Daniel Guevara Cortés | Panel 2: Justicia Ambiental
Excmo. Daniel Guevara Cortés

Daniel Guevara Cortés | Panel 2: Justicia Ambiental

Video Relacionado:

Nota de transcripción: El texto a continuación fue digitado y revisado en vivo, durante la transmisión de la ponencia y/o traducción. Es posible que esté en proceso de posteriores revisiones para su mejoramiento. De ser requerido, puede ser verificado con la grabación correspondiente. (Sugerencias o comentarios: transcripciones@emapaz.com)

 

Dr. Daniel Guevara Cortés

Ministro presidente del Primer Tribunal Ambiental.

Chile

Cuán hermoso es ver el paso de estos mensajeros de la paz, jueces, magistrados, comprometidos con la educación, con el saber y también con la poesía, la poesía reflejada en nuestros himnos nacionales; y vi con emoción cómo los guatemaltecos repetían esa frase que acabo de poder escribir sobre el “... ave indiana que vive en tu escudo, paladión que protege tu suelo”.

Hemos tenido la conciencia, y yo traigo a colación a la poetisa chilena Gabriela Mistral, quien nos recordaba que en el escudo de armas de Chile hay dos presencias: está el cóndor y está el huemul, el ciervo más pequeño y ella escribió un poema diciendo: “Menos Cóndor, más huemul”. Defendamos nuestra naturaleza porque tenemos un deber, un deber comprometido con las generaciones futuras.

Por eso es que las soluciones institucionales, jurisdiccionales, la convicción de un juez está llamada a tener un profundo sentido de respeto y compromiso con la Madre Tierra. La convicción de un juez está llamada a tener un profundo sentido y compromiso con la especie humana, entendiendo que en la protección de la especie humana, no solo está la protección de la especie humana, porque si rompemos los equilibrios ecológicos esenciales, ya no tendremos instituciones que no sobrevivan, porque para que no sobrevivan tenemos que entender que dependemos unos de otros, dependemos de la vida en la fauna, dependemos de la vida en la flora y por tal motivo, dependemos de la vida unos con otros.

Y en ese concepto en las soluciones institucionales, vengo a compartir la experiencia de un país largo. Vivo en la zona norte de Chile, en la zona del extremo desierto de Atacama, donde hay una zona como se llama Quillagua, donde hay un registro de más de 120 años donde no cae una sola gota de agua, una sola gota de agua a las orillas de un río valiente que nace en la cordillera y desemboca en la costa que es el río Loa. Es en ese lugar donde un país que también tiene una selva fría (como en Valdivia), y termina también en la zona austral, patagónica.

Y en esa expresión de un país también hacemos presente el rol de la justicia ambiental, los problemas del acceso a la justicia están efectivamente considerados en la falta una justicia especializada. Hoy día en Chile tenemos una justicia especializada, soy presidente de un tribunal de justicia especializada, transdisciplinaria compuesta por tres ministros titulares, dos de ellos abogados de la ciencia jurídica y uno de ellos de una ciencia no jurídica, en este caso de la ingeniería ambiental, dos ministros suplentes, destacados académicos de universidades del norte del país, uno de ellos doctor en química y el otro también al igual que en mi caso: doctor en derecho internacional.

¿Cuál es nuestra misión? Nuestra misión es no tener temor como jueces de controlar el poder ejecutivo, no tener temor de revisar las decisiones cuando sean arbitrarias, ilegales o contrarias al respeto esencial de los derechos humanos y por tal motivo, nuestro tribunal por la Ley 20600, tiene la potestad de revisar, por ejemplo, la decisión de un comité de seis ministros políticos en la instancia de agotamiento de la vía administrativa y revisar e invalidar esa decisión cuándo esa decisión sea contraria a derecho.

El estatuto de un derecho ambiental, de un Estado de derecho ambiental, significa una justicia poderosa, si no tenemos una justicia poderosa donde los jueces ejerzamos nuestra decisión con convicción, no tenemos democracia ambiental; si queremos una democracia ambiental necesitamos actuar con valentía, transformando de la ley en una ley declarativa o un verdadero Soft Law en una norma de ejercicio concreto y práctico, porque ahí donde hay un juez se está resolviendo dentro una soberanía nacional, pero se es parte también de una resolución de la justicia como un ejercicio de la civilización humana.

Nuestro tribunal ambiental también controla las decisiones del órgano fiscalizador y sancionador administrativo. Qué cantidad de abusos que hay con esta invasión del Poder Ejecutivo de la decisión sancionatoria, casi nos parece normal y casi hasta nos parece constitucional que la autoridad administrativa no solamente fiscaliza, sino que además sanciona, puede clausurar, cerrar y en tantos lugares de nuestro país, como también ha pasado en el mundo, la autoridad administrativa tuerce, invade, manipula el ejercicio de la función administrativa para obtener provecho, beneficio o bien para sacar condiciones que favorezcan a grupos privilegiados; por eso es que los jueces más que nunca tenemos un rol importante en la revisión.

Los ministros del tribunal ambiental, como en el caso de Chile, somos nombrados por el servicio de alta dirección pública, por concurso de oposición de antecedentes e intervienen los tres poderes del Estado.

Tenemos el deber de controlar una jurisdicción que abarca 1800 km de distancia, y tenemos la responsabilidad de que los temas ambientales no son solamente los temas del estado del Chile, sino que también compartimos fronteras con Argentina, con Bolivia, con Perú nuestra responsabilidad de jueces; y por eso es que es magnífico que hoy día tengamos a ministros como los del Tribunal Superior de Justicia del Perú, tengamos la posibilidad de compartir con ministros como del Tribunal de España, de Colombia, de la Corte Penal Internacional, porque aprendemos unos de otros, la intersubjetividad nos lleva a obligar a tener una conciencia y una convicción de justicia global.

Desde este punto de vista, quiero comentarles alguna reflexión también sobre lo que veo como falencias en Chile, no podría contarles, hacer un chovinismo nacionalista de instituciones, es importante avanzar. Los costos de litigar siguen siendo altos, los abogados especializados en materia ambiental son pocos, no existe en Chile una defensoría del medio ambiente respondida por el Estado; hay privilegio de pobreza y atención en el derecho de familia y el derecho laboral y en materia penal, pero no la hay por parte del Ministerio de Justicia en materia medioambiental, no existen mecanismos transparentes y claros que favorezcan la mediación y la protección del interés ambiental.

Y también hay que decirlo, el Consejo de Defensa del Estado que protege los intereses del Estado, no queda tan claro cuando protege, porque no tengo en nuestro Tribunal ni una sola causa del Consejo de Defensa del Estado, ingresada por daño ambiental en más de un año y medio de funcionamiento, ¿será eso que no hay daño ambiental, será eso que no hay peligro?

Por tal motivo hay déficit de intervención y compromiso de otras instituciones por distintas razones, pero hacemos un llamado en el territorio nacional y por supuesto lo comparto como un llamado universal, para que protejamos dentro de las fronteras nacionales un territorio, una soberanía ambiental que cada día más la sentimos como una soberanía que también nos compromete a todos los integrantes de la humanidad y por eso es que debemos evitar la polución social.

Como comenté, voy a contestar, me dieron 5 minutos y voy a contestar entonces la segunda de las preguntas para no hablar más que el tiempo que me corresponda.

Desde este punto de vista tenemos que pensar en que... y esto es una reflexión importante, tenemos múltiples tratados internacionales, muchos de ellos pasan a ser simplemente declarativos, si lo prescriptivo no lo convertimos en acción concreta en una sentencia judicial, un trabajo importante con Naciones Unidas, con la Organización de Estados Americanos, con CUMIPAZ, con organizaciones de magistraturas de la Unión Europea; es avanzar en que las sentencias judiciales, todo juez que resuelve una controversia en materia ambiental entienda su deber de aplicar todo el ordenamiento jurídico en una revisión de máximo jurisdiccional, no podemos actuar a medias tintas, tenemos que actuar con el poder de la justicia y el ejercicio del derecho.

Desde este punto de vista, parece relevante pensar en asegurar una función jurisdiccional independiente, con procedimientos transparentes y métodos de configuración de las decisiones que sean fundados y razonados.

¿Qué se entiende por la paz mundial en materia ambiental, qué entiendo? Y quiero compartir con ustedes ya no solamente la paz mundial es el respeto de las fronteras nacionales pactadas en tratados internacionales, esa visión decimonónica que cada cierto tiempo se nos hace aparecer como el gran argumento en la Corte Internacional de La Haya.

Pero nosotros tenemos que pensar que hoy día los grandes temas de la paz mundial no son las fronteras ficticias, sino que es entender como civilización humana cómo respetamos el derecho a un medioambiente sano, tanto por el Estado como por las empresas, a considerar la vida no solo desde el antropocentrismo sino que también desde la consideración fundamental que tiene la vida presente en la flora y fauna, en la Tierra en su conjunto, porque debemos entender y acá hay un grupo de personas dispuestas a tomar la acción, la convicción, la decisión.

Hay equilibrios ecológicos esenciales que nos exigen que esa paz, que la paz ambiental traiga dignidad y protección a la vida en el más amplio sentido de ella. Los promotores de la paz, los promotores de la paz, hemos tenido una larga historia que en el pacto de los derechos fundamentales o para que el pacto de los derechos fundamentales respeten los derechos de la mujer.

Felicito que hoy día tengamos a una mujer latinoamericana presente en la Corte Penal Internacional, motivo de honor y orgullo para todos nosotros como latinoamericanos, valoramos el respeto a los niños, la inclusión de personas de distinto origen étnico, el respeto a las vocaciones espirituales y a las vocaciones que nacen de la razón.

Y ahora, también tenemos un nuevo desafío, que es comprender que somos los responsables a tiempo presente por el bienestar ambiental de las generaciones futuras. Bienvenidos los hacedores de la paz y la justicia ambiental. Muchas gracias.

MODERADOR

Muchísimas gracias al doctor por esa respuesta tan contundente, tan importante. Yo a vistas de la sección del tiempo y que vamos terminando ya este panel, quisiera pedir a nuestros distinguidos panelistas una breve conclusión sobre su visión para el desarrollo de la justicia ambiental tanto en América como en el mundo. Por favor invito al excelentísimo Rafael Fernández Valverde a tomar el podium.