Gonzalo Monge | Foro en el Colegio de Profesionales en Ciencias Económicas de Costa Rica

Intervención

Presentadora

Bueno, de nuevo muy buenas noches damas y caballeros, en nombre de la Junta Directiva del Colegio de Profesionales en Ciencias Económicas de Costa Rica le damos la más cordial bienvenida a este Foro: “Educando para Recordar - El Holocausto Paradigma del Genocidio”, el cual hemos organizado en forma conjunta y con mucho aprecio, porque realmente el Colegio a través de nuestra directora ejecutiva, doña Zoila Viquez, le ha tomado mucho aprecio al tema, y la Embajada Mundial que nos abrió las puertas para poder abrir este espacio a nuestros colegiados y al público en general. Así que muchísimas gracias a la Embajada por invitarnos.

Esta actividad tiene como objetivo, el privilegiar el desarrollo del ser humano para integrar los mecanismos a través de la educación como instrumento fundamental para establecer el respeto y la aplicación de principios universales inherentes a su esencia.

Antes de iniciar (ya a lo que vinimos), nos vamos a permitir algunas indicaciones de orden general: Los celulares por favor, en el modo que menos nos interrumpan y señalarles las rutas de evacuación para salida de emergencia (a mi derecha dan al parqueo, y hacia atrás, las primeras puertas del auditorio también dan hacia los parqueos). Así que vamos a dar inicio por favor.

[Presentación video documental: EMAP: Holocausto]

 

Gonzalo Monge

Historiador

Muy buenas noches a todas y a todos los que nos acompañan en esta sala, muchísimas gracias a los organizadores de este evento por haberme invitado a participar y conversar con ustedes sobre este tema tan importante; y me complace mucho compartir la mesa con el doctor Camilo Montoya, importante jurista colombiano, que hará importantes aportes sobre el tema que nos ocupa esta noche.

Hace exactamente 70 años, el 27 de enero de 1945, el ejército soviético liberó el campo de concentración de Auschwitz, que este es el evento que hoy, 70 años después, estamos recordando y conmemorando como un punto de partida en el análisis de estos hechos. Es justamente a raíz de ese hecho, de esa fecha que las Naciones Unidas han declarado el 27 de enero como el Día Internacional de recordar a las Víctimas del Holocausto.

Toda la información gráfica que acabamos de ver es un legado muy importante que hay que conservar y hay que repetir, porque aunque ustedes no lo crean, hay corrientes doctrinarias, historiadores y gente que piensa, y que opina, y que escribe que estos hechos nunca ocurrieron. Nos puede parecer increíble pero hay una teoría revisionista de negación de estos hechos; incluso, hay quienes dicen que todos estos son creaciones de Hollywood para impactar al mundo. Dichosamente tenemos sobrevivientes, tenemos testimonios gráficos, testimonios de gente que todavía puede contar lo que ocurrió.

Lo más importante de este evento y de estos eventos a los cuales hemos asistido con motivo de este aniversario, es mantener la memoria histórica; tenemos que mantener la idea en los jóvenes de que este hecho no se puede olvidar porque marca un punto de partida muy importante en la historia de la dignidad de los seres humanos.

En la historia antigua, en la historia medieval, en todos los tiempos han ocurrido matanzas, han ocurrido exterminios de pueblos enteros. Lo que hace diferente este hecho de hace 70 años, con los eventos que el mundo pudo comentar, ocurridos anteriormente; tiene que ver con que por primera vez se ha establecido un sistema industrial de muerte; es decir, se estableció una industria de muerte debidamente planificada en la cual había desde líneas de trenes diseñadas, campos para trabajos forzados, campos para exterminar las personas, crematorios; la construcción de líneas férreas, la construcción de estos baños por los cuales el gas era lanzado (el gas ciclón era lanzado), y la construcción de crematorios para quemar los cuerpos, eso obedece a un carácter industrial de la muerte, y a lo que se llamó: “La solución final”; fue la que tuvo como su principal gestor a un miembro muy importante de la cúpula Nazi, a Adolf Eischmann, que luego va a ser capturado en Argentina y en el año 60, va a ser llevado al tribunal en Jerusalén y va a ser ejecutado por haber él, compartido y dirigido este proyecto, que era un proyecto debidamente instrumentalizado, financiado, pensado, no fue digamos, algo que se les ocurrió casualmente.

Parte de lo que hoy nos debe ocupar es también un deseo de autocrítica, conforme han transcurrido los años. Tenemos que decir conforme se han desclasificado documentos en los últimos tiempos, que por ejemplo los aliados, los aliados que lucharon contra Hitler: Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y la Unión Soviética, tenían conocimiento de la existencia de los campos de exterminio. Es decir, no es exactamente cierto que se sorprendieron cuando llegaron y los encontraron; ya había conocimiento porque había un grupo de judíos húngaros que habían sido liberados y que habían contado y habían dicho dónde estaban. Incluso, se habían hecho gestiones para que los aviones de las Fuerzas Aliadas bombardearan las líneas de los trenes en los cuales se transportaba a las personas como si fueran ganado; y los aliados desobedecieron, no le dieron caso a esa solicitud. Incluso el argumento que se hizo fue que quedaba muy largo donde estaban los aliados bombardeando y que eso distraía sus funciones y sus objetivos de la guerra. Lo cual no es necesariamente cierto, porque también está documentado, que la aviación aliada bombardeó una fábrica que quedaba solo a 6 kilómetros del campo de Auschwitz, así que había posibilidad de poder hacerlo. ¿Por qué no lo hicieron? Es uno de los temas que todavía estamos pendientes de estudiar y de determinar.

Este evento como ustedes saben, esa culminación de lo que se ha conocido como la Solución final, fue un proceso paulatino, que comenzó como bien lo dice el documental que acabamos de ver: Primero con una gran agitación propagandística contra los judíos, luego con ataque a los negocios judíos, con la quema de las sinagogas en la Noche de los Cristales Rotos, luego los guetos (que eran territorios donde estaban determinados a quedarse, sin poder salir de ahí para ejercer control sobre ellos), y luego viene todo el plan industrial.

¿Por qué es importante determinar este proceso paulatino? Porque en la historia de la humanidad estos procesos de odio, estos crímenes de odio (como son realmente tipificados por el Derecho Internacional), comienzan de esa manera.

Es decir, por eso nosotros debemos tener mucho cuidado cuando se inician campañas de odio contra determinados sectores, porque podemos saber cómo comienza, pero al final de cuentas no sabemos cómo terminan.

También yo quiero decirles que a veces la gente tiende a creer de que estos hechos tan dramáticos, tan terribles de la historia de la humanidad tienen un único responsable que es Hitler, y no es cierto, si bien él es la cabeza de esa camarilla del mal; pero si ustedes se ponen a analizar, para haber llevado a cabo semejante exterminio, requirieron de muchísima gente y también requirieron del apoyo de muchísimas empresas. Muchas empresas que eran aliadas de los nazis, empresas de las cuales todavía hoy consumimos sus productos y colaboraron abiertamente con el régimen.

Durante estos 70 años han tratado algunas de lavar la cara, han tratado algunas de dar explicaciones, de qué era lo que ellas estaban haciendo y todas dicen que ellas no sabían lo que estaba ocurriendo; lo cual desde luego, en algunas de ellas, por ejemplo la fabricante de gas, es poco creíble saber de que no sabían para qué se iba a utilizar el gas, sobre todo, la forma en que se iba a transmitir a los lugares donde se iba a exterminar a la gente.

Cuando el ejército soviético libera el campo de exterminio de Auschwitz, que bueno, digamos el gran reconocimiento al ejército ruso, la gran carga y el gran costo de detener a los nazis o pagaron los rusos. Es decir, ciertamente Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, tuvieron una participación muy importante después de la invasión a Normandía, pero el gran costo de detener a Hitler lo pagaron los rusos.

Pero imagínense ustedes que cuando los campos son liberados, tenemos datos del Ejército Rojo comportándose de una forma... de igual menosprecio contra las mujeres judías que estaban liberando; hay documentos, testimonios que acreditan cómo las mujeres que habían estado en los campos de concentración eran violadas por los soldados del Ejército Rojo.

Así que vean ustedes, cómo incluso después de liberados tuvieron que sufrir más, y tuvieron que seguir sufriendo cuando llegaron a sus tierras, a sus propiedades, a sus casas y estaban ocupadas por otras personas, y esas personas se negaron a salir. Es el caso de los que fueron liberados y, por ejemplo, regresaron a Hungría, que la mayor parte de los que estaban en Auschwitz eran judíos procedentes de Hungría.

Después de que el mundo conoció los horrores del régimen Nazi, que no fue solo contra los judíos (principalmente fueron contra los judíos) pero también hubo ensañamiento contra los grupos que el régimen nazi consideraba que eran socialmente inaceptados y que eran grupos inferiores; entre ellos: los gitanos, que el exterminio de los gitanos también fue significativo, los testigos de Jehová, los homosexuales y también el régimen no se detuvo con sus propios ciudadanos; alemanes que tuvieran algún padecimiento físico o mental se consideraban que no eran aptos en una sociedad en la cual iba a regir un canon ario, de hombres y mujeres superiores.

Así que vean ustedes, cómo cuando se abren los portillos en estos hechos tan lamentables, hasta ciudadanos alemanes fueron a dar a los hornos; enemigos políticos que su razón de ser, de estar en los campos de concentración era haberse opuesto a Hitler.

Después de que el mundo ve los horrores de los campos de exterminio, pues la frase que surge es: “Nunca más”; y el mundo dijo: “Nunca más”, con la idea, quizás ingenua, de que estos hechos no se iban a volver a repetir. Sin embargo, la historia de la segunda mitad del siglo XX ha visto cómo estos hechos se han repetido (quizás no en la magnitud que ocurrieron en Alemania); pero han aparecido personajes que han recitado las mismas ideas de Hitler, de la superioridad étnica; y hay pueblos que creyéndose superiores a otros han iniciado procesos de exterminio.

Ahí está el caso de lo ocurrido en la antigua Yugoslavia, cuando Milosevic, el serbio Slobodan Milosevic, decide que los serbios son una raza superior y que los bosnios, los croatas, los eslavos no tiene derecho a existir en la gran patria Serbia, y se inicia un proceso de exterminio.

Luego lo volvimos a ver en Ruanda, cuando un grupo de la etnia Hutu estaba convencida, o están convencidos de que ellos son superiores a los Tutsis, que es otra etnia; bueno, inician un genocidio. En menos de 15 días, un mes aproximadamente, exterminan millón y medio de personas. Y esto ocurre en el año 94 (acaba de pasar), y el mundo ha visto por ejemplo, lo que ha pasado en Sierra Leona, lo que está pasando en el Congo, lo que está pasando en Darfur en este momento.

Así que digamos, la idea de que: “Nunca más”, no es cierta. El mundo ha visto como han reaparecido personajes que han vuelto a utilizar el mismo discurso de Hitler; incluso, hay un caso que es muy interesante que es el caso de Milosevic en la antigua Yugoslavia, en el cual éste aplicó una arma que luego fue tipificada como arma de guerra, que Hitler no usó; que era la violación sexual como arma de guerra. Es decir, dio órdenes a todos los soldados serbios de que violaran a las mujeres bosnias, croatas, eslavas para que tuvieran hijos con sangre serbia; y era una forma de limpiar la sangre.

Pero vean que a veces creemos que estos hechos parecen muy lejanos, pero están a la vuelta de la esquina.

En mi condición de profesor universitario, que estos temas son muy recurrentes, lo que es importante es, primero: No olvidar. No olvidar es posiblemente el elemento más importante, la acción más importante. Luego, aprender de estas historias, de estas experiencias de la historia. Y enseñar, transmitir estos pensamientos, estas ideas para que la gente pueda darse cuenta de lo que ocurrió y de lo que está ocurriendo.

Hoy en día, ustedes bien lo saben, el antisemitismo no ha sido eliminado, más bien se acrecienta en algunas regiones del mundo. Hay grandes dosis de racismo, hay xenofobia, hay formas de discriminación de todas las maneras, de todas las formas posibles, contra grupos, ya sea contra inmigrantes, contra mujeres, contra niños, contra personas que tienen alguna discapacidad, contra personas que tienen un color diferente, contra personas que tienen una preferencia sexual diferente.

Al final de cuentas, lo que como humanidad tenemos que procurar es: reconocer que todos los seres humanos, sin distinción, todos los seres humanos tienen dignidad. Y ese concepto de la dignidad de los seres humanos, es un concepto heredado de la tradición judeo-cristiana, en el cual los seres humanos creados a la imagen y semejanza de Dios, tienen la misma dignidad de Dios. En el momento en que enseñemos a reconocer que todo ser humano tiene dignidad, podremos comenzar a construir un mundo donde haya convivencia, armonía, respeto.

La palabra importante es: “respetar”; porque uno a veces oye que la gente dice: “Hay que ser tolerantes”; pero el tema de la tolerancia o el concepto de la tolerancia, es un concepto que no es adecuado, porque la tolerancia es: “Me lo aguanto porque no tengo otro motivo”. La idea es: “El respeto”; o sea, es una persona que es diferente a mí, pero tiene dignidad y yo tengo que respetar para que ella me respete.

En el momento en que los pueblos y las personas aprendan a respetarse estaremos promoviendo, precisamente, lo que la Embajada (que nos ha convocado acá) para la Paz, procura, que es crear entre todas las naciones, entre todos los seres humanos formas de garantizar la paz.

La paz no va a ser posible lograrla mientras apliquemos la discriminación, la exclusión. Yo los invito a ustedes a que se sumen a esta causa, que no es una causa que tenga exclusivamente que ver con la comunidad judía (que es la que nos convoca esta noche), sino la humanidad entera.

Después de estos hechos ocurridos en los campos de exterminio, el Derecho Internacional estableció una tipología de delitos, cuyo bien jurídico tutelado es la supervivencia de la especie humana; no de un grupo en específico, sino de la supervivencia de la especie.

Todos los que pongan en riesgo la supervivencia de la especie, que es una; somos una sola especie, incurren en la violación de estos crímenes o en la comisión de estos delitos que son: Los crímenes contra la humanidad, el genocidio (que es el peor de todos), tipificado como el crimen de crímenes, porque es un crimen de odio. Si la gente, los que ordenan los genocidios lo hacen por razones de odio por un grupo nacional, racial, religioso, étnico -no contra una persona en particular-, porque yo contra esa persona no tengo nada, no me ha hecho nada, pero como pertenece a una religión, a una nacionalidad, a una etnia o a una raza diferente, yo me arrobo el derecho de exterminarlo, que eso es lo que ha pasado.

Y también los crímenes de guerra, que en los conflictos armados, desde luego que se cometen atrocidades terribles contra la población civil. La guerra que debería ser entre soldados, al final es la población civil la que paga la mayor cuota.

Hemos avanzado mucho como civilización, el siglo XX ha emitido declaraciones, ha creado tribunales, hemos avanzado, hemos logrado cosas que no se podían ver -digamos- ni siquiera a la primera mitad de siglo. Hemos logrado llevar a una Corte Penal Internacional a un jefe de Estado en ejercicio, que no tiene inmunidad; es decir, para estos crímenes no hay inmunidad, no hay privilegios; y por primera vez en la historia vimos al presidente de Liberia, Charles Taylor, condenado y está en este momento en una cárcel cumpliendo 50 años de pena, por... posiblemente este es uno de los casos que la gente más conozca porque se refiere al tema de los diamantes de sangre en Liberia y en Sierra Leona, y al tema se le ha dado mucha publicidad; y hasta al cine ha llegado.

Pero ese proceso evolutivo lo que nos garantiza es la disposición de la comunidad internacional para luchar, para que estos crímenes no quedarán impunes, para prevenir. Sin embargo, siempre aparecerán focos en todas partes.

Cerca de nosotros, en Guatemala... Por ejemplo, Guatemala está juzgando a un jefe de Estado, Efraín Ríos Montt, por haber ordenado el exterminio de los indígenas Mayas; y la razón por la cual los exterminó, ordenó el exterminio de los mayas no es muy diferente a todas estas otras; es que ellos consideran que Guatemala para evolucionar, no lo podrá hacer si tienen sangre indígena; dicen ellos que es necesario que haya sangre blanca en Guatemala para que Guatemala evolucione. Entonces con ese pensamiento exterminaron aldeas completas y lo importante es que la comunidad, que el mundo se siga asombrando de estos hechos, que no los vea como algo natural y que podamos llevar a los tribunales, ya sea a tribunales internacionales o a tribunales internos, por ejemplo, como lo hizo Guatemala con Ríos Montt; como lo hizo Argentina con Videla y la Junta Militar, que desaparecieron 30 mil personas, entre ellos los hijos de los desaparecidos; como se intentó hacer con Pinochet en Chile. Así que ese es un proceso en cual el Derecho Internacional ha avanzado, pero todavía nos falta mucho camino por recorrer.

Por ahora me voy a quedar acá, más tarde podemos intercambiar alguna opinión si alguno de ustedes quisiera hacerlo. Ahora vamos a darle la palabra a don Camilo, para que él con muchísima más propiedad se refiera a estos temas.