Discurso en Conmemoración del Día Internacional en memoria de las víctimas del Holocausto, Congreso de Perú - Sr. Christian Sánchez

Discurso en Conmemoración del Día Internacional en memoria de las víctimas del Holocausto, Congreso de Perú - Sr. Christian Sánchez

Sr. Christian Sánchez

Oficial Nacional de Información de las Naciones Unidas para el Perú

Muy buenas tardes, distinguidos miembros de la mesa, damas y caballeros.

Rechazando toda negación, ya sea parcial o total del Holocausto como hecho histórico, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Resolución 60/7 condenando sin reservas todas las manifestaciones de intolerancia religiosa, incitación, acoso o violencia contra personas o comunidades basadas en el origen étnico o las creencias religiosas, dondequiera que tengan lugar.

Las Naciones Unidas designaron el 27 de enero como el “Día Internacional de Conmemoración anual en memoria de las víctimas del Holocausto”, y pidió al Secretario General de la ONU que establezca un programa de divulgación titulado “El Holocausto y las Naciones Unidas”, y que adopte medidas para movilizar a la sociedad civil en pro de la recordación del Holocausto y la educación al respecto, con el fin de ayudar a prevenir actos de genocidio en el futuro.

Y esta es tal vez la reflexión más importante que trata de inculcar Naciones Unidas: mirar al futuro sobre la base de estos terribles hechos que sucedieron hace tanto tiempo.

Todos los crímenes son condenables, pero cuando un crimen se comete en razón del ser de una persona, y no del hacer de esa persona, ese crimen es aún más condenable; porque uno es judío, uno es gitano, uno es homosexual, uno es negro, o blanco; y es por eso que esos crímenes cometidos en aquella época son mucho más condenables, porque iban directamente al ser de la persona.

Por eso es que Naciones Unidas en nombre de todas las agencias que se encuentran en el Perú, nos es muy grato poder participar, y agradecemos, de hecho, la posibilidad de participar en este evento y en el proyecto “Huellas para no olvidar”.

Permítanme nada más, y muy brevemente, leer el mensaje que el Secretario General de las Naciones Unidas, el señor Ban Ki Moon, ha ofrecido por esta fecha:

Cada año en el aniversario de la liberación del campo de concentración de Auschwitz, conmemoramos a las víctimas del Holocausto, recordamos el sufrimiento de millones de inocentes, y ponemos de relieve los peligros del antisemitismo y el odio de cualquier tipo.

Este año centramos nuestras actividades en los viajes a través del Holocausto; lo que me hace recordar un viaje que yo mismo hice recientemente. El pasado noviembre atravesé la infame puerta coronada de Auschwitz, y nunca olvidaré esa visita. Contemplé los horrorosos restos de la maquinaria del genocidio así como imágenes conmovedoras de la vida de los judíos europeos en la década de 1930: bodas, comidas familiares, rituales, escenas simples de la vida diaria, extinguidas todas ellas mediante un asesinato sistemático sin parangón en la historia humana. Vi los barracones donde judíos, romaníes, **, homosexuales, disidentes, prisioneros de guerra y personas con discapacidad, pasaron sus últimos días en las condiciones más atroces.

Las Naciones Unidas se fundaron para impedir que horrores de ese tipo volvieran a suceder. Sin embargo, tragedias como las de Camboya, Ruanda, Srebrenica, demuestran que el veneno del genocidio sigue activo.

Debemos permanecer en todo momento vigilantes frente a la intransigencia de ideologías extremistas, las tensiones comunitarias y la discriminación de las minorías; y debemos enseñar bien a nuestros hijos.

El programa de divulgación sobre “El Holocausto y las Naciones Unidas,” ha elaborado material educativo eficaz, y establecido asociaciones sólidas que permiten impartir esas lecciones a estudiantes de todo el mundo.

De pie junto al crematorio de Auschwitz sentí una honda tristeza por todo lo que había sucedido ahí, pero también me sentí inspirado por quienes liberaron a los campos de la muerte en beneficio de toda la humanidad.

Unamos hoy nuestras fuerzas en un viaje compartido hacia un mundo de igualdad y dignidad para todos.

Muchas gracias.