomba atómica, porque eso… alguien decía, un expositor decía, un colega que… un expositor ayer, que hasta el 2050 podemos prever nuestros recursos, inclusive nuestros depósitos bancarios tenemos que sacar; y eso entra también en la política anterior, exterior, porque hay algunos que tienen cuentas en las Islas Caimán y compañía.

Entonces en los relacionamientos, el relacionamiento debe ser integral. En Suiza un depósito ya sabe uno de quién se trata, etc., etc. Anteriormente no más no era, los evasores; y el pueblo tiene que relacionarse, es un axioma nuestro, de nuestro pueblo, de que tenemos que relacionarnos para poder llegar al objetivo; ¡y con buena cara, con buen espíritu, con actitud positiva!, como decía ayer mi colega ancianito, con mucho espíritu, que la actitud positiva es una condición sine qua non para tener el éxito.

Con gente que huele así, cosas que ya sabemos que es, cosas hediondas, no anda; hay que desechar, hay que… es un fastidio para el alma; hay que “desechar los ruidosos” como decía una poesía, Desiderata. Desechar. Actitud positiva. ¡Qué contento, qué feliz se siente uno!, y eso es relacionamiento exterior también, no hablemos de política.

Yo creo que ya estemos… lastimosamente no terminé mi introducción, pero... ¿Cierto? Porque hay que darle el incentivo primero al auditorio. Tengo todavía unos minutos muy importantes, abundantes todavía, y medio me estaba comprometiendo luego.

¡Hay que pisar tierra! y dejémonos de pensamientos negativos. Decía la presidenta del Fondo Monetario Internacional, hace unos días en una declaración, que los jubilados son un fastidio para la economía; ellos tienen que morir cuatro años después de jubilarse ya, porque son un problema para la economía. Imagínense qué filosa navaja tiene ella.

Yo le debatí en el Congreso de la nación paraguaya con fuerza y con vehemencia: ¿Para qué uno hace gimnasia?, ¿para qué uno compite?, ¿para qué uno se cuida la alimentación, no toma alcohol, no fuma?... (¡Ay! Un recuerdito allí).

Y ahora yo también me estoy poniendo… descontrayendo, en caballería decimos “descontrayendo el maxilar”. El caballo cuando empieza a descontraer se siente contento, mueve las orejas, mueve el rabo, empieza a hacer el trote en su puesto, en fin, se va poniendo en familia y van saliendo las cosas. Lastimosamente estamos sujetos a un tiempo y no podemos... pero esa es la vida, así es.

¡Me siento contento, me siento honrado! Acá tengo compatriotas que me están mirando y me van a bajar la caña después: “No te preparaste, coronel”, me van a decir; pero me van a dar un beso. Y siento afecto, cariño, porque nosotros los paraguayos somos románticos, románticos a ultranza; por eso nuestras mujeres nos quieren, nuestra familia nos quiere; por eso, porque somos sinceros, tenemos lo de nuestros pueblos originarios, que nosotros… yo soy un exponente de eso, a mucha honra; tenemos la sinceridad en la médula de nuestros huesos, en nuestro ADN está la sinceridad, la lealtad; odiamos la traición. Pero lastimosamente en cada grupo existe un traidor siempre, no te acuerdes... acordate de Efialtes, el traidor que le traicionó a Leónidas en el paso de las Termópilas, por ejemplo.

Y entonces, así voy a concluir dándole un… [palabras en guaraní]

Muchas gracias (me dejaron de temblar las piernas).

 

MODERADOR

Muchas gracias al senador. Voy a seguir tus pasos y voy a pasar a hebreo.

[…] El primer ponente mantuvo el tiempo, y todos los ponentes me preguntaron: “¿Cuánto tiempo tengo?”. Esto me recuerda: una vez tenía una ponencia en la universidad, y pregunté: “¿cuánto tiempo tengo?” Entonces uno de los estudiantes respondió: “Tienes todo el tiempo que quieras. Nosotros vamos en media hora”. Bueno…

Aquí quiero presentar al segundo ponente, el honorable senador Homer Antonio Menacho Soria, ha hecho sus estudios superiores en Economía, en la Universidad Estatal Mayor de San Simón, en la ciudad de Cochabamba, Bolivia; diplomado en Municipalidades de la Universidad Privada de Bolivia (UPB); y realizó una Maestría MBA en Administración de Negocios.

Dentro de los cargos públicos que ocupó se encuentran, entre los más importantes: jefe de la Unidad de Desarrollo Organizacional, jefe de Planificación en la Antigua Prefectura de Pando; además fue consultor para importantes organizaciones como CEPAD Centro para la Participación y el Desarrollo Humano Sostenible.