Dr. Camilo Montoya | Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto en Costa Rica

Dr. Camilo Montoya | Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto en Costa Rica

Video Relacionado:

 

Mi Fraternal saludo para el Doctor Manuel Ventura Robles, Juez de la Honorable Corte Interamericana de Derechos Humanos, también mi fraternal saludo para el señor Salomón Fachler, Superviviente del holocausto y para sus familiares; hoy la Embajada Mundial de Activistas por La Paz, don Salomón… y la corte interamericana de Derechos Humanos, y la corte Suprema de Costa Rica le rinde tributo, porque usted es un superviviente del holocausto, y eso lo hace… le da una doble connotación: lo hace vencedor y lo hace testimonio; lo hace vencedor, porque venció la adversidad, y lo hace testimonio porque con su vida usted desmiente a los negacionistas del holocausto.

También mi fraternal saludo para el Doctor William Soto Santiago, Embajador Mundial de la Paz; para el Doctor Gilbert Armijo, presidente de la Sala constitucional de la honorable corte suprema de justicia de Costa Rica; para el Doctor Eduardo Trejos, Vice-ministro de Relaciones exteriores; para la Licenciada Gabriela Lara, Directora General de La Embajada Mundial de Activistas por La Paz; para las autoridades académicas, rectores de universidades que están hoy presentes, y para todos los miembros del cuerpo diplomático acreditado aquí en Costa Rica.

Las Enseñanzas del Holocausto.

La Impunidad de los crímenes más atroces se ha encubierto por quienes además de ejercer el poder y el dominio de la fuerza, detentan la hegemonía de la enseñanza y controlan la información.

La solución final a la cuestión judía fue el eufemismo utilizado para enmascarar la exclusión social y la discriminación de los judíos, con miras a su exterminio. La atrocidad genocida con la que finalmente en forma sistemática y premeditada se exterminó a seis millones de judíos, sin contar al elevado número de víctimas de otros grupos minoritarios, como: disidentes políticos, homosexuales, testigos de Jehová, gitanos romaníes, limitados físicos y enfermos mentales.

La manipulación de la información para minimizar las verdaderas intenciones genocidas, es un referente histórico; los perpetradores enmascaran la verdad con términos suavizantes a la vez que manipulan la propaganda y controlan la educación, influyendo en la conciencia de los niños con enseñanzas antisemitas.

En el imperio nazi se enseñó a los niños alemanes a leer y a escribir, repitiendo frases antisemitas, veladas en un patriotismo radical e irracional.

La concientización de la supuesta condición subhumana de aquellos con quienes días antes se compartía la escuela, se leía en la misma biblioteca y se cenaba en los mismos restaurantes, y con quienes se convivía en el mismo vecindario; además de difundir la condición infrahumana del pueblo judíos en panfletos y periódicos, con caricaturas y frases emblemáticas, plasmadas en las cartillas escolares; la cantidad de víctimas del exterminio se justificó atribuyéndoles falsamente la condición de enemigos, calidad para la que nada importaba el porqué, sino el cómo. La sola reiteración de ese mensaje de odio, como si la repetición de una mentira por mandato de quienes informan y educan convirtiera en verdad lo indemostrable.

La irracionalidad e injusticia de la barbarie no se pueden morigerar con lenguajes ni discursos malintencionados; ese tipo de anestesia lingüística no tiene la virtualidad de matizar la verdad cruda. La preservación de la verdad es responsabilidad de todos, principalmente de quienes educamos y de quienes informan.

El lenguaje que usamos siempre transmite un mensaje de amor o de odio; el lenguaje puede ser discriminatorio, estigmatizante; y si se le manipula, se puede convertir en una especie de velo para encubrir la verdad. Ese es el uso que dan al lenguaje, entre otros, los negacionistas, los minimalistas y los revisionistas del holocausto. Sin embargo, cuando se usa con transparencia ese lenguaje que honra la verdad histórica.

La enseñanza del holocausto es herramienta para la prevención de eventuales genocidios; su estudio, por ende, debe ser un tema de interés no solo para el pueblo judío, sino para toda la humanidad.

La pluralidad de víctimas del holocausto, la sistematización y tecnificación de la muerte por parte de una de las sociedades más civilizadas, cultas y adelantadas de la época; en fin, la singularidad y la trascendencia actual de ese crimen hacen que su estudio, su comprensión, su enseñanza y conmemoración no solo le interese al pueblo judío sino a toda la humanidad.

¿Cuál es la razón por la cual el holocausto ha de interesarle al mundo entero?, una buena pregunta que no admite una única respuesta.

La razón por la que el holocausto a de interesarle a la humanidad entera, es además de que se trata del paradigma del acto genocida; le interesa al mundo entero entre otras razones por tratarse de uno de los crímenes internacionales con mayor lesividad. La dañosidad del holocausto se deriva entre otras razones del considerable número de víctimas, y del hecho de haber sido asumido el exterminio del pueblo judío como una política de estado, como un plan de gobierno ideado en la conferencia de Wannsee, celebrada en Berlín el 20 de enero de 1942, en la que participaron (duele decirlo) jerarcas del gobierno y del poder judicial, así como líderes del partido nacional-socialista de los trabajadores, más conocido entre la comunidad alemana como el partido nazi, partido político que llegó al poder por elección popular, no como consecuencia del uso de la fuerza contra los electores, ni por un golpe de estado, sino como producto de un ejercicio democrático en el que la sociedad alemana eligió su programa de gobierno; programa de gobierno que se fue caracterizando por excluyente, antisemita y discriminatorio, con un discurso de odio hacia el pueblo judío, y con leyes que materializaban la exclusión, legalizaban el encierro, ordenaban la expulsión y encubrían el exterminio.

He ahí una vez más el lenguaje siendo utilizado como instrumento para pervertir la verdad, esta vez con fines genocidas.

Otra característica primordial para que el holocausto le interese a todo el mundo es que su comisión se enmarcó en la legalidad; todo lo que Hitler ejecutó no desacató la ley, todo fue legal, por eso siempre insisto en la necesidad de diferenciar entre los llamados juicios de legalidad y los juicios de legitimidad.

El plan discriminatorio del ministerio nazi pudo ser legal, más no legítimo, la legalidad consiste en el mero cotejo de la actuación objeto de examen con la ley; es un examen formal, superficial, para establecer el simple conformismo de la conducta con la norma válidamente proferida.

La ponderación de la legitimidad en cambio implica examinar si la actuación oficial o particular respeta la dignidad humana, si respeta los principios constitucionales; por esa razón muchas actuaciones oficiales podrán ser legales, mas nunca serán legítimas.

Las leyes discriminatorias que se dictaron en el periodo nazi, fueron el preámbulo del exterminio.

Otra característica que hace del holocausto un tema universal y no solo judío es que ese genocidio se perpetró gracias a la inacción y a la indiferencia del mundo, particularmente de la sociedad alemana de la época, pero también gracias a un discurso diseñado para influenciar el proceso educativo. Un discurso de odio que comenzó manipulando las cartillas escolares con las que se enseñaba a leer a los infantes y finalmente logró exterminar una gran parte de un pueblo indefenso.

Logró exterminar por esa razón… reitero el llamado del Embajador Mundial de La Paz, el Doctor William Soto Santiago, para aprender a detectar las señales de alarma y de esta forma prevenir el genocidio.

La pasividad del mundo durante la perpetración del holocausto es otra característica que entroniza esa página negra de la historia de la humanidad como el paradigma de la barbarie; y la condición de las víctimas, personas engañadas e indefensas, quienes si bien fueron exterminadas durante la segunda guerra mundial, no representaban amenaza bélica, ni peligro alguno para la sociedad alemana y para ninguna sociedad del mundo.

El holocausto ha de interesarle al mundo porque fue un atentado contra la familia humana.

La Embajada Mundial de activistas por la paz trabaja arduamente en el campo educativo para universalizar la enseñanza del holocausto. El Holocausto es un tema que nos concierne a todos, como ciudadanos del mundo. El holocausto es un crimen internacional, una página negra de la historia de la humanidad que a pesar de haber ocurrido en otras latitudes hace 70 años, nunca perderá actualidad; sus enseñanzas siempre estarán latentes para prevenir la barbarie. Por lo mismo el estudio del holocausto nos concierne a todos los ciudadanos del mundo, y su prevención nos beneficia a todos los miembros de la única raza existente: La Gran Familia Humana.

Muchas Gracias.