Discurso - Sr. Luis Fernando Mendoza - Presidente de la Asamblea Legislativa de la República de Costa Rica

Discurso - Sr. Luis Fernando Mendoza - Presidente de la Asamblea Legislativa de la República de Costa Rica

FOROS UNIVERSITARIOS - EDUCANDO PARA NO OLVIDAR

El Holocausto, paradigma del genocidio

 

San José, Costa Rica

Jueves, 23 de enero de 2014

 

Sr. Luis Fernando Mendoza

Presidente de la Asamblea Legislativa de la República de Costa Rica

 

Muchísimas gracias y muy buenos días, en primera instancia, Activistas para la Paz, que desde el momento en que me comentaron el año anterior de su proyecto, quisimos unirnos a este esfuerzo, y con muchísimo gusto lo hemos hecho en la Asamblea Legislativa.

Quiero dar también el saludo especial al Sr. Luis Fernando Salazar, Viceministro de Relaciones Exteriores y Culto; a don William Soto, Embajador Mundial de la Embajada de Activistas por la Paz, que tuvimos el honor también de tenerlo en la Asamblea Legislativa en un acto muy bonito; a la Lic. Rocío Leyva Torres, Vicepresidenta del Colegio de Abogados; y a las señoras y señores panelistas, que están en la mesa principal; al señor embajador, don Abraham Haddad, de veras que también es un gusto y un honor contar con su presencia, estar acá con usted compartiendo esta mañana.

Antes de iniciar algunas palabras que hemos preparado para esta actividad, quisiera decirles que yo me siento muy motivado de poder participar en una actividad como esta, porque la verdad es que me parece que en todas partes del mundo deberíamos nosotros, el ser humano, estar desarrollando y realizando permanentemente este tipo de actividades; porque acecha el riesgo siempre, en cualquier latitud del mundo, de que pueda suceder alguna situación donde los Derechos Humanos puedan ser quebrantados.

La semana anterior estuve en un foro en la ciudad de Puerto Vallarta, México, precisamente del Foro Asia Pacífico. Y muchas de las discusiones que se abordaron eran exactamente los peligros que en distintas latitudes se están dando, de amenazas y posibles enfrentamientos por los distintos intereses que tienen los países en las distintas cosas que discuten. Conflictos como la amenaza de Corea del Norte con todas las armas atómicas y las pruebas, que estuvo en ese momento presente en la discusión de ese foro de más de 325 diputados del mundo; pero también otras amenazas que Asia Pacífico tiene con respecto a - entre países que están, de nuevo, manifestando y señalando intereses.

Y eso a final de cuentas, si no se discute, si no se negocia, si no se conversa, termina también en la ruptura del orden mundial y también en resultados como fueron el Holocausto, que aunque el abordaje es distinto, terminan siendo también situaciones en las cuales el ser humano a final de cuentas es quien sale perjudicado y perdiendo.

Es un honor dirigir estas palabras en el marco de este Foro que nos enseña a mirar el pasado para labrar un mejor futuro. Quiero iniciar mis palabras citando la famosa frase de Winston Churchill, que decía: “No dejéis el pasado como pasado, porque pondréis en riesgo vuestro futuro.”

La labor invaluable, desarrollada por la Embajada Mundial de Activistas por la Paz, nos permite recorrer las páginas de la historia para enmendar errores que le han costado a la humanidad sangre y lágrimas. Recordando el pasado podemos corregir los errores que le permitan a la humanidad engrandecerse hacia un mañana mejor.

Sean ustedes bienvenidos a este Foro; y a quienes nos visitan de otros países, los recibimos cariñosamente en esta tierra de paz, reconocida a nivel internacional por su vocación civilista. Esta nación no tiene ejército, aquí no escuchamos los ruidos del cañón, nuestra riqueza no está en las armas; está en la educación de los niños y en la sabiduría de nuestros ancianos.

Desde hace más de 30 años nuestro país hizo la proclama de neutralidad en conflictos bélicos; allí se mantiene su oposición a la guerra, y resalta la paz como verdadera y única política de nuestra época. Nuestras batallas no se libran en los campos ni con los misiles, se idimen mediante los mecanismos instaurados en el Derecho Nacional e Internacional.

En Costa Rica creemos en el diálogo y en el respeto a las mayorías. No gastamos nuestros recursos en campos de entrenamiento sino en escuelas, colegios y universidades.

No puedo dejar de citar tampoco el orgullo que nos embarga como costarricences al contar con un Premio Nobel de la Paz, el doctor Oscar Arias Sánchez, quien en el año 1987 fue galardonado con este premio por su invaluable aporte a los procesos tendientes, a llevar la paz a una Centroamérica que en los años 80 se encontraba inmersa en crueles conflictos armados.

Además de lo anterior, nuestro país es pionero en liderar el largo y complejo proceso tendiente a que la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptara el texto del Tratado sobre el Comercio de Armas. Sobre este tema también quisiera hacer una pausa acá con todos ustedes, y decir y solicitarles que en cualquier foro en el que se encuentren a nivel mundial, deberíamos los costarricences llevar una bandera, una tea, una invitación a los demás países para que aprueben sus Parlamentos este Convenio sobre el Tratado de Armas. Me parece que es un buen aporte que le está haciendo Costa Rica a los demás países del mundo, tratando o intentando que se reglamenten, que se dé y que se tenga una legislación sobre el comercio de armas ligeras, que a final de cuentas también terminan utilizándose y disparando contra los mismos pueblos.

Como Presidente de la Asamblea Legislativa, me enorgullece que sea esta tierra, la elegida por ustedes para llevar a cabo esta misión de paz. ¡Ojalá este mensaje llegue a muchas naciones!, ¡que se multipliquen las personas que creen en estos ideales! Nuestro país les abre las puertas a todos aquellos que al igual que nosotros han hecho de la paz su bandera de lucha.

Muchísimas gracias y tengan todos ustedes muy buenos días.