Desafíos de la Educación Superior en el Desarrollo Humano y la Sociedad - Lcda. Gabriela Lara

Desafíos de la Educación Superior en el Desarrollo Humano y la Sociedad - Lcda. Gabriela Lara

Muy buenos días. Dr. Carlos Enrique Peña, vicerrector de la Universidad Santa María; Dra. Luci Bento, directora de Posgrado de la Universidad Nihon Gakko, secretaria pro tempore de la ALIUP en Paraguay; senadora Blanca Fonseca, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Senadores de la República del Paraguay; Dr. Julio César Pineda, diplomático, exembajador de Venezuela en varios países; autoridades nacionales, políticas, judiciales, diplomáticas, estudiantes universitarios, muy buenos días.

Hoy quiero compartir con ustedes algunos de los proyectos, de los trabajos que viene realizando la Embajada Mundial de Activistas por la Paz (EMAP), específicamente en el campo de la educación.

La Embajada Mundial de Activistas por la Paz tiene como fundamento: el reconocimiento y la defensa de la dignidad de las personas, los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana y de la Madre Tierra, tal como lo señala la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Carta de la Tierra, para así luchar por el establecimiento de la libertad, la justicia, la paz y la felicidad de los seres humanos.

La Embajada Mundial de Activistas por la Paz diseña y promueve proyectos y programas orientados a la educación y formación de la conciencia ciudadana, del ser humano integral y de los pueblos del mundo.

La EMAP tiene representación en más de 20 países y trabaja con el apoyo de miles de voluntarios, los cuales constituyen el recurso más importante y valioso que tiene nuestra Institución.

Su fundador, el doctor, embajador William Soto Santiago, manifiesta que la paz es un derecho intrínseco, inalienable de los seres humanos, de los pueblos y de la Madre Tierra, el cual engloba todos los derechos fundamentales de las personas. El objetivo del ser humano es la felicidad; sin embargo, no hay felicidad sin paz. No hay paz en una nación si no se respetan los derechos humanos y los derechos de la Madre Tierra. Y para vivir en una sociedad donde se respeten los derechos fundamentales del ser humano, es necesario que las personas sean educadas con este fin y también que trabajen por él.

Para el doctor Soto la educación es un poder, y con él se puede educar para la paz o para la guerra. También señala que en la educación está la semilla del bien y del mal; y está en nuestras manos sembrar las semillas del bien, regándolas con el principio del amor por el prójimo y los valores fundamentales universales, para entonces cosechar frutos de acciones pacíficas que produzcan la plena felicidad en el ser humano y en los pueblos del mundo.

Por esa razón trabaja en el desarrollo de proyectos como: “Educación del siglo XXI para la paz del ser humano integral y de las naciones”. (ES21P)

¿En qué consiste este proyecto? Este proyecto establece un sistema educativo integral y holístico para el desarrollo del ser humano a plenitud, su interrelación con la familia humana y demás miembros de la sociedad. Percibe el ser humano integralmente e interdependiente: corazón, espíritu y cuerpo. Entre sus objetivos está generar reflexión y acción que motiven la búsqueda y la práctica de los valores necesarios para alcanzar la paz en todas las etapas de crecimiento y desarrollo del ser humano, en la familia y en la comunidad.

También viene desarrollando (desde ya varios años) el Programa Educativo: Educar para Recordar en diferentes países de América Latina, Estados Unidos y España; el cual promueve en las escuelas y universidades, una educación con base en la enseñanza y la promoción de los derechos humanos.

A lo largo de este trabajo hemos podido ver que el ser humano tiene la necesidad de alcanzar la paz; y sabemos que las universidades cumplen un papel fundamental en esa enseñanza y en esa transmisión de valores que permiten formar un ser humano que, más allá de prepararse como un excelente profesional, sea una persona con integridad, y humana.

Los invitamos a unirse a esta Alianza de Universidades, a la ALIUP, a nivel internacional, que no solamente trabaja en América Latina, sino que también está con proyectos importantes en Estados Unidos y España.

Queremos en esta mañana compartir este proyecto, esta Alianza de Universidades, e invitar a todos los académicos a formar parte de los proyectos educativos de la Embajada Mundial de Activistas por la Paz.

Quiero presentarles de manera más detallada, a través de un video, algunos de los objetivos y de los campos de trabajo de la ALIUP, de la Alianza de Universidades por la Paz.

Adelante con el video, por favor.