FORO JUDICIAL INTERNACIONAL “Nuevas Propuestas para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio”, Colombia - Julio César Pineda - Moderación 4

FORO JUDICIAL INTERNACIONAL “Nuevas Propuestas para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio”, Colombia - Julio César Pineda - Moderación 4

FORO JUDICIAL INTERNACIONAL

“Nuevas Propuestas para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio”

 

Auditorio Benjamín Herrera

Universidad Libre

Bogotá D.C., Colombia

 

Lunes, 22 de septiembre de 2014

 

MODERADOR PONENCIAS

Embajador Julio César Pineda

 

No puede decir nada un moderador después de un discurso o de unas palabras como las de Ati Quigua; que, por cierto, me decía ella anoche (coincidencialmente me tocó en la cena estar al lado mío), que ellos tiene una tradición en su pueblo, los Ikan, que es que hacen ayuno de palabra: pasan varias semanas, varios días, sentados sin hablar (ahí está la mamá que me dice con la cabeza que es cierto, ¿verdad?, que es asesora del Ministro del Interior, me parece).

   Pero me decía Ati que hoy han hecho tanto tiempo ayuno de palabra (y tiene razón ella) que hubiera querido hablar muchísimo, que por favor fuera un poquito más flexible con sus minutos; pero lo hizo tan bien que dijo todo lo que tenía que decir.

   Miren, yo he estado treinta años en el servicio diplomático (de Tercer Secretario hasta Embajador) en varios países, en Naciones Unidas… ¡Esto es lo que hace falta que Naciones Unidas oiga! Los gobiernos se distancian de sus pueblos, y estas voces son silenciosas; sólo en eventos como este hay la  oportunidad de que se exprese y se diga, e incluso nos hizo jurar con ustedes (sin darse cuenta), un compromiso con la tierra, que nos obligaría tarde o temprano jurar proteger la vida, que es proteger los hijos en definitiva.

   Gorbachov nos decía en alguna oportunidad que él se decepcionó de la política, que tumbó el muro de Berlín, pero que se decepcionó de la política; y así como el Dr. Soto, creó lo que se llama la Green Cross, la Cruz Verde Internacional, que tiene en Ginebra… en varios países de América Latina, en Argentina, tiene en Brasil, en Venezuela hay un grupo también, en México; que hace un discurso por la paz, pero sobre todo en la ecología. Y dice Gorbachov (me recuerdo oyendo a Ati) que el idioma donde la expresión del ambiente, de la naturaleza, es mejor, es el español; porque en ruso, en francés o en inglés solo se dice “ambiente” (traducido, por supuesto); pero en español se dice “medio ambiente”.

   Dice: “¡Qué sabia es esa expresión! Porque teníamos el ambiente pleno, hasta que llegó la época industrial, las máquinas, los gases, el motor, el petróleo, la gasolina; y hemos ido perdiendo parte de ese ambiente, que ahora nos queda la mitad, medio ambiente”. Y que si seguimos como dice Ati: destruyendo los árboles, creando en las tierras del carbón deficiencias geológicas, que se le aplica ahora a la búsqueda de gas en los grandes países, en las rocas, que también crean un problema de futuros temblores en el mundo y que nos está agotando todo… Ayer o antier decían que ya está abierto el camino de los polos, que eran sagrados; ahí está el agua dulce del mundo y se va a acabar. Las selvas se nos acaban, las especies se acaban, etcétera. Por eso ella hablaba del “terrorismo (inclusive con esa presión tan dura) ecológico”.

   Y entonces Gorbachov decía que ese medio ambiente, si no lo cuidamos, va a ser un cuarto de ambiente; y dentro de unos treinta, cuarenta años, ya no habrá posibilidad ni de aire, ni de agua, ni de condiciones de vida.

   Así que, Dr. Soto, yo creo que también —en lo que decía el magistrado mexicano— el genocidio tiene otras variables, y habría que ampliar mucho la consideración.

   Ella me decía: “Yo lo que he oído son, a muchos diplomáticos y juristas y abogados”. Yo no soy de esos, pero (le decía) a lo mejor lo tuyo va a ser más sentido, porque lo has vivido; nosotros lo aprendimos en la universidad. Tú lo has sentido en la vida diaria, has crecido en esa cultura y viendo esos crímenes horribles; solamente pídeles que lo que tú digas y tus sentimientos expresen, te lo lleven a leyes y normas.

   Por eso decía al comienzo que en esa tridimensión del derecho (propia de Del Vecchio; los que son especialistas del derecho) hay una dimensión normativa que la hacemos nosotros, los diplomáticos; cuando hacen tratados, los juristas. Pero hay una dimensión del derecho fenomenológica, que es lo que ella ha hecho: cosas concretas, fenómenos que ocurren, de los cuales hay que responder.

   Y lo que ella dice: una dimensión espiritual que hay que tener. No importa a qué Dios se le recé pero Dios hizo el mundo no para destruirlo, sino para que fuéramos felices; y como ella dice en su idioma: ni siquiera hay derechos humanos sino derechos de la naturaleza, porque el hombre es parte de esa humanidad.

   Así que creo que tu propuesta va a ser muy acogida en todos los niveles. A nosotros en la cátedra va a ser referencia.

   Y ahora pasamos también a otro de los oradores, creo que es Camilo joven, hijo de nuestro Camilo Montoya, que él va a dar también una aproximación pero desde su punto de vista, cómo la juventud se integra a estos cambios (él es delegado estudiantil), y respuestas que deben dar los jóvenes sobre todo mundo; que a ellos es que le debemos el mundo que tenemos, porque son la futura generación la que en definitiva sufren lo que ha dicho precisamente Ati.

   Bienvenido entonces y un aplauso para Camilo junior.