Dr. William Soto | Reconocimiento por Mamos Arhuacos en la Sierra Nevada de Santa Marta, Colombia

EMBAJADOR MUNDIAL POR LA PAZ

PRESIDENTE EJECUTIVO DE LA EMBAJADA MUNDIAL DE ACTIVISTAS POR LA PAZ

Sr. Jeremías Torres delegado del Cabildo gobernador Arhuaco, mamos y autoridades Arhuacos, mujeres y niños Arhuacos; Dr. Camilo Montoya Reyes, procurador judicial ante los Tribunales en Bogotá - Colombia; Ing. Iván Sarmiento, coordinador Colombia Embajada Mundial de Activistas por la Paz; Dra. Ellis Gómez asesora de la Dirección de Asuntos Indígenas del Ministerio del Interior; Dra. Auris de Freita médica de la República de Venezuela; Joshua Ben Abraham Rojas, líder de la Comunidad Judía en Santa Marta.

Me permito reiterar un saludo afectuoso y de hermandad a los mamos, líderes, lideresas y niños del pueblo Arhuaco, respetados representantes del Gobierno Nacional, departamental y municipal, académicos, señoras y señores.

Este encuentro con integrantes del pueblo Arhuaco, en especial con los mamos de este pueblo, me llena de gran satisfacción y de expectativas por la ocupación histórica o ancestral que ustedes han tenido en la tierra y de estrecha relación de respeto y cuidado que guardan con ella.

Sé que la Madre Tierra y sus territorios milenarios, les han permitido garantizar su pervivencia y han sido la base fundamental de su cultura.

Como Embajador Mundial de la Paz, siento un gran respeto y afecto por los pueblos indígenas, los cuales cuentan unas características particulares propias y valiosas que les permite ser diferentes al resto de la humanidad, entre ellas su ley de origen, ley natural, derecho mayor o derecho propio.

Es evidente que los pueblos indígenas como hermanos mayores en el marco de la historia, han contribuido a la formación y consolidación de las naciones. Han aportado su cultura, sus conocimientos y sus tradiciones para beneficio de la sociedad; pero en especial ustedes el pueblo Arhuaco han contribuido a la promoción de la necesidad de cubrir, de cuidar y de preservar el planeta tierra.

El aporte del pueblo Arhuaco tiene que ver con la prevención del ecocidio, el atentado con las reservas naturales, el daño a los ecosistemas. Soy un convencido al igual que ustedes, que el planeta tierra tiene vida y por ello es necesario de su cuidado y protección.

En ese sentido, como Embajador Mundial de la Paz, he venido propiciando espacios y adelantando acciones que nos permiten reflexionar sobre los daños de la humanidad ha venido causando a la Madre Tierra, los cuales han traído consecuencias irreparables.

Tenemos un deber hermanos mayores, naciones originarias y en general conciencia de la responsabilidad que existe en cabeza de los estados y de la familia humana de prevenir actos que puedan dañar nuestro hábitat. Se requiere educar sobre una cultura de paz desde la protección de la Madre Tierra, la cual nos ha permitido vivir en ella.

La Embajada Mundial de Activistas por la Paz, les hace un reconocimiento a ustedes hermanos mayores y es que, en el marco de su cosmovisión han emitido líneas de pensamiento y de consentimiento y de conocimiento a los hermanos menores sobre la protección de nuestro planeta. Desde su cultura ha realizado pagamentos y saneamientos espirituales del territorio, para el equilibrio y armonía con la naturaleza, la permanencia cultural y la pervivencia de los pueblos.

Es por ello que los invitamos a sumar esfuerzos en busca de la preservación de la vida de la Madre Tierra y de la identidad étnica y cultural de la nación, teniendo en cuenta que los graves atentados y explotaciones en nuestro planeta y las condiciones de marginación y prácticas sociales de discriminación que han afectado a estas poblaciones étnicas a través de la historia.

Tengo el deber de continuar aportando para la formulación de políticas públicas con enfoque diferencial, la suscripción y ratificación de convenios y tratados internacionales, bajo los principios del respeto y reconocimiento del derecho a la diferencia y de sus cosmovisiones que vayan dirigidos a la preservación de nuestro planeta y de las naciones originarias.

Recibir esta tutusoma la cual simboliza su hábitat, la Sierra Nevada y la nieve que la conforma, las piedras que son la base de la autoridad, porque sentados sobre ellas se ejerce la autoridad y el control para la protección de los minerales; los hilos de algodón en representación de la vegetación que permiten dar vida y blindaje a la tierra y la mochila arhuaca con su lectura y escrituras que permiten consagrar el pensamiento de cada casta de acuerdo a su autoridad, ratifica mi compromiso y mi deseo de seguir contribuyendo e impulsando iniciativas para preservar la vida de nuestra Madre Tierra y de los grupo étnicos, entre ellos ustedes pueblo Arhuaco y en especial mi compromiso de lograr la paz a nivel mundial. Muchas gracias.

 

MODERADOR

Muchísimas gracias Dr. William Soto por sus palabras. La palabra tiene poder, siempre han dicho los mayores y es así. Las palabras del Dr. Camilo Montoya, ojalá se lleve las mejores energías que en este momento nos están acompañando a todos los rincones del mundo y la humanidad aprenda a cuidar otros espacios.

Las bonitas palabras del Dr. Santiago, será repartido en diferentes comunidades, que es posible que intercambiando mensajes podemos sumarnos a una causa común, que es posible vivir entre todos este espacio, que es posible compartir este espacio mientras pasamos por este mundo.

Para finalizar este evento tan importante, también para todos los presentes, el pueblo Arhuaco, la comunidad, la región de Simonorua le ha preparado una danza, porque en nuestro caso cuando dialogamos con este poder para que las cosas se armonicen, se cierra con una danza tradicional y espiritual, para que alimente nuestro espíritu.

Entonces, en este momento para todos los presentes y para que todos estemos en armonía, vamos a entonar una canción que lo van a tocar los maestros músicos tradicionales del pueblo Arhuaco.

[Intervención musical]

Bueno, recordarle nuevamente al Dr. Soto (aunque creo que ya lo tiene en el corazón) que estamos en la Sierra Nevada de Santa Marta, es la forma de seguir repitiendo, enseñando a las nuevas generaciones, que la música va acompañado también con las semillas, la semilla va acompañado con el conocimiento, con los pagamentos y todas las palabras que acaba de pronunciarnos cuando estabas acá.

Es un honor tener al Dr. Soto acá, todos nosotros que hemos venido en representación de los cuarenta y siete mil arhuacos; veinte y dos mil kogui; diez y ocho mil wiwa; diez y siete mil y con los demás presentes; nos sentimos como hermanos.

Queremos en este momento, dar como finalizado también por la premura del tiempo que tiene el Dr. y la agenda que tendrá mañana, no lo queremos cansar mucho, sé que es un momento que nos está abriendo la puerta para hacer mucho trabajo en el futuro, queremos llevarlo en el corazón, vamos a sentir de que compartimos no solamente dos horitas, sino mucho tiempo.

Lo llevaremos en el corazón, así como usted va a llevar en el corazón este momento tan importante y también a todos los presentes darle un agradecimiento especial, la voluntad que tuvieron de hacerse presente, por asistir en este evento que jamás lo habíamos pensado, las oportunidades también tienen momentos, esos momentos son inolvidables; pero lo más importante aquí es empezar también a abrir corazones y empezar a formar, enseñar la nueva generación de que hay un compromiso histórico, único de cada uno desde donde estemos para que sigamos sembrando la paz, la felicidad, y la felicidad no solamente se construye cuando me relaciono dignamente con el colectivo, sino con las piedras, con las aguas, con los pájaros.

Cuando sienta de que los pájaros, que todos los elementos que existen en la naturaleza tiene derecho y que tenemos que compartir con ellos, solamente allí la Madre Tierra sentirá la felicidad y entenderá también de que ya estamos en otro plano, que ya estamos migrando el camino colectivo para que las piedras, las aguas, los animales, todos estén armonizados.

En este momento, me permito en nombre del pueblo Arhuaco dar como finalizado este momento histórico, único, pero teniendo claro de que en cada uno de los corazones que todos nos encontramos bajo este techo, vamos a llevar el mensaje a donde vayamos, no importa donde estemos; pero si vamos a multiplicar este pensamiento, seremos los primeros pioneros cuidadores de la vida, no solamente del espacio donde nosotros compartimos con la familia, garantizando la posibilidad de que la humanidad entienda, buscando los mecanismos, sean en las academias, en las congregaciones, en las reuniones familiares, en las fiestas, llevemos este mensaje, compartamos este mensaje.

Entonces, cuando hagamos este trabajo le estaremos haciendo un bien y beneficio a la Madre Tierra.

Muchísimas gracias a todos los presentes y nuevamente para el Dr. William Soto Santiago muchísimas gracias por el tiempo que nos dedicó, por este momento especial, por compartir estas palabras. Y estamos seguros de que nuestro mensaje, el mensaje que da los mamos va a llegar a todos los rincones del planeta tierra. Y muchísimas gracias para todos.

Detalles

Fecha: 
access_time Mié, 11/26/2014 - 00:00