emailcumipaz@emapaz.com
“Economía autosustentable” - Dr. Herminio Nevárez

“Economía autosustentable” - Dr. Herminio Nevárez

Video Relacionado:



Muchísimas gracias, y muy buenos días a todos. Muchísimas gracias a cada uno de ustedes por estar aquí presentes, a cada una de las personas que de una forma u otra han tomado de su tiempo para venir hasta acá y traer información valiosa para la paz mundial, para la integración social, para hacer algo al respecto; yo creo que es algo muy importante en la vida de cada ser humano: tomar una iniciativa, hacer algo al respecto.

Soy médico veterinario de profesión, y yo creo que la vida nos va llevando por diferentes caminos, por diferentes circunstancias, y nos va transformando y nos va cambiando, y nos va abriendo la puerta de las oportunidades. Y cada uno de ustedes tendrá su propia historia, pero mi historia pues es una historia donde…, nos pasa a muchos de nosotros.

Ejercí mi profesión durante 12 años; en un momento dado de mi vida me encontré con largas rutinas de trabajo: salía por la mañana de mi casa con las luces del auto encendidas, regresaba por la noche con las luces encendidas, y me preguntaba: ¡Tiene que haber algo más! Tiene que haber alguna otra opción, tiene que haber alguna otra alternativa, para poder ganarse la vida sin que nos cueste la vida.

Lamentablemente me di cuenta en aquel tiempo, que había perdido algo tan preciado como la libertad.

Yo creo que la libertad es el tesoro más preciado del ser humano, un tesoro que… muchas vidas se han dado por la libertad; se ha peleado, se ha luchado por ella a través de la historia de la humanidad; y hoy hemos escuchado en las expresiones que han contado en el día de hoy, en la mañana de hoy, cómo…, a pesar de que el mundo ha evolucionado tecnológicamente, económicamente, tantos cambios que han ocurrido, la gran desigualdad que existe entre las riquezas y la pobreza; y en un mundo como el día de hoy, donde hay una amplia gama de oportunidades.

Pero nos pasa mucho como dice el escritor de “Los 7 hábitos (…)” (de Stephen R. Covey), que lo que están enfrentando los seres humanos en este tiempo es que están tratando de generar ingresos con la forma de pensar del siglo XX; y no se puede; él dice que es como jugar tenis con un palo de golf, él dice que no se puede ganar el partido de tenis jugando con un palo de golf. De igual forma, la forma de pensar del siglo XX no está diseñada para esta nueva economía y para este tiempo.

Yo comencé a buscar opciones, a buscar alternativas, porque aunque me encantaba mi profesión no me estaba dando el nivel de libertad que yo quería para mi familia, para mis seres queridos. Muchas veces los seres humanos entramos en esas rutinas tan largas, que nos desconectamos de la vida familiar, nos desconectados de la vida conyugal y nos desconectamos de la vida social (muchas veces).

Y dentro de esa búsqueda encontré una oportunidad que en aquel tiempo no pude entender los detalles, porque de médico veterinario (perros, caballos y vacas) a ser empresario, eran dos cosas completamente diferentes; pero me resultó grandemente interesante y comencé a investigar.

Yo aprendí de pequeño de mis padres, que cuando uno tiene oportunidades, uno investiga y uno no se queda con el conocimiento que uno tiene sino que uno empieza a buscar información. Y empecé a buscar tanta y tanta información de aquel proyecto que me estaban compartiendo, que me di cuenta que era una gran idea, donde se podía transformar y cambiar la vida de muchas personas, brindándole la oportunidad a las personas en igualdad de condiciones, de que ellos sean los creadores de su propio ingreso, de que no tengan que depender del Gobierno o depender de un jefe o de otro ser humano para determinar el estilo de vida que ellos quieren vivir; y así pude ver que esa idea que comenzó en el 1930, que es mal interpretada por muchas personas, mal entendida por otras y mal explicada por muchas personas también... ¿Por qué? Porque es un cambio de paradigma.

Los seres humanos cuando cambiamos el paradigma nos arraigamos y nos amarramos a las cosas tradicionales; y hay que entender que lo que fue bueno en el pasado, no es bueno en el presente y no va a ser bueno en el futuro.

Estamos en un mundo donde la economía del mundo está cambiando muy rápido. ¿Por qué? Porque hay factores que han alterado todo eso, y todavía ni siquiera podemos entender ni podemos comprender tan rápido que están ocurriendo esos cambios.

¿Por qué? Porque sabemos que la economía no es estática; la economía va cambiando a través de los años, a través de los siglos, a través de las décadas; y si nos transportamos al siglo XVIII, al siglo XVII, esa economía agrícola, los terratenientes, los grandes que eran los que tenían las grandes empresas…, porque era la agricultura; y si no éramos terratenientes pues teníamos que ser agricultores, ir a trabajar en la agricultura.

Pero llegó el siglo XX y ese modelo económico cambió; cambió lo que se conoce como la Revolución Industrial, donde se crearon grandes fuentes de empleo, donde el empleo que fue muy bueno para nuestros abuelos y para nuestros padres, ese tipo de empleo ya no está siendo tan bueno para nosotros; donde, en este tiempo donde la economía ha evolucionado tanto, la tecnología, y la globalización del mundo es una realidad, que está al alcance de todo el mundo, podemos ver que muchas personas todavía en Centro, Suramérica y en muchos países del mundo, están en un salario mínimo; y aquellos que pueden (gracias a Dios) gozar de un salario mínimo, porque sabemos también que (en el día de hoy hemos visto expuesto), que hay una gran cantidad de personas que aunque tienen talentos, tienen dones, tienen el deseo, ni siquiera encuentran empleo; riegan hojas de vida por todas partes, y muchas veces terminan trabajando en algo completamente diferente a lo que realmente les llena y les satisface; pero así es la realidad de la vida.

Yo creo que hay una serie de libertades que en este momento cualquier niño que esté naciendo alrededor del mundo, son garantizadas por el Estado. Pero hay otra serie de libertades que se la tiene que ganar la persona con su esfuerzo, sus decisiones, con su trabajo personal, que tiene que ver con libertades funcionales.

Porque una persona puede tener la libertad de comer, pero como nos dijo el doctor el día de hoy en la mañana, aunque está la libertad de comer ¿cuántas personas están padeciendo de hambre? O sea, si no hay el dinero para comprar comida para la familia, esa libertad está limitada.

Muchas personas pueden tener la libertad de tener un albergue para sus hijos, para su familia, pero si no hay el dinero para comprar la casa, esa libertad también está limitada. Muchas personas pueden tener la libertad de viajar cuando quieran viajar, pero si no se tiene el tiempo y no se tiene el dinero para hacerlo, también esa libertad está limitada.

Hoy en día hay una gran cantidad de oportunidades, pero para poder dirigir a muchas personas a esas oportunidades hay que estar dispuesto a tener una mente abierta a los cambios; y para eso también necesitamos mucha educación; mucha educación y mucho entendimiento de que las oportunidades que existen están al alcance de muchas personas.

Yo comencé un proyecto de negocio en el balcón de mi casa, que a través de los años se fue expandiendo y fui entendiendo el alcance que esa idea tenía. No la podía entender al principio, porque en el comienzo lo que estaba buscando era un mayor grado de libertad, libertad de tiempo, libertad de tener el ingreso para poder disfrutar de las cosas buenas que tiene la vida con mi familia, pero no las podía gozar dentro de mi profesión. Y en el proceso que fui caminando y avanzando, fui entendiendo que esa idea tenía un gran potencial; pero el potencial había sido delimitado por la falta de entendimiento y por la falta de conocimiento de las personas del potencial de esa idea.

Las ideas han transformado la historia del mundo. A través de las décadas, a través de los años, han cambiado completamente el mundo con los tiempos; y seguirán cambiando porque son las ideas de hombres y mujeres que transforman la historia.

Y esta idea comenzó inicialmente como un concepto de venta directa en el 1930; pero a través de los años ese concepto fue avanzando y evolucionando, y a finales de los 90, debido a la tecnología, que nos facilita la comunicación con cualquier parte del mundo, que nos facilita hacer negocios con cualquier parte del mundo, que nos facilita el tener al alcance la información para capacitarnos y educarnos… –porque hoy en día la información está disponible para todo el mundo y esa información está básicamente corriendo a una velocidad tan rápido que la que era buena hoy, ya es obsoleta mañana.

Y entonces, en ese proceso, esta idea fue madurando, fue creciendo, hasta convertirse el día de hoy en una megatendencia mundial donde millones de hombres y mujeres la han convertido en una realidad para ellos y su familia como una opción real para ingresos. Y así en ese comienzo, yo recuerdo que yo comencé este proyecto muy sencillo, lo comencé con una empleada doméstica, con un guardia de seguridad, con un carpintero, con un mecánico, un vendedor de filtro de ollas y una empleada doméstica.

A través de los años, esas personas, fui ‘mentoriándolos’, fui capacitándolos, y ellos fueron adquiriendo el conocimiento; y hoy en día son grandes empresarios manejando organizaciones de cientos de miles de personas en el mundo. Lo que empezó pequeño fue creciendo y creciendo hasta convertirse el día de hoy en un movimiento social y económico a nivel mundial, que lo dirige un conocimiento por un equipo de trabajo llamado International Networkers Team (del cual pues soy fundador).

A través de los años…, quiero, pues contar un poco, ¿no?, para poder entender el alcance, porque muchas veces planificamos, y toda esta planificación por la paz mundial es fundamental; es fundamental la planeación, la planificación, pero también es fundamental la implementación, hacer algo al respecto; y cuando regresemos a nuestros países, cuando regresemos a nuestros hogares, crear conciencia en cada persona que nos rodea, en cada que persona que participa en el Gobierno, en cada persona –de una forma u otra–, crear conciencia de que somos responsables de contribuir aunque sea con un granito de arena; pero entre todos podemos hacer cosas grandes.

Yo creo que la unidad del mundo es muy importante, la unidad de las personas es muy importante, pero el mundo está tan fragmentado mentalmente y socialmente que a veces se hace difícil concretar esa unidad.

Y este proyecto que, como he dicho, es un proyecto muy sencillo, muy simple; es un cambio en el modelo económico y se basa en las empresas desde el hogar.

Ayer escuche a una persona que estuvo con nosotros reunida y que dijo que el concepto de las empresas en el hogar aquí en Paraguay, ha tomado una tendencia muy fuerte, y que el 70% lo lideran mujeres; y entonces es un concepto: ¿Cómo le enseñamos a una persona desde su hogar crear su propia empresa? O sea, no darle el pescado, sino enseñarle a pescar.

Y para eso, aunque la industria tiene tiempo, muchas veces lo que miramos son las compañías, miramos las fábricas, pero no miramos a las personas; no miramos a las personas que están en necesidad como una opción real, alcanzable y viable, para que esas personas a través de una plataforma (que es la fábrica) que le provee el servicio, que le provee los productos, que le proveer la logística, que le provee todos los recursos que esa personas necesita…; que ahora lo único que la persona necesita es tener conocimiento, interés y dedicación, para desde su propio hogar levantar una microempresa que le pueda rendir los recursos que la familia necesita.

Y no estamos hablando de riquezas; estamos hablando que una familia que genera un ingreso mínimo, que le podamos ayudar a ganar el doble del ingreso mínimo, el estilo de vida de esa familia puede cambiar. Los podemos ayudar a poner un mejor pan sobre la mesa de su casa, a través de su esfuerzo personal, y a través de ir aprendiendo los principios empresariales que le permiten a través de este tiempo, a través de la libre empresa y lo que es la industria de las redes de mercadeo, poder participar de un concepto económico que el día de hoy genera 183.7 billones en el mundo, donde 80 millones de hombres y mujeres están entrando a la industria de las redes de mercadeo, y alrededor de un millón de personas todos los meses participan de esto que vamos a hablar en el día de hoy.

El modelo económico es muy sencillo, nosotros conocemos el modelo económico muy bien, tradicional, donde la fábrica, el mayorista, los almacenes, las tiendas, las promociones, tienen parte de ese capital, y luego el consumidor o las personas reciben esos servicios o esos productos.

El modelo económico que cambió (que es muy sencillo), el que se creó con las redes de mercado, lo que hizo fue que, la fábrica sigue elaborando productos y servicios y ahora el producto baja directo a las personas en su hogar, dándole la opción a aquellas personas que sean emprendedores, de que puedan crear su propia microempresa, de que puedan crear su propia red de distribución…, que empieza pequeña, pero que eventualmente puede ser una red de distribución masiva, que puede crecer a través del país y crecer a través del mundo, porque esta tecnología nos permite hacer contactos de persona a persona por el mundo completo.

Ese proyecto de negocios que yo empecé en el balcón de mi casa, el día de hoy se ha extendido a más de 100 países en el mundo, donde cientos de miles de hombres y mujeres han optado por entrar a este tipo de proyecto como una opción de vida; como una opción que le pueda permitir una calidad de vida a su familia completamente diferente a lo que plantea el empleo tradicional.

Sabemos que el empleo tradicional, que fue bueno en los tiempos de… bueno, hoy en día sabemos que las personas que - si nacieron en 1930, en ese tiempo pues fue muy bueno el empleo tradicional: había mucha seguridad en el empleo, el estrés de vida no era tan cargado como el día de hoy.

Pero a través de los años ese empleo ha ido mermando y las opciones se han ido abriendo completamente diferente; y sabemos que la calidad de vida del empleo tradicional, hoy en día con el mínimo de ingresos no se puede dar una paz y tranquilidad a la familia. ¿Por qué? Porque necesitamos recursos; pero los recursos no está en dárselo a la gente, los recursos está en enseñarle a la gente cómo ganárselo; y si le damos educación y le damos conocimiento y le proveemos las herramientas, a través de una herramienta que tenemos, que es una idea que está transformando la historia de cientos de miles de personas en el mundo, podemos hacerlo.

El concepto, el potencial de mercado, como dije: actualmente 183.7 billones de dólares, hace apenas 4 o 5 años atrás estaba en 120 billones (o sea, está creciendo a pasos gigantescos); actualmente 80 millones de hombres y mujeres entrando a la industria, perteneciendo a la industria, y creciendo constantemente en más de 150 países en el mundo.

Una de las cosas que he observado en los 16 años de trayectoria que llevo en este proyecto de negocio, aunque he vivido la experiencia de ver un cambio social, ver un cambio en los núcleos familiares, no solamente económico…; porque cuando tú le das a las personas –de una forma digna– los recursos para que esa persona pueda salir hacia delante, y le das el apoyo y le das la mentoría y le das el conocimiento…; porque muchas personas al carecer de mentoría y de apoyo y de conocimiento, pueden entrar en una empresa y fracasar en cualquier tipo de empresa.

Pero cuando tú tienes un medio para darle el conocimiento, proveerle el conocimiento y proveerle el apoyo, y le estás dando la herramienta para que él y ellos sean los constructores de su propio ingreso, entonces, lo que yo he vivido en mi experiencia es que no solamente una persona en el hogar se involucra, se involucra todo el núcleo familiar en una empresa que nace en el hogar; y eso se da para unos cambios sociales que impactan a las nuevas generaciones.

He podido vivir la experiencia a través de 16 años, de ver cómo los hijos de nuestros empresarios a nivel mundial, han ido desarrollando desde ya muy pequeños una conciencia de emprendimiento, una conciencia de actitudes positivas, de actitudes donde los principios y los valores cobran gran importancia, porque nosotros somos el modelo…; y si el modelo está defectuoso pues nuestros hijos también van a salir con defectos en el modelo; y a nosotros ellos nos están observando continuamente porque ellos quieren imitar a su padre, ellos quieren imitar a su madre; y muchas veces el problema que estamos enfrentando (y que yo he visto a través del proceso de desarrollar este proyecto de negocios en todos los países de Latinoamérica y el mundo) es que muchas veces las personas tienen el deseo pero la oportunidad no se presenta.

Y puedo ver, a través de los años, cómo en muchos países de América Latina se hace tan difícil llevar a las personas a la conciencia de este tipo de modelo económico, porque solamente el paradigma que pueden ver, los mapas mentales que pueden ver, son los mapas mentales que le proveyó el siglo XX y del negocio tradicional y de los conceptos empresariales grandes; cuando hay microempresas que, cuando sumamos muchas de ellas, podemos establecer muchos recursos para las personas; países (que lo podemos ver aquí en la pantalla) como los Estados Unidos, China, Alemania, México, Brasil, y muchos países como Colombia, Perú, están a la vanguardia.

Ahí están los 23 países de mayor enfoque en este tipo de concepto de negocio y que han salido hacia adelante; pero todavía veo a través de 16 años, cómo a tantas empresas que quieren aportar, empresas serias, empresas responsables, que quieren aportar en los países de América Latina, las ven como una empresa extranjera, en vez de verla como una empresa que le puede dar opción a muchas personas para poder vivir un estilo de vida completamente diferente.

¿Cómo llevamos a las personas común y corriente? (Que es lo que ha sido mi experiencia en 16 años que llevo en este proyecto) Mi experiencia es cómo llevar una persona común, una persona que a lo mejor uno pensaba que no tenía posibilidades en la vida, tal vez una persona marginada…, y a veces ni siquiera tiene que ser marginada económicamente, porque en el proyecto que he desarrollado tengo doctores, tengo ingenieros, tengo grandes empresarios, como también tengo empleadas domésticas y carpinteros, personas que entraron sin ningún recurso financiero. O sea, es un proyecto que en igualdad de condiciones le abre las puertas a todo el mundo, para que a través de sus talentos, sus dones, sus capacidades y sus habilidades estas personas puedan usar todo eso a su favor para construir su futuro.

Entonces, para eso se requiere un proceso de transformación mental; porque pensando como empleado, pensando de la forma tradicional, pensando sin una mente empresarial, no se puede tener éxito en los negocios; inclusive hasta las pequeñas empresas, hasta las microempresas requieren ese desarrollo empresarial y ese conocimiento que es indispensable para que esa microempresa tenga éxito.

Entonces, a través de los años yo me fui observando que hacía falta un método educativo; y ese método educativo, con la International Networkers Team lo fuimos creando e integrando en el núcleo de cada uno de nuestros asociados; y ese método educativo le fue dando el conocimiento básico, claro está, porque no podemos darle todo el conocimiento a las personas; le damos lo básico, ¿para qué?, para que con lo básico la persona, a través del proceso de experiencias, a través de la trayectoria, a través de seguir avanzando y creando, ellos puedan crear sus propios recursos y puedan ir con el tiempo desarrollando esa mentalidad empresarial.

La mente es una computadora y no le podemos pedir lo que la mente no tiene; nuestra mente es como la computadora, y a la computadora le pedimos información y ella nos da la información; y muchas personas tú le pides la información, y quieren ser empresarios, quieren tener éxito, pero la información que le da es de su trayectoria anterior, es de su trayectoria de todos los procesos de empleo, de todos los procesos de hojas de vida que repartió, del estrés de vida…; y entonces muchos de ellos se preguntan: “¡¿Cómo a los 35 años de edad soy un hombre productivo o una mujer productiva, y todavía me consideran como una persona vieja para un empleo?!”

Cómo todavía muchas personas, con todo esto que ha ocurrido del final del empleo, la reducción en los empleos, cómo muchas personas han cortado su ingreso a gran escala y cómo muchas personas se encuentran en un estrés de vida –lamentablemente– que no les permite concentrar en la paz familiar.

Porque yo creo que la paz del mundo comienza con la paz en el núcleo familiar, todo empieza en la familia. Si las familias tienen los recursos, si las familias tienen la educación, si las familias tienen la conciencia: a través de las familias podemos cambiar el mundo. Pero a veces queremos cambiar el macro sin cambiar el micro; y yo creo que todo empieza por cambiar el micro, cambiarlo dentro de nosotros: tomando la iniciativa uno personalmente, y eso extenderlo a más personas.

Entonces, ese tipo de movimiento socioeconómico que se ha ido creando en 16 años de trayectoria, en el cual yo me encuentro involucrado, me apasiona cada día más, porque puedo ver cómo miles de personas han transformado su vida.

Y esto es un proceso de transformación; la mente se va transformando cuando tú pasas por un proceso de experiencias que te transformen; pero si tú no pasas por las experiencias que te transformen, la mente sigue en el mismo lugar toda la vida. Y lamentablemente es lo que le ha pasado a muchas personas. Entran a los 20 años a trabajar…, y no es que es malo el trabajo, el trabajo es algo digno y bueno, pero ahí se quedan, no evolucionan; pasan 30, 40, 50, 60… hasta que llega la supuesta… ¡que antes era muy bueno en el siglo XX para nuestros abuelos y nuestros padres! Yo recuerdo a mi papá y mi mamá y mis abuelos, ellos se retiraron y alcanzaron un nivel de vida completamente diferente; pero hoy en día la supuesta jubilación, el supuesto retiro, la supuesta seguridad de ese empleo, no está.

Entonces, yo los invito el día de hoy a que puedan abrir una nueva conciencia a las nuevas alternativas, a las nuevas opciones, a que no - nos cerremos a los paradigmas viejos y abramos una conciencia a los paradigmas nuevos.

Ha sido para mí un placer compartir el día de hoy con ustedes.