Gilda Frayuti | Introducción al Lanzamiento "Consejo de Ancianos del Siglo XXI".

Video Relacionado:

 

Hola, buenas tardes ¿Cómo están?, no escuché, ¿cómo están?, ¿cómo? Ok., voy a hacer lo mismo que hizo Lupita hace ratito, porque estamos entrando en la última curva y necesito que estén muy despiertos porque quiero que de aquí todos los que estén sentados: empresarios, ONGs y escuelas se adhieran, acabando esta tarde, a la alianza que estamos construyendo a lo largo de estos años.

Así que si se pueden levantar, por favor, vamos a hacer los últimos ejercicios para que nos conectemos nuestros dos lados del cerebro, bailemos, abrazos, todo, entonces manos arriba, la que nos enseñó Lupita, muy bien, a ver la cintura para mover los rollitos que nos comimos ahorita; den unas vueltecitas, las piernas que también se nos atrofian un poquito; chóquenla con el de al lado y díganle: “estoy aprendiendo muchísimo, muchísimo, y del otro lado estoy súper feliz, es una Cumbre súper inteligente”. Muy bien ¿Todos están chocados?, ¿todos ya se conocieron? Muy bien, entonces, ya, respiremos, dos respiraciones muy profundas, por favor, exacto, aquí nos faltan arbolitos, pero muy bien.

Ahora, les voy a pedir el último ejercicio, cierren todos por favor los ojos, cierren sus ojos, todos, ─no los voy a poner a meditar, se los prometo─, cierren sus ojos rapidísimo y dirijan su cuerpo hacia el norte, dirijan su cuerpo hacia el norte, dirijan su cuerpo con los ojos cerrados, sin hacer trampa, diríjanse hacia el norte ¿Dónde está el norte? A ver, con los ojos cerrados, todos, la audiencia, diríjanse hacia el norte, a ver, los quiero ver, ahora abran los ojos, quiuboles, más o menos, la verdad es que yo ni sé, siquiera hacia donde está el norte ¿Quién está seguro dónde está el norte? Mira, unos me dicen que están seguros para acá y otros para acá ¿Quién está 100% seguro o segura hacia dónde está el norte? ¿Para acá? Alguien que tenga una brújula porque todo el mundo me dice, alguien, para un lado. Para acá, ok, entonces hacia acá es el norte.

Todos deberíamos estar viendo hacia acá, y todavía veo a alguien que no está tan seguro, pero justo lo que estamos haciendo en estas cumbres, amigos y amigas mías, es darle norte a las directrices y a las líneas de acción que estamos hablando en temas de responsabilidad social, de paz, de justicia, de construir lo que todos ustedes, que están aquí parados, estamos deseando y haciendo por nuestro planeta y por la Madre Tierra.

Entonces yo les agradezco a todos los que han estado aquí arriba, a todos los que hemos tenido oportunidad de intercambiar conocimiento e ideas, que no han tenido la oportunidad de estar acá arriba, pero que es muy rico estos cócteles y estas coffee breaks que nos

dan para poder justamente transmitirnos y compartirnos de tantos países y tan diversa esta audiencia.

Entonces, el norte está para allá, y yo les invito a que nuestro norte que es la siguiente Cumbre, que todavía no nos quieren decir dónde va a ser, pero lo que estemos construyendo en ésta, lo hagamos realidad, cada quién nos lo llevemos a nuestros propios países, a nuestras propias instituciones, a nuestras propias empresas y le demos el valor real, como nos compartió Ash, hace ratito, trasladar de la intención a la acción. No nos va a servir nada que toda esta riqueza que tenemos aquí ahorita, si no la aterrizamos y no la hacemos real, pues se queda nada más en lindas intenciones, hay que construir realmente lo que queremos.

Si quieren siéntense por favor, porque yo tengo el honor ahorita, ya para cerrar esta tarde, casi, casi, de presentarles el proyecto que justo… Gracias… El proyecto… ¡Ay! se me olvidó el… Gracias ¿Ahí me escuchan bien?, ¿sí me escuchan bien?, ¿quieren que los vuelva a levantar a bailar o qué?, ¿me escuchan bien?, ¿cómo? Ok, gracias. Entonces, es que necesito que estén muy atentos porque necesito que de aquí se adhieran muchísimas empresas ¿ok? Muchísimas empresas, universidades, organismos, personas, todo, ¿ok?, ¿ok? Muy bien, ¿qué les cuesta hombre y mujeres? Muy bien.

Entonces, voy a empezar mi presentación y va a ser el lanzamiento del Consejo de Ancianos del Siglo XXI, es un Programa que cuando me lo compartieron yo no lo entendía muy bien, hasta que ahora lo hice parte de mí, y digo es de verdad tan sencillo hacer programas que impacten tanto y que tengan un diferenciador social a la hora que entendemos cómo podemos llevar a la práctica este tipo de iniciativas. Este proyecto, como se los repito, nació el año pasado, en la Cumbre pasado y hoy es una realidad, es un honor para mí poder compartírselos, nada más.

Otra dinámica, levanten la mano, por favor, ¿quién de aquí le gustaría llegar a los 80años? A ver, levante la mano, alto, a los 80, ¡ya llegaron algunos!, que hermosidad, muy bien, qué hermosos ¿Quién le gustaría llegar a los 90? Ándeles ¿Y a quién le gustaría llegar a los 100 años? A los 100 años, a ver otra vez, ok, muchos ¿eh? Muchos a los 100 años ¿Se imaginan cómo van a llegar?, ¿cómo va a estar su cuerpo?, ¿cómo va a estar su mente?, ¿qué relaciones y qué personalidades y personajes pueden conocer en 100 años? Imagínense durante un camino de 100 años cuántas personas; ahorita nos encontramos algunas, seguiremos algunas en contacto, otras no, y de cada Cumbre o cada país que visiten, si ustedes lo… lo pudiéramos guardar en un cajoncito, imagínense cuánta riqueza, cuántos idiomas podríamos hablar, cuántas acciones podríamos tener, ¿no?

Ahora, ¿les gustaría ser tomados en cuenta en estos 100 años?, ¿les gustaría estar involucrados en los procesos, en las tomas de decisiones?, ¿les gustaría estar activos o estar ahí todos medio adormilados, pajitas?, ¿no?, decimos en México, estoy medio pajita, ahí medio, medio adormilado.

¿Quién quiere ser un anciano activo?, ¿quién quiere ser un adulto mayor comprometido, con ganas? ¡Eso! Muy bien, qué bonito, muy bien.

Ahora, les pido que se vayan al otro extremo, ya estamos en sus 100 años, ya nos imaginamos todos bien sanos, bien activos, bien felices, ¿no?, y bien tranquilos, como nos dijeron. Ahora váyanse… ¿Cuál es su primer recuerdo que tienen? Normalmente estamos entre los 5 o 6 años, los que tenemos una memoria normal, otros un poquito más pequeños, pero ¿quiénes eran las personas que los acompañaban en esta complicidad de las aventuras, de las travesuras, cuando nos daba pena decirle algo a nuestros papás o a nuestras mamás?, ¿de quién se acuerdan? Seguramente de una cabecita por ahí medio canosa, que nos abrazaba y nos decía: “no te preocupes mijo, no va a pasar nada, yo no voy a decirle a tu papá nada, no le digas nada, yo tampoco”, entonces, ¿quién estábamos ahí disfrutando tanto de esta compañía?, ¿quién nos dio algunos consejos?, cuando están en algún momento de crisis ¿de quién se acuerdan?, ¿de qué consejos se acuerdan? De la abuela, exacto, qué bonito, muchas gracias.

Hablamos de que en el momento de entrar a la etapa de adultez es un siclo en el que el ser humano empieza a recapitularse muchas cosas en su vida ¿no? ─Yo no he estado ahí, espero también llegar a los 100 años─, pero se comienzan a manifestar estos valores de justicia, de verdad, de libertad, de fraternidad, es un momento hermoso y a mí me parece preciso, en donde se puede poner en el… al servicio de la humanidad todo el conocimiento y todas las vivencias que han logrado y que han juntado a través de todos estos años ¿no?

Para ponerlos un poquito en contexto, nos han hablado un montón de estadísticas del cambio climático, que de repente nos asusta, luego suena esperanzador porque si queremos todos los que aquí..., podemos empezar a… (Ya estoy destruyendo algo, perdón, nada, todo en orden)

Hay algunas estadísticas que quisiera comentarles para que ustedes visualicen cómo está evolucionando la población en nuestro mundo.

Entre los años 2000 y 2050 la proporción de habitantes del planeta, mayores a sesenta años, va a duplicarse de un 11% a un 22%, en números absolutos; esto significa que de 605 millones, vamos a pasar a 2000 millones en el transcurso de medio siglo, medio siglo, ya llevamos casi veinte años, ¿no? Nos quedan 30 años para… en los que se va a duplicar esto.

Ahora, entre los años 2000 y 2050 también, la cantidad de personas de 80 años va a aumentar casi cuatro veces, ─si aquí hay algún adulto mayor, imagínense otros tres adultos mayores al lado de él─. Imagínense cómo estaría este salón, imagínense qué conocimiento, qué sabiduría, qué experiencias y qué vivencias podríamos estar haciendo, qué meses tan enriquecedores podríamos estar teniendo y compartiendo, ¿no?; pero también es rudo este dato, ¿no?, y es un poco lo que hemos estado viendo, todos los productos que vamos a necesitar, todo… las ciudades inteligentes que vamos a tener, todas las discapacidades, las enfermedades que vamos a tener y un poco también, ¿no?, al otro lado y el contraste, el video de Unilever que nos pasaron hace ratito.

Las personas van a conocer a sus bisabuelos, los niños de hoy van a conocer, en su gran mayoría, a las bisabuelas       y a las bisabuelas, ya no van a ser generaciones de tres, casi vamos a llegar, ─en su mayoría─, a generaciones de cuatro, y sobre todo de mujeres, porque las mujeres, perdón, pero vivimos entre seis y ocho años un poquito más que ustedes, ¿no?

Entonces, las bisabuelas vamos a sobrevivir todavía en esta visión a 30 años, ya lo que nos queda, ¿no? ¿Qué vamos a necesitar para estar soportando y alimentando en estas épocas?, pero sobre todo, imagínense toda la riqueza que vamos a tener y la experiencia que vamos a poder compartir.

En el año 90, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó un día internacional de las personas de edad, el cual tiene como objetivo reconocer la contribución de los adultos mayores al desarrollo económico y social; adheridos a este mismo objetivo, la Embajada Mundial de Activistas por la Paz (la EMAP) designó y desarrolló este proyecto, el Consejo de Ancianos del Siglo XXI, eso es tan hermoso, aparte el nombre, ¿no? Está lindo, muy lindo.

Entonces, la Alianza… la EMAP, a través de la Alianza ARSEPAZ, busca reconocer a los adultos mayores como consejeros de paz y promotores de felicidad, a través de un proyecto de intervención empresarial, queremos hacerlos parte de las decisiones de las empresas, queremos que ellos sean parte de decisiones, que aún en momento de crisis, puedan darnos un valor que nosotros no alcanzamos a ver porque no hemos estado ahí y ellos ya pasaron por esos momentos, ¿no?

Los adultos mayores se podrían considerar como maestros de vida, ─todos estamos de acuerdo en eso, ¿no?─, ¿cómo?, otra vez que no los escucho nada, desde acá yo los veo muy lejos, y los escucho más ¿Están de acuerdo que los… que podemos considerar a los adultos mayores como promotores y maestros de vida? Gracias.

Queremos... a los jóvenes que nos transmitan ese conocimiento, que nos transmitan esas vivencias, esa... no nada más es la parte de sabiduría, es la parte laboral, es la parte productiva, es cómo estamos contribuyendo con este motor de la sociedad, hacer algo mucho más incluyente, mucho más solidario, mucho más respetuoso, mucho más digno.

Hemos hablado en estos dos días de dignificar la vida de las personas, entonces, de repente hay… hablaba con Martita, el día que estábamos comentando este proyecto, que de repente en esta curva, ¿no?, entre los 10 años, más o menos que el niño todavía tiene como una admiración profunda por los abuelos, ya cuando entra en la parte de la adolescencia como que se nos empieza a olvidar, ¿no?, y entonces de repente ya no son tan útiles para nosotros, o ya no los volteamos a ver tanto, entonces, este gap, en donde tienen una energía increíble, yo aquí veo muchísimas, a muchísimos adultos mayores y de verdad que yo los envidio con la energía que tienen, ahorita les voy a presentar a alguien que es un fiel testimonio de esto y que de verdad tiene algo, un regalo del corazón para compartirnos, pero bueno, entonces, pues voy a seguir.

Les quiero presentar, un poquito los objetivos de este proyecto para que lo visualicen y todos los empresarios, ¿quién es empresario de aquí?, a ver si levantan la mano por favor, empresarios, muy bien ¿Quién viene de instituciones académicas? Muchos ¿Quiénes están estudiando? Muy bien ¿Quién viene de ONGs, de fundaciones? Ok ¿Y quién viene como personas a aprender? Ah, ¿verdad?, los puse a pensar un poquito, muy bien. Entonces…

El objetivo general de este proyecto es: Contribuir a la transmisión de conocimientos, valores y principios de los adultos mayores a las nuevas generaciones, a través de programas y proyectos donde compartan sus vivencias y experiencias en espacios de diálogo y comunicación.

Queremos que los jóvenes en las empresas y en las comunidades puedan absorber todo este conocimiento, ¿no?, queremos que formemos personas competentes, pero al mismo tiempo, incluyentes, respetuosas, solidarias y como resultado tengamos sociedades incluyentes, donde a todos los miembros se les respeten los derechos fundamentales y cuenten con las mismas oportunidades de desarrollo.

Como les digo, en treinta, cincuenta años, ya lo hemos visto, todo lo que va a pasar con el agua, con los consumos, con las ciudades ¿Cómo nos aseguramos que todos estemos incluidos en estos planes?

Dentro de los objetivos específicos tenemos cinco, el primero es:

  1. Generar programas en donde se destaque y emule la capacidad de amar de los ancianos.
  2. Sensibilizar a la comunidad para apreciar y valorar a los adultos mayores, rescatando el respeto, la admiración y la dignidad hacia ellos.
  3. Fomentar la creación de Consejos de Ancianos al interior de las empresas y de las comunidades, bajo directrices y la coordinación del Consejo de Ancianos del Siglo XXI de la EMAP.
  4. Liderar procesos apoyando a aquellos adultos mayores que sean inspiradores y promotores de cambio para la superación el ser humano.

Y el último.

  1. Difundir estas experiencias profesionales, laborales y personales de los adultos mayores para que sean útiles en el desarrollo de la sociedad.

Como ven, es un proyecto ambicioso, es un proyecto que no es difícil de implementar por las empresas, la mayoría de las empresas tienen dentro de sus consejos de administración, ¿no?, al fundador, a los consejeros externos ¿Qué pasa con los sabios, con todas las personas de los pueblos originarios que tienen un conocimiento también gigantesco sobre...?, ¿no?, queremos poner industrias nuevas, plantas nuevas, conquistar nuevos territorios ¿Cómo estamos considerando todos estos conocimientos y experiencias de estas personas que tienen tanto para compartirnos y para ayudarnos?, ¿no?, la intención es contribuir entre todas estas partes.

Entonces, ya para yo no quitarles más tiempo y darle la palabra al doctor Miguel Bermúdez Marín, les voy a compartir su perfil, y quienes lo conocen estarán de acuerdo conmigo.

Una enseñanza continua, un legado de amor y un carácter bondadoso son algunas de las cualidades que han llevado al doctor Miguel Bermúdez Marín a permitirle entregar una vida de propósito en favor de la familia humana. Su carisma y su calidez se tornan como un imán que hace que toda persona que le conozca quiera participar de su compañía y de su sabiduría.

En su desempeño como teólogo y misionero, su aporte ha sido de suma importancia en miles de comunidades de América, Europa y África. Su liderazgo ha sido digno de emular por aquellos que al conocerle descubren en él un modelo de servicio y de contribución, pues con la misma alegría y esmero que ha trascendido entre los pueblos originarios de estos continentes, lo ha hecho también en las diferentes capitales de los muchos países que ha recorrido, demostrando con esto, que su trabajo es de un gran significado filantrópico esforzado y constante.

También, como empresario y visionario, aún a sus ochenta y tantos años, continúa incansable en la búsqueda del desarrollo del potencial humano, por eso hoy inspira y motiva con su ejemplo, como Diamante Internacional Platino de la compañía 4Life, a cientos de familias en más de treinta países, haciendo de la contribución social una realidad que permite una gran hermandad y armonía entre las personas.

Su lema: Ser indesanimable.

Su enseñanza: Si puedes creer todo es posible.

Y su legado: Inspirar al ser humano a cumplir con su misión.

Estas son algunas de las semillas que ha plantado en los corazones de niños, jóvenes y adultos de diferentes razas y culturas; semillas que ha visto florecer y que hoy ha tenido la oportunidad de cosechar al duplicar su liderazgo en otros como él.

Démosle, por favor, un calurosísimo aplauso al doctor Miguel Bermúdez Marín, por favor.

Detalles

Fecha: 
access_time Mar, 10/17/2017 - 00:00