Dr. William Soto Santiago | Acto con Sobrevivientes del Holocausto en México

Moderadora:

Queremos invitar al Doctor William Soto, para que nos dirija unas palabras.

 

Dr. William Soto Santiago

Embajador Mundial

Embajada Mundial de Activistas por la Paz

Reciban mis saludos todos los presentes. Para mí es un gran privilegio poder estar en medio de personas como ustedes, sobrevivientes del Holocausto, quienes con su fortaleza nos han dejado importantes lecciones de vida.

Los sobrevivientes del Holocausto constituyen un legado para la humanidad, porque a pesar de haber sido víctimas del odio, la crueldad y la violencia del régimen nazi, han tenido la fuerza, para iniciar una nueva vida aun en países diferentes a los de su origen. Formaron una familia, se integraron al campo laboral y, lo más importante, a pesar de tanto sufrimiento y violencia a la cual fueron expuestos por años, no perdieron la capacidad más hermosa del ser humano: la capacidad de amar.

El Holocausto fue un crimen que cambió completamente a la humanidad, marcó un antes y un después, por esa razón es importante trasmitir esta parte de la historia a las presentes y futuras generaciones, los sobrevivientes deben contar todos los hechos perpetrados por el régimen nazi a través de los medios posibles ya sea a través de reportajes, libros, periódicos, revistas, televisión.

También cada una de las historias de vida de los sobrevivientes debe ser contada en las escuelas, colegios y universidades, a través de conferencias, foros y actividades educativas, porque vemos con preocupación que la generación que vio la Segunda Guerra Mundial se está yendo poco a poco; y si los sobrevivientes como testigos principales y presenciales de este crimen tan atroz no trasmiten los hechos, no hacen escuchar sus voces, ¿entonces quién más va a contar?

No debemos dejar a las nuevas generaciones expuestas a las posturas negacionistas o aquellas que minimizan y relativizan el holocausto, para eso es fundamental que todo testigo de este crimen hagan escuchar sus voces, nunca dejen de recordar y nunca dejen de contar al mundo los estragos que provocan la discriminación, la intolerancia, los prejuicios y la falta de sensibilidad; cuéntele al mundo de la barbarie a la cual son capaces de llegar los seres humanos cuando pierden el respeto por la vida y la dignidad del hombre.

Cuéntenle al mundo sobre las señales de alarma frente a un nuevo genocidio, cómo detectarla y las acciones que se pueden tomar para que un crimen tan atroz no vuelva a suceder contra ningún pueblo en ninguna parte del mundo.

Existen muchas evidencias de lo que fue la Shoah y de los horrores provocados por el régimen nazi como las fotografías, los videos y muchos artículos recuperados de los campos de concentración y exterminio.

Por otra parte, están los testimonios de los soldados; de las tropas aliadas que al entrar a los campos de concentración y exterminio registraron las duras escenas de dolor y muerte y conmovieron e hirieron la sensibilidad del mundo, pero también están ustedes sobrevivientes del holocausto que son los testigos más importantes porque vivieron en carne propia la reacción provocada por el antisemitismo; ustedes son testigos presenciales que pueden exhortar al mundo para que la frase tan repetida como el “nunca más” no quede en simples grabaciones y las personas tomen verdaderas acciones para contrarrestar todo acto que atente contra los derechos humanos.

Hitler cruelmente atento contra la existencia integral del pueblo judío al desvirtuar su fe, llevarlos del ejercicio de su religión, quemar las sinagogas, al matar a los rabinos, al desacreditar a su Dios, atentó contra su alma al negarles la expresión de su identidad, el derecho a la educación y el ejercicio de sus profesiones, al eliminarles sus sueños como seres humanos y la libertad de expresión, al cambiarles su nombre por un número, los deshumanizó y los animalizó; de esta forma Hitler mató el espíritu del pueblo judío, al encerrarlos en ghettos y luego en campos de concentración, al expulsarlos forzosamente; someterlos a condiciones precarias de existencia y a trabajos forzados, así como al fusilarlos y gasearlos atentó físicamente contra el pueblo judío, contra el cuerpo del pueblo judío.

Hitler y su imperio, al perpetrar el holocausto, atentaron contra la integridad moral y física del pueblo judío, primero atentaron contra el alma y mataron el espíritu antes de extinguir la tercera parte del cuerpo del pueblo judío. El objetivo de Hitler no era solamente exterminar físicamente a los judíos, Hitler quería borrar al pueblo judío de la historia, de la memoria de la humanidad, pero no tuvo éxito porque ustedes lucharon por su supervivencia, vencieron el antisemitismo y la discriminación, cuidaron y preservaron la identidad del pueblo judío, su cultura, su idioma, sus tradiciones, su religión, sus conceptos, y ahora Israel es un Estado libre y soberano, ejemplo para todas las naciones.

A lo largo de la historia el pueblo judío ha sido perseguido y muchos líderes han querido borrarlos o exterminarlos del planeta, como fue el caso de Amán, personaje que encontramos en el libro de Ester que en aquella época le pide al rey Azuero eliminar al pueblo judío y mediante la promulgación de una ley destruir y matar, y exterminar a todos los judíos desde el niño hasta el viejo, niños y mujeres.

Pero ni Amán ni Hitler consiguieron destruir el pueblo judío a pesar de que adaptaron hasta las leyes de sus gobiernos para respaldar este fin, no pudieron eliminar al pueblo judío quien vive y vivirá para siempre porque es el pueblo primogénito de Dios y como tal tiene muchos propósitos que aún serán cumplidos.

A todos ustedes sobrevivientes mi respeto, admiración y mi compromiso de seguir trabajando en defensa de los derechos humanos; en contra del antisemitismo, los prejuicios, estereotipos y la falta de sensibilidad.

Quiero terminar convocándolos a que nunca dejen de recordar, nunca dejen de contar su historia, porque como dice el primo Levi, no es lícito olvidar, no es lícito callar, si nosotros callamos, ¿quién hablará? Muchas gracias.

Moderadora:

Queremos dar las gracias a la Embajada de Activistas por la Paz y al Dr. William Soto, por haber iniciado relaciones de cooperación con la Asociación de Sobrevivientes en México, queremos darle un regalo, un libro y un video editado por el Museo Memoria y Tolerancia, con el testimonio de sobrevivientes del holocausto de México por habernos honrado con su presencia. Gracias.

“El Dr William Soto Recibe el regalo de manos de la moderadora”.

Buenas tardes, aquí me pidieron que sea bateador emergente, un gusto de estar acá y un gusto de haber promovido la reunión, esta reunión de hoy en la tarde con la Embajada de Activistas para la Paz y la Unión de Sobrevivientes con nuestros queridos amigos todos los sobrevivientes ya que me conocen muy bien, ya he venido varias veces.

Y bueno, se les agradece por haber venido, esperemos que exista un nuevo lazo de cooperación y tengo entendido que el Dr. William quiere promover el proyecto y hacer crecer el proyecto de huellas por la paz que se inició recientemente con Peter Kartz y ***** y eventualmente con los demás sobrevivientes según tengo entendido y esperamos que no sea la primera vez, ni la única que vaya a haber más visitas.

Y en lo personal, yo estoy trabajando mucho con la Embajada de Activistas para la Paz para la educación de la Shoah, del holocausto, en muchísimos sitios de la República. Y no sé si lo comentó, no, creo que no lo comentó el doctor, pero gracias a la Embajada de Activistas para la Paz se está promoviendo una iniciativa de ley en el Congreso de México para hacer obligatoria la educación de la Shoah, del Holocausto, en México. Para seguir los protocolos desde la ONU de los protocolos de Estocolmo, se están haciendo muchos esfuerzos para que sea obligatoria y pase la ley en México, y por eso yo creo que va a ser nuestro eterno agradecimiento que ello suceda gracias a sus esfuerzos.

Gracias por venir.

Moderadora:

Gracias a todos por venir, queremos organizar a ver si se puede una foto de todos con los sobrevivientes y todas las personas de la Embajada por favor.